Juan Lerma: "Las empresas españolas no invierten en Ciencia porque siguen en la cultura del pelotazo"

El presidente de la Sociedad Española de Neurociencia (SENC) ha remitido una carta a los portavoces parlamentarios para alertar de la gravedad de las reducciones presupuestarias en materia de investigación científica. En su opinión, los científicos han hecho los deberes pero los empresarios no.

Juan Lerma, presidente de la SENC

El presidente de la SENC y director del Instituto de Neurociencias de Alicante, Juan Lerma, ha remitido una carta a los políticos españoles para expresar su "especial preocupación" por las reducciones en los capítulos que vertebran el esqueleto del sistema público de investigación y desarrollo, que son "los que generan conocimiento, contratación de personal, y estimulan el tejido productivo". A su parecer, mantener las "estructuras fundamentales" de la investigación científica debería ser prioritario.

Pregunta. ¿Dónde empiezan a notar los recortes?

Respuesta. El nuestro es un centro mixto del CSIC y de la Universidad Miguel Hernández. La universidad cubre parte de los gastos agua luz, salarios, profesores y el Consejo contribuye con los salarios de sus investigadores. Muchos investigadores están contratados con cargo a proyectos de investigación que consiguen de forma competitiva y ahí es donde está la gran reducción. Estas subvenciones que ahora se recortan son lo que mantiene el sistema investigador básico público. En muchos centros supone un 60% de la financiación y, si disminuyen, se van a ver resentidos. Valdría más recortar en créditos que no se ejecutan, es un gasto que se ha contabilizado que en realidad ya sabemos que no se va hacer.

P. ¿Por qué los créditos presupuestados no los pide nadie?

R. La investigación científica y técnica no ha permeado en la empresa española. Los investigadores, sin embargo, han hecho los deberes, han respondido a la inversión que se ha hecho en Ciencia de manera correcta. Desde el año 1986 se ha multiplicado la producción científica por 11 y en algunos centros, como el CSIC, por 14. Y estamos ya en condiciones de empezar a competir con los países más avanzados, pero si nos pegamos el parón ahora, todo lo que se ha caminado en dos décadas se va al garete en dos años, y esto no se puede reparar.

P. ¿Por qué es tan difícil de reparar?

R. Si uno tiene que hacer una carretera y no la hace, no pasa nada. Pero el tejido científico desaparece, se degrada y no hay manera de volver a nacer. Nuestro instituto, por ejemplo, es absolutamente puntero y se codea con americanos, europeos... Eso ha costado hacerlo. Si los fondos de los que se nutre el instituto, se degradará en uno o dos años, la gente se va fuera, y retornar a la situación en la que estamos ahora es prácticamente imposible, porque has desaparecido. Podrás crear otra cosa que tardará otros diez años, como le ha costado a este instituto.

P. Desde el Gobierno se dice que la Ciencia española da pocas patentes...

R. Pues la cifra de patentes se ha multiplicado por seis, y hay patentes que son rentables. Pero lo primero que hay que hacer es un tejido de generación de conocimiento básico y luego eso trasladarlo hasta la innovación. Pero esa parte la tiene que hacer la empresa y no la hace, porque desperdicia los préstamos. España tiene una cultura del empresariado viciada por la política del pelotazo; no trabajan para ganar un margen del 15%, quieren márgenes del 200% y 300%. Los préstamos que hace el ministerio son blandos, pero el empresario no lo quiere porque no está en su cultura.

P. La Ciencia es más lenta de los que esperan los políticos...

R. Es que todo ocurre a largo plazo. Los recortes de hoy los veremos en la década próxima, tendrán repercusión social a lo largo de diez años. Un pensionista no se va a ver afectado por los recortes de investigación este año, pero sus hijos y sus nietos sin duda... Los leds se descubrieron como curiosidad de laboratorio allá por los años 40, ha costado 60 años que se incorporen al mercado. El láser, que ha revolucionado la comunicación, surgió en el año 1924 y se tuvo que retomar después de la Segunda Guerra Mundial. La generación de conocimiento, que es el fruto de la investigación básica, es una cosa a largo plazo. Los fármacos que se están utilizando en esquizofrenia, a lo mejor se descubrieron hace 50 años y se están aplicando ahora. La vida de los dirigentes políticos es de 4 años y no le sacan rentabilidad, no se hacen la foto. Hay que tener visión y ser muy patriota para decir "esto no lo puedo cortar porque me estoy jugando el futuro de mis nietos".

Seguir a @lainfo_ciencia

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios