OFRECIDO POR TELEFÓNICA
Redes 5G
La operadora Telefónica trae a España las redes 5G.
ARCHIVO

El 5G es Telefónica: llega la revolución del milisegundo que lo cambia todo

La operadora de telecomunicaciones afianza su liderazgo tecnológico con el lanzamiento del 5G en un momento clave para la transformación digital de España.

Conectar la vida de las personas para hacer un mundo más humano es la misión de Telefónica. Este propósito entra ahora en una nueva dimensión, porque la operadora de telecomunicaciones ha encendido su red de 5G para instaurar la era de la hiperconectividad. Todo estará más conectado que nunca, con más inteligencia que nunca y con más fiabilidad que nunca. 

El ser humano, todo lo que podrá hacer con esta nueva tecnología, que constituye la quinta generación dentro del espectacular desarrollo que la telefonía móvil viene describiendo desde hace cuatro décadas, volverá a ser el protagonista de esta revolución; a su alrededor, miles, decenas de miles de millones de objetos y dispositivos que estarán conectados entre sí, porque el 5G consagrará el progreso definitivo del Internet de las Cosas (IoT).

"El 5G permite ampliar la cobertura de ultra banda ancha en las zonas rurales y en la España vaciada"

Todo eso, y más, es lo que trae el 5G. Porque el 5G, en esencia, es mucho más que una prolongación del 4G. Como constata el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, “el 5G no es sólo una nueva generación de telefonía móvil”. Y precisa: “Es una revolución por sus aplicaciones prácticas para todos los sectores y porque permite ampliar la cobertura de ultra banda ancha en las zonas rurales y en la España vaciada. Con el 5G llegan multitud de beneficios transversales para sectores como el turismo, la energía, la automoción o la salud”.

Un activo diferencial

Para el lanzamiento de su 5G, Telefónica se compromete a llegar el 75% de la población antes de que finalice el año. De este modo, el 5G es Telefónica, del mismo modo que hasta ahora Telefónica ha sido la fibra óptica. Y con esta combinación de fibra y 5G, Telefónica alumbrará la era de la hiperconectividad.

“Nuestra red siempre ha sido un activo diferencial. Por ella transcurre la vida de las personas y ha demostrado una fortaleza inigualable cuando más se la ha necesitado. España ya lidera las infraestructuras digitales de Europa, con la red más extensa de fibra óptica, y no ha sido por casualidad, sino por decisión y por inversión. Ahora vamos a trasladar esa historia de éxito al 5G, con el despliegue más ambicioso de la Unión Europea”, argumenta el presidente de la operadora.

Con este movimiento, Telefónica apuntala su liderazgo digital y constata que la compañía, lejos de arrugarse ante las dificultades que la pandemia está planteando, entiende la trascendencia del momento actual y lo afronta con determinación. Si en mayo lo demostró al ser capaz de cerrar en remoto la fusión entre O2 y Virgin Media para crear una compañía líder en telecomunicaciones en Reino Unido, ahora lo confirma encendiendo su 5G.

También ratifica su vocación de servicio, puesto que el momento actual resulta igualmente relevante para España, que encara una transformación digital cuya ejecución será clave para el futuro y para la que podrá contar con las redes y el 5G de Telefónica. De nuevo, es algo que la compañía ya ha demostrado antes. Si entre marzo y abril se volcó en salvaguardar las telecomunicaciones y la conectividad para suavizar en lo posible el impacto del confinamiento, ahora, en la hora de la reactivación, sus redes también estarán al servicio de la sociedad.

"La llegada del 5G supone un salto de nivel hacia la hiperconectividad, que cambiará el futuro de nuestro país"

“La llegada del 5G supone un salto de nivel hacia la hiperconectividad, que cambiará el futuro de nuestro país. Telefónica vuelve a demostrar que es y será parte de la solución y motor de progreso económico y social de España. Ese es el Pacto Digital de Telefónica”, expone Álvarez-Pallete en referencia al Pacto Digital para reconstruir mejor nuestras sociedades y economías que la compañía presentó en julio. Ahora, con el 5G ya activado y con Europa apadrinando el salto digital que España necesita, es el momento de aprovechar la ocasión. “Esta es una oportunidad de oro para España lidere la cuarta revolución industrial y aproveche la mano tendida de Europa para el proceso de reconstrucción”, sentencia el máximo ejecutivo de la operadora.

Máxima velocidad, mínima latencia

El 5G es capaz de liderar esa revolución por la potencia de sus características. Es veloz, mucho más que sus predecesores. Alcanzará los 10 gigabits por segundo (10 GBps), 100 veces más que el primer 4G y que sus posteriores versiones mejoradas (4G LTE). Con esta rapidez, descargarse una película no llevará más que un puñado de segundos.

La latencia, es decir, la distancia temporal entre la petición y la recepción de la información, se reduce al máximo. Y el máximo es un milisegundo. Sí, la milésima parte de un segundo, una fracción inalcanzable por los ojos y los reflejos humanos. Con el 5G nade la era del milisegundo que lo cambia todo. Y no supone ninguna exageración.

Un milisegundo lo es todo cuando se trata de una operación quirúrgica a distancia o de la conducción autónoma

Un milisegundo lo es todo cuando se trata de una operación quirúrgica a distancia o de la conducción autónoma. También lo cambia todo en el ocio y el entretenimiento, que ofrecerán en adelante experiencias 360º y posibilidades hasta ahora desconocidas a los amantes del deporte y los aficionados al gaming. En todos los casos, el gran avance se alimenta de que el 5G hace posible un auténtico tiempo real, en el que todo se ve tal como está ocurriendo y justo como está ocurriendo, sin retardo, para conseguir una inmediatez determinante.

La máxima velocidad y la mínima latencia se convierten ya en una mezcla imbatible al combinarse con la hiperconectividad. El desarrollo del Internet de las Cosas (IoT) tendrá aplicaciones en nuestras casas, donde la domótica alcanzará una nueva dimensión y se podrá hacer un uso más eficiente de los electrodomésticos; en las empresas, que dispondrán de capacidades para definir nuevos modelos productivos y sacar el máximo partido a los servicios en la nube (cloud), a la inteligencia artificial y la realidad aumentada y a la robotización; o en las ciudades, con nuevas herramientas para ser más inteligentes y más sostenibles.

Así es el 5G. Aplicable, potente, revolucionario. Telefónica ha encendido ya su red de 5G para sumarse con voz propia a esa revolución, para protagonizar la era de la hiperconectividad y del milisegundo. “Un milisegundo es mucho más que un nuevo tiempo de respuesta, es la respuesta de Telefónica a los nuevos tiempos. Es el compromiso de Telefónica con el futuro del país”, sentencia Álvarez-Pallete. Bienvenidos al 5G de Telefónica.