OFRECIDO POR PARADORES
Piscina del parador de Cádiz
Piscina del parador de Cádiz, con vistas a la bahía.
PARADORES

Las joyas de Paradores para redescubrir España con total seguridad

Te proponemos cinco escapadas en las que visitar ciudades, cultura y gastronomía con la mayor comodidad.

En un verano atípico, descubrir nuevos rincones de nuestro país se ha convertido en el plan estival para muchos. Escapadas inolvidables en las que asomarse a la historia, aprender de cada cultura, degustar platos típicos y pasar momentos de relax.

Paradores es una figura común en todas esas escapadas. La cadena cuenta con casi un centenar de alojamientos en todo el territorio nacional, muchos de los cuales guardan en su interior un auténtico tesoro que merece la pena ser descubierto. 

Seguridad y sostenibilidad

Debido a la situación actual, Paradores ha establecido rigurosos procedimientos de higiene y distanciamiento social para garantizar la seguridad tanto de los clientes como de todos los empleados de sus instalaciones.

Mamparas, espacio adicional y desinfección exhaustiva son algunas de las acciones que aseguran el bienestar de los visitantes, y que se extienden también a las zonas de piscina. Siempre que el territorio esté en fase 2 o posterior en la desescalada, esas zonas permanecerán abiertas para su disfrute.

Otro de los ejes dentro de Paradores es la sostenibilidad. Por ello, todas las habitaciones se encuentran cien por cien libres de plástico de un solo uso, los edificios se nutren de electricidad de origen renovable y las cocinas cuentan con productos de kilómetro cero, algo que además asegura la mayor calidad y cercanía con cada zona. 

Estas son cinco de las joyas de nuestros Paradores nacionales:

Parador de Cádiz

Parador de Cádiz
Las habitaciones del Parador de Cádiz ofrecen una panorámica única de la bahía.
PARADORES

Aunque está considerada la ciudad más antigua de Occidente, Cádiz guarda edificios de arquitectura moderna. Es el caso de su Parador, que cuenta con impresionantes vistas a la bahía desde cualquier punto, desde las terrazas hasta sus amplias habitaciones, pasando por su espectacular piscina o su spa.

A un paso de la playa de La Caleta, este hotel cuenta con un restaurante y una tapería en los que se pueden degustar exquisitos manjares de la zona, como los erizos de mar, la tortillita de camarones, las papas aliñadas o el atún de Almadraba. Todo ubicado frente a unas magníficas vistas del Atlántico.

Parador de Granada

Parador de Granada
Magia nazarí en el Parador de Granada.
PARADORES

Pasar una noche en el interior de La Alhambra es una oportunidad única y exclusiva. Caminar entre jardines y fuentes, con ecos del pasado árabe y cristiano, es posible dentro del Parador de Granada, un antiguo convento construido por los Reyes Católicos sobre un palacio nazarí del que se conservan distintas estancias.

El hotel, equipado con todas las comodidades, cuenta con una decoración acorde a la magia de la ciudad, y guarda en su seno multitud de obras de arte y piezas de mobiliario de distintas épocas. En su restaurante y su terraza de verano se puede degustar lo mejor de la gastronomía local: gazpacho andaluz, habas a la granadina o piononos de Santa Fe, entre muchos otros platos. 

Parador de Santiago

Parador de Santiago
El Parador de Santiago impresiona por sus bellos interiores.
PARADORES

La ciudad de los peregrinos cuenta con uno de los Paradores más espectaculares de la cadena: situado en la Plaza del Obradoiro, junto a la Catedral de Santiago, el conocido como Hostal dos Reis Católicos guarda historia, arte y tradición con una belleza única y exclusiva.

Considerado el hotel más antiguo del mundo, levantado en 1499 como Hospital Real para albergar a los caminantes, cuenta en su interior con cuatro preciosos claustros, elegantes estancias, habitaciones espectaculares y un lujoso comedor en el que descubrir la mejor gastronomía gallega, desde pescados y carnes a las clásicas filloas para el mejor cierre. 

Parador de Málaga Gibralfaro

Parador de Málaga Gibralfaro
Atardecer en la piscina del Parador de Málaga Gibralfaro.
PARADORES

Sobre el monte Gibralfaro y frente a la Alcazaba se levanta este imponente Parador con vistas a la Bahía de Málaga y a la ciudad desde una perspectiva única. La panorámica del mar se puede disfrutar desde espacios comunes, pero también desde sus habitaciones y su espectacular piscina situada en el ático.

La ciudad de Picasso guarda innumerables opciones de ocio, culturales y deportivas. En lo gastronómico, se puede empezar por el hotel, en el que se ofrece un abanico de platos andaluces típicos por temporada y en el que destacan el pescado fresco y los platos del recetario malagueño tradicional.

Parador de Toledo

Parador de Toledo
Piscina del Parador de Toledo, con vistas a la ciudad.
PARADORES

Una piscina que mira a siglos de historia. Las vistas desde el Parador de Toledo son casi tan espectaculares como su edificio, que guarda la historia de la ciudad en cada salón, terraza y habitación. Un ambiente cálido y acogedor en el que no faltan comodidades, con lujosas instalaciones en piedra y madera.

En el restaurante te esperan, cómo no, los platos típicos de la región: perdiz estofada, cordero asado o pisto manchego, acompañados siempre por un buen vino de la zona y postres elaborados con los mejores quesos manchegos y mucha tradición.