OFRECIDO POR BANCO SABADELL
La penetración de la domótica y de los dispositivos para el hogar podrían crecer hasta un 300% de aquí a 2024 en España.
La penetración de la domótica y de los dispositivos para el hogar podrían crecer hasta un 300% de aquí a 2024 en España.
ARCHIVO

Ahorro, conectividad y seguridad, las ventajas de tener una vivienda inteligente

Asistentes virtuales, aplicaciones y sistemas de inteligencia artificial contribuyen a crear un hogar más eficiente, confortable y seguro.

Regular la temperatura antes de llegar a casa, cambiar las persianas de posición durante las vacaciones para protegerla de robos u ocupaciones o programar los electrodomésticos para que funcionen en las horas más económicas de la nueva tarifa horaria de luz. Estas son solo algunas de las opciones que ofrece una vivienda inteligente, es decir, aquella que cuenta con sistemas de conectividad y de domótica integrados.

Tal y como explica la Asociación Española de Domótica e Inmótica (CEDOM), "la domótica es el conjunto de tecnologías aplicadas al control y la automatización inteligente de la vivienda, que permite una gestión eficiente del uso de la energía, que aporta seguridad y confort, además de comunicación entre el usuario y el sistema".

Puede interesarte: Cómo hacer tu hogar más sostenible

La penetración de la domótica y de los dispositivos para el hogar podrían crecer hasta un 300% de aquí a 2024 en España, según estudios de distintas asociaciones, y ya se están implementando en el 60% de los hogares de nueva construcción. En las viviendas ya existentes, hasta un 40% cuenta con algún dispositivo de este tipo. A pesar del crecimiento previsto, España es uno de los países menos desarrollados en este sentido.

A nivel mundial, el mercado creció hasta un 4,1% en 2020 y se prevé que el valor del mercado global de los hogares inteligentes será de 151.000 millones de dólares en 2024. Divididos por categorías, los dispositivos inteligentes serán los que mayor peso tendrán del total del mercado, seguidos por los dispositivos de control y de seguridad y, a continuación, por los dispositivos de eficiencia energética.

Cómo integrar la domótica en una vivienda

Sensores en puertas y ventanas, detectores de movimiento, alarmas,  controles de luz y de temperatura y de aparatos eléctricos… "La domótica aporta soluciones dirigidas a todo tipo de viviendas y contribuye a aumentar la calidad de vida, hace más versátil la distribución de la casa, cambia las condiciones ambientales creando diferentes escenas predefinidas, y consigue que un inmueble sea más funcional al permitir desarrollar facetas domésticas, profesionales y de ocio bajo un mismo techo", apunta la CEDOM.

Aunque este concepto pueda resultar algo futurista para algunos, lo cierto es que la mayoría de hogares ya tiene este tipo de sistemas integrados, a través de los asistentes virtuales como Alexa, Siri o Google Assistant. Estos dispositivos permiten regular la luz o la temperatura a través del control por voz o de la aplicación móvil, siendo necesario únicamente enchufes o bombillas compatibles. Asimismo, cada vez más electrodomésticos del hogar cuentan con aplicaciones que permiten su control de forma remota.

La instalación de la domótica en el hogar no requiere grandes inversiones ni obras, ya que existen sistemas inalámbricos que apenas alteran la estructura de la vivienda. Para desarrollar un proyecto de estas características, es necesario contar con un soporte de protocolos, otro de control por voz, un smartphone que permita controlar todas las acciones y un IFTTT (If This, Then That, por sus siglas en inglés), servicio web que permite crear y programar acciones para automatizar diferentes tareas y acciones en Internet.

Ventajas de tener una vivienda inteligente

La principal ventaja de integrar la domótica en una vivienda es el ahorro energético, que puede suponer una reducción de hasta el 30% en la factura de la luz. Estos sistemas gestionan de manera inteligente la luz, la climatización, la temperatura del agua y los electrodomésticos teniendo en cuenta los recursos naturales y las tarifas con discriminación horaria, algo especialmente relevante con la nueva estructura tarifaria que entró en vigor el pasado 1 de junio y que regula el precio de la luz por horas. "Además, mediante la monitorización de consumos, se obtiene la información necesaria para modificar los hábitos y aumentar el ahorro y la eficiencia", explican desde la CEDOM.

Puede interesarte: Eficiencia energética en el hogar: conoce la domótica

Otro de los beneficios de disponer de un hogar inteligente es la mejora en la accesibilidad y la seguridad. Respecto a la primera, además de convertir la vivienda en un espacio más confortable, gestionando de manera más sencilla las tareas cotidianas, "facilita el manejo de los elementos del hogar a las personas con discapacidad de la forma que mejor se ajuste a sus necesidades, además de ofrecer servicios de teleasistencia para aquellos que lo necesiten", señalan. En el caso de la seguridad, la domótica no solo permite controlar las alarmas y reforzar los sistemas de videovigilancia, sino también tener un manejo remoto sobre las puertas y las ventanas y contar con sistemas que puedan detectar fugas o fallos en el suministro, así como riesgos de incendios o cortes eléctricos, por ejemplo.

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.