Miércoles, 13.11.2019 - 18:31 h

Víctimas por fuga química en China vivían en la fábrica y estaban durmiendo

La fuga de amoníaco que este fin de semana mató a 15 personas en una fábrica de Shanghái, además de dejar a otras 25 hospitalizadas, cinco de ellas en estado crítico, fue tan letal porque las víctimas eran trabajadores que vivían en la misma fábrica y estaban durmiendo cuando ocurrió el accidente.

Shanghái (China), 2 sep.- La fuga de amoníaco que este fin de semana mató a 15 personas en una fábrica de Shanghái, además de dejar a otras 25 hospitalizadas, cinco de ellas en estado crítico, fue tan letal porque las víctimas eran trabajadores que vivían en la misma fábrica y estaban durmiendo cuando ocurrió el accidente.

Según recoge hoy el diario oficial "Shanghai Daily", que se hace eco de los primeros resultados de la investigación tras el accidente, la fuga se produjo al fallar la tapa de una tubería en la planta de la Compañía de Almacenamiento en Frío Shanghai Weng, en el distrito suburbano de Baoshan.

La mayoría de las víctimas sufrió quemaduras internas por inhalación de este componente altamente corrosivo, hasta el punto de que algunos de los fallecidos tuvo quemaduras faciales, y en casi todos los casos presentan también quemaduras en el tracto respiratorio, según los médicos del Hospital Dachang de Baoshan.

Todas las víctimas estaban en el interior de la fábrica, y no hay peligro para la población fuera del recinto, aseguran las autoridades locales.

El accidente se produjo en la mañana de anteayer, sábado, mientras todos los afectados dormían en la planta de empaquetado de gambas congeladas donde trabajaban como empleados temporales.

Los supervivientes dijeron a la prensa que nunca habían recibido para ello ninguna formación de seguridad laboral ni de evacuación, y en algún caso explicaron que cobraban por debajo del salario mínimo interprofesional de Shanghái (14 yuanes por hora, es decir, 1,7 euros, 2,2 dólares).

La mayoría son originarios de la vecina provincia de Jiangsu, donde fueron reclutados hace un par de semanas, y varios aseguraron que no sabían siquiera que la fábrica utilizaba amoníaco para congelar las gambas, ni cómo se manipula ese producto.

El dormitorio de las víctimas se encontraba en el mismo edificio del almacén, lo que provocó que el escape causara tanto daño entre los trabajadores.

Más de 100 policías y 200 bomberos en 25 camiones, que diluyeron el amoniaco del aire arrojándole agua, fueron necesarios en la fábrica tras el accidente.

La empresa, de más de 200 empleados, está especializada en la importación y la exportación, la compra, el procesado, el almacenamiento en frío y la venta internacional de marisco, para lo que cuenta con instalaciones de 30.000 metros cuadrados, 3.000 de ellos de almacenado en frío y procesado de marisco congelado.

El amoniaco líquido se utiliza a menudo como refrigerante industrial porque absorbe una gran cantidad de calor, aunque se necesita que sea almacenado a alta presión y a muy baja temperatura, ya que hierve 33,5 grados bajo cero.

En junio pasado una explosión causada por amoniaco líquido mató a 121 personas e hirió a otras 76 en una procesadora de carne de aves en Changchun (provincia nororiental de Jilin), y en octubre otras 479 fueron envenenadas por una fuga similar en partes desgastadas de maquinaria industrial en Honghu (provincia central de Hubei).

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios