Miércoles, 22.11.2017 - 08:54 h

UNO DE CADA CINCO MUERTOS DE TRÁFICO EN ESPAÑA ERA MOTORISTA

- El PSOE y la Asociación Mutua Motera piden medidas en infraestructuras, formación y concienciación. Una de cada cinco personas que mueren en accidentes de tráfico en España viajaba en motocicleta, una tasa que es más elevada en Ceuta, Melilla, Comunidad de Madrid y País Vasco, mientras que la siniestralidad de este colectivo es menor en Extremadura, Castilla-La Mancha y Castilla y León.
Así se desprende de los datos proporcionados por el Gobierno en una reciente respuesta parlamentaria al diputado socialista Miguel Ángel Heredia, que preguntó al Ejecutivo por la accidentalidad de tráfico entre enero de 2016 y abril de 2017.
Con datos a un máximo de 24 horas tras producirse los accidentes tanto en carreteras como en ciudades, la respuesta del Gobierno, a la que tuvo acceso Servimedia, indica que el año pasado fallecieron 312 usuarios de motocicleta (principalmente morotistas, aunque también hay acompañantes), lo que supone uno por cada 4,97 víctimas mortales, puesto que el cómputo total de muertos en accidentes de tráfico fue de 1.551.
El primer cuatrimestre de este año incrementó ligeramente esa proporción porque entre enero y abril de 2017 perdieron la vida 398 personas en accidentes de tráfico en carreteras o ciudades, de las cuales 75 viajaban en una moto, esto es, una por cada 5,31 víctimas mortales.
COMUNIDADES
En términos absolutos, las comunidades autónomas donde murieron más motoristas o acompañantes de estos vehículos de dos ruedas a lo largo del año pasado son Andalucía (261 muertos), Castilla y León (155) y Comunidad Valenciana (155), y Galicia (125).
En comparación con la cifra total de fallecidos, la tasa de siniestralidad de los motoristas en 2016 es más elevada en Ceuta y Melilla (los dos muertos eran motoristas), Comunidad de Madrid (uno cada 3,3 víctimas mortales por tráfico) y País Vasco (uno cada 3,5), y más baja en Extremadura (uno cada 13,8), Castilla-La Mancha (uno cada 9,5) y Castilla y León (uno cada 7,8).
En cuanto al primer cuatrimestre de 2017, hubo más motoristas o acompañantes fallecidos en Andalucía (20), Canarias (10) y Comunidad Valenciana (7). La mortalidad más elevada corresponde a Cantabria (uno cada dos víctimas mortales), Canarias (uno cada 2,3) y Asturias (uno cada 2,5), y la más baja, a Ceuta y Melilla (ningún muerto), Castilla-La Mancha (uno cada 15,5) y Aragón (uno cada 14,0).
Los accidentes en motocicleta suponen cerca de uno de cada cuatro heridos hospitalizados por siniestros de tráfico y uno de cada siete personas heridas que no tuvieron que ser trasladadas a algún hospital.
“PREOCUPACIÓN”
Por otro lado, Heredia mostró, en declaraciones a Servimedia, su “preocupación” por el hecho de que una de cada cinco víctimas mortales en accidentes de tráfico sea motorista y apuntó que en España hay más de cinco millones de usuarios de motocicletas y ciclomotores. “Hay que adoptar todas las medidas necesarias para garantizar su seguridad vial”, añadió.
El diputado socialista subrayó que entre 2007 a 2011 hubo una reducción del 50% en el número de víctimas mortales en carreteras en ciclomotores y en motocicleta, tendencia que cambió con la llegada de Mariano Rajoy al Gobierno porque desde entonces la bajada “tan sólo ha sido del 8,5%”.
Heredia consideró “fundamental” que el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2018 contenga “una partida importante” para reducir los accidentes de los motoristas que incluya “la señalización e identificación de los tramos de carreteras más peligrosos para usuarios de este tipo de vehículos”, así como “una apuesta real de sustituir los guardarrailes por sistemas de protección homologados y un plan para mejorar el asfalto, eliminar baches y mejorar adherencia sobre todo en los puntos negros de motoristas”.
Además, vio necesario “mejorar la formación y cualificación de los conductores de estos vehículos”, así como realizar campañas de sensibilización orientadas a conductores de turismos y vehículos pesados” para concienciarlos del respeto hacia “los vehículos considerados vulnerables.
“PROBLEMA MUY COMMPLEJO”
Por su parte, el presidente de la Asociación Mutua Motera (AMM), Juan Manuel Reyes, señaló a Servimedia que se trata de “un problema muy complejo” que debe abordarse desde varios puntos de vista (infraestructuras, formación de los motoristas, empatía y equipación) por parte de la administración, los motoristas y el resto de agentes que intervienen en el tráfico.
Desde el punto de vista de las infraestructuras, Reyes comentó que conviene adoptar medidas con los guardarraíles (que podrían reducir la mortalidad en un 18%), la conservación de las carreteras, el coeficiente de rozamiento en el asfalto y que las pinturas cumplan con la normativa de antideslizamiento.
En cuanto a los propios motoristas, Reyes comentó que la formación obligatoria que reciben al obtener el carné “no es suficiente para circular con suficiente tranquilidad y seguridad”, por lo que abogó por cursos voluntarios de conducción segura como hacen actualmente el Gobierno Vasco y la Xunta de Galicia. “Vamos en un vehículo vulnerable, somos nuestro propio chasis y tenemos que circular con precaución y formarnos”, apuntó.
Además, Reyes indicó que falta “empatía” porque “la inmensa mayoría de los automovilistas no tienen moto y es difícil que se pongan en nuestro lugar”, puesto que en ocasiones realizan maniobras peligrosas para los motoristas “aunque no sea con mala intención”.
Por último, subrayó que “hay un problema en la equipación” porque no todos los elementos que porta un motorista (casco, chaqueta, espaldera, pantalones, botas, guantes…) están homologados y cumplen la normativa de seguridad.

Ahora en portada

Comentarios