OFRECIDO POR BANCO SABADELL
A finales del mes de abril de 2021, un bitcoin equivale a más de 40.000 euros
A finales del mes de abril de 2021, un bitcoin equivale a más de 40.000 euros
Freepik

Criptomonedas: guía de uso

Todo lo que hay que saber sobre los riesgos de las criptodivisas como el bitcoin o el litecoin.

La semana pasada, la Audiencia Nacional inició la investigación del caso Arbistar por presunta estafa piramidal con criptomonedas. Al parecer, la empresa prometía rentabilidades de hasta el 15% de la inversión, aprovechando las variaciones de precios entre las diferentes plataformas que ofertan criptomonedas. Cuando los usuarios quisieron recuperar su dinero, la empresa congeló las cuentas y se negó a realizar la devolución. Según los datos de la Audiencia Nacional, la cifra actual de víctimas de esta supuesta estafa es de 1.127, pero podría llegar a 32.000 por el número de cuentas afectadas. Además, el perjuicio económico, 41 millones de euros por el momento, podría alcanzar los 100 millones de euros.

Puede interesarte: Criptomonedas: todo lo que hay que saber antes de invertir en ellas

Según los expertos, este no es ni será el único caso de lo que ya se conoce como delincuencia criptoeconómica, y pone el foco en los procedimientos y la seguridad de la inversión en este tipo de activos. Aunque el bitcoin es, hoy en día, el séptimo activo que más capitaliza en el mundo, se trata de un mercado arriesgado, en el que se puede ganar o perder dinero con mucha rapidez. Buena parte del riesgo de invertir en criptomonedas radica en la falta de regulación y control por parte de las autoridades monetarias, de ahí que su valor sea tan volátil.

A pesar del riesgo que entraña, la inversión en criptodivisas es cada vez mayor y, si bien es cierto que hay muchos sectores en los que todavía no se aceptan como método de pago, hay muchas voces que señalan que su uso se llegará a normalizar en todo tipo de transacciones del día a día. A su favor juega que es una divisa internacional y que su sistema de cifrado, basado en una base de datos descentralizada, usualmente una cadena de bloques (en inglés blockchain), hace prácticamente imposible la falsificación.

Puede interesarte: Bitcoin, ¿‘nuevo oro’ o burbuja inminente?

Las ventajas de la digitalización

Aunque el entorno digital posibilite nuevos peligros y riesgos, como sería el caso de la delincuencia criptoeconómica, también ofrece ventajas e incluso mayor seguridad que entornos físicos si se sabe cómo operar. Para Josep Soler, director general del Instituto de Estudios Financieros de Barcelona, la digitalización, acelerada por la situación derivada de la COVID-19, ha supuesto un impacto notable y positivo en el sector financiero. Así lo explica en el Podcast de Banco Sabadell: "Hemos visto cómo ha acelerado la movilización de recursos financieros online, pero también cómo el usuario se ha ocupado más de la gestión de sus finanzas personales, ha dedicado más tiempo a controlar sus compras y sus gastos...", apunta.

"Estamos observando cambios disruptivos muy positivos en la banca, como la regulación, su orientación a la sostenibilidad, y el sistema ha reaccionado bien a pesar del entorno de crisis en el que estamos", explica el experto. "Se está trabajando con tecnologías muy potentes, con blockchain y elementos de inteligencia artificial. Así, vamos a conseguir que los mecanismos de ahorro e inversión, que son lo más importantes, se ajusten mucho más a lo que necesita cada persona. Hay un enorme trayecto por delante todavía, pero habrá una sofisticación muy personalizada que nos ayudará a gestionar nuestro dinero de la mejor manera posible, y garantizando la seguridad”, añade.

El euro digital

Esta transformación hacia lo virtual ha hecho que el Banco Central Europeo (BCE) ya esté trabajando en una alternativa de inversión a las criptomonedas mucho más segura, ya que cuenta con una regulación. El llamado euro digital sería equivalente al efectivo, es decir, dinero emitido por los bancos, solo que de manera virtual. Así, el BCE controlaría el valor de esta moneda virtual, que no funcionaría de la misma manera que las criptomonedas y por tanto no tendría tanta volatilidad ni riesgo de especulación.

Puede interesarte: ¿Qué supone el euro digital que quiere emitir el Banco Central Europeo?

"El euro digital es un cambio, una generación de dinero distinta que podría hacer variar el equilibrio del sistema financiero, por lo que hay que hacerlo muy bien para que no afecte a la política monetaria y no genere excesiva competencia", explica el experto.

"Es relativamente fácil incorporar el euro digital al euro actual, la clave está en hacerlo de manera que no genere riesgos innecesarios, sino todo lo contrario", apunta. Este experto advierte, además, que el desarrollo de esta moneda virtual no va a suponer el fin del dinero en efectivo: "No estoy seguro de que la desaparición del dinero físico sea algo aceptable, ni legalmente ni constitucionalmente, porque es necesario y tiene el respaldo del Banco Central. Es cierto que no habría tanto dinero negro ni economía sumergida, pero habría mucha gente que tendría muy complicado vivir sin el dinero físico", concluye.

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.