La guerra de los ratones 'cantantes'

  • En las selvas de Costa Rica dos especies de ratones emiten vocalizaciones para atraer a su pareja.
  • Un estudio revela que las llamadas sirven también para marcar los límites del territorio.
El pequeño ratón cantante de Alston (Scotinomys teguina) emite sus vocalizaciones

En las profundidades de las selvas de Costa Rica y Panamá dos especies de ratones compiten con sus canciones como si se tratase de un 'talent show' televisivo. Las estrellas de este espectáculo son el pequeño ratón cantante de Alston (Scotinomys teguina) y el ratón de Chiriquí (S. xerampelinus), dos especies que comparten territorio y cuya característica más llamativa es su capacidad para emitir una especie de canto para atraer a las hembras, como si de pájaros se tratara.

[Te interesará: Las mejores fotos de animales salvajes tomadas por cámaras trampa]

El equipo de Bret Pasch, de la Universidad de Texas, ha estudiado el comportamiento entre ambas especies y publica algunas curiosas conclusiones en la revista The American Naturalist. Lo primero que observaron los investigadores es que en las zonas con mayor altitud dentro de los bosques los ratones de Chiriquí sustituyen abruptamente a los pequeños ratones de Alston, en parte por su mayor adaptación a las temperaturas más bajas. Sin embargo, cuando en la zona no hay ratones de Chiriquí, los ratones de Alston se mudan a zonas más altas sin problema, mientras que en otras partes del bosque las dos especies conviven y compiten por la misma comida.

La cuestión que intrigaba a los científicos era la siguiente: ¿de qué manera usaban los ratones sus canciones para marcar su territorio? "Los machos", explica Pasch, "parecen utilizar su canto para advertir de su presencia a potenciales parejas y a sus competidores". En la naturaleza, lo habitual es que los animales compitan por el territorio sin llegar al enfrentamiento físico, una actitud conservadora que aporta ventajas evolutivas, de modo que el equipo de Pasch quiso averiguar si las canciones de estos roedores estaban jugando un papel parecido.

[Te interesará: Los diez animales que David Attenborough salvaría de la extinción]

Para comprobarlo, los científicos atraparon algunos ejemplares y grabaron sus vocalizaciones para emitirlas posteriormente en el territorio de ambas especies. Aunque parezca un simple quejido, estos cantos son mucho más complejos y tienen múltiples notas y cambios de amplitud. Y las reacciones de los dos ratones también eran distintas. Los ratones más grandes, los Chiriquí, se ponían a cantar cuando detectaban la presencia de otro macho en su zona, fuera de la especie que fuera. Los ratones de Alston, en cambio, solo cantaban cuando eran los miembros de su propia especie los que andaba cerca, pero cuando detectaban a yun ratón de Chiriquí se quedaban callados y se marchaban de la zona.

La conclusión de los investigadores es que los cantos de los ratones tienen un papel en la segregación espacial y la relación de dominación de ambas especies. Los ratones más pequeños, aseguran, son silenciados y repelidos por las llamadas de los más grandes, de modo que la información acústica que circula por el bosque regula la distribución espacial de ambas especies y determina sus interacciones.

Referencia: Interspecific Dominance Via Vocal Interactions Mediates Altitudinal Zonation in Neotropical Singing Mice (The American Naturalist)

Seguir a @aberron

Ahora en portada

Comentarios