LAS GALÁPAGOS TIENEN RIQUEZA ECOLÓGICA DESDE HACE 1,6 MILLONES DE AÑOS

Las islas Galápagos (Ecuador) son el hogar de una enorme diversidad de plantas y animales que no se encuentran en ninguna otra parte del mundo, pero por qué y cuándo comenzó esto eran preguntas sin respuesta hasta que un equipo de científicos ha concluido que la constitución geológica de la parte del archipiélago responsable de la riqueza ecológica se formó hace cerca de 1,6 millones de años.
El autor principal del estudio es Kris Karnauskas, del Instituto Cooperativo de Investigación en Ciencias Ambientales (Cires), de Estados Unidos. Es autor de seis artículos científicos sobre este archipiélago, pero le inquietaba cuándo las Galápagos se convirtieron en uno de los lugares biológicamente más diversos del mundo.
"Pregunté y no pude obtener una respuesta directa", dice Karnauskas, quien también es profesor asistente en el Departamento de Ciencias Atmosféricas y Oceánicas de la Universidad de Colorado Boulder (Estados Unidos), y añade: "Mis amigos de geología dijeron entre medio y 20 millones de años, dependiendo de qué característica estamos hablando".
La edad de una isla en particular, o incluso de todo el archipiélago, no era exactamente lo que Karnauskas estaba buscando. "Yo no estaba realmente interesado en cuándo traspasó la superficie la primera isla, sino cuándo este ecosistema se desarrolló", dice.
CORRIENTE SUBMARINA ECUATORIAL
El estudio, publicado en la revista ‘Earth and Planetary Science Letters’, indica que las Galápagos se asientan en la placa tectónica de Nazca, frente a la costa de Sudamérica, se mueve lentamente de oeste a este alrededor de cuatro centímetros al año y viaja por un punto caliente en el que el magma del núcleo de la Tierra forma islas volcánicas. La más antigua de las islas Galápagos, ahora erosionada y que apenas sobresale del nivel del mar, tiene millones de años, y la más joven, más al oeste, actualmente se encuentra en la parte superior de ese punto conflictivo.
Karnauskas y sus colegas plantearon la hipótesis de que el acontecimiento crucial que causó una explosión biológica en las Galápagos fue cuando la Corriente Submarina Ecuatorial (EUC, por sus siglas en inglés) comenzó a chocar con el archipiélago. Se trata de una corriente que, debido a las leyes de la física (la forma de la Tierra y el modo en que gira), está prácticamente pegada al ecuador.
"Eso es lo que ocurrió con las Galápagos", dice Karnauskas. Es decir, en algún momento, una isla suficientemente grande (o posiblemente un grupo de ellas) subió desde el fondo marino para bloquear la corriente. La isla Isabela es la que cumple ese papel.
"Es un puro accidente de la geografía que la isla Isabela es tan grande y se encuentra justo en el ecuador, justo donde la EUC está tratando de pasar. Esto es suficiente para llevar agua fría y rica en nutrientes hasta la superficie. Hoy podemos ver desde el espacio que el agua es muy fría y productiva al oeste de las Galápagos a lo largo de las costas de Isabela, y no es de extrañar que se encuentren allí a todos los pingüinos saltando en el agua".
Para saber cuándo las Galápagos bloquearon la EUC, los investigadores necesitaron la ayuda de parte de la comunidad paleoceanográfica. Karnauskas y sus colegas utilizaron datos previamente recogidos de núcleos de sedimentos (muestras profundas del fondo marino) que habían sido extraídos de sitios de muestra cerca de las islas Galápagos y de América del Sur. Esos archivos de datos ofrecieron información sobre los cambios en las temperaturas de la superficie del mar durante millones de años.
Entonces, hace aproximadamente 1,6 millones de años se vieron cambios en la composición química de los insectos fósiles en el sedimento, lo que sugiere un cambio significativo en esas temperaturas. El agua fría que alguna vez había surgido de la costa de América del Sur surgió repentinamente a lo largo de las costas occidentales de las Galápagos.
Eric Mittelstaedt, coautor del estudio y profesor asistente de Ciencias Geológicas de la Universidad de Idaho (Estados Unidos), desarrolló un nuevo modelo informático de la evolución geológica del archipiélago. Al combinar ese modelo con el de circulación oceánica de Karnauskas, el equipo pudo corroborar de forma independiente el momento (geológicamente hablando) en que el ecosistema de las Galápagos cambió para siempre cuando la EUC no podía seguir hacia el continente y se precipitó hacia arriba, llevando aguas frías y ricas en nutrientes hacia la superficie y creando las condiciones en las que peces, plantas y pingüinos forman parte de la riqueza ecológica del archipiélago.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios