Investigadores del Observatorio Marino de Asturias descubren una nueva especie de pepino de mar en el Cañón de Avilés

Investigadores del Observatorio Marino de Asturias descubren una nueva especie de pepino de mar en el Cañón de Avilés, que se ha denominado 'Psolus rufus' tras ser hallada a 1.500 metros de profundidad, en fondos arenosos entre los cañones de La Gaviera y El Corbiro, a 40 kilómetros al norte de Cabo Peñas.

Investigadores del Observatorio Marino de Asturias descubren una nueva especie de pepino de mar en el Cañón de Avilés

Según informan desde la Universidad de Oviedo, a través de nota de prensa, sus medidas oscilan entre uno y tres centímetros y se caracterizan por un intenso color rojo. Los resultados de la investigación acaban de publicarse en la revista internacional Journal of the Marine Biological Association of the United Kingdom.

Los ejemplares fueron recogidos por investigadores de la institución académica a bordo del buque oceanográfico Sarmiento de Gamboa, en marzo de 2012, durante la campaña 'Biocant 1'.

El análisis de las muestras y la descripción corrieron a cargo de Irene Fernández Rodríguez, alumna del Máster Universitario en Biodiversidad Marina y Conservación de la Universidad de Oviedo, como parte de su Trabajo de Fin de Máster.

En el trabajo también han participado Andrés Arias y Nuria Anadón, expertos del Área de Zoología del Departamento de Biología de Organismos y Sistemas, que han orientado el trabajo taxonómico. Por su parte, Yaisel Borrel, del Grupo de Recursos Marinos del Antropoceno, Departamento de Biología Funcional, supervisó la caracterización genética de esta nueva especie.

En cuanto a la certificación de la validez del hallazgo, corrió a cargo de Claude Massin, experto en holoturias de Real Instituto Belga de Ciencias Naturales. José Luis Acuña, investigador principal del proyecto Dosmares/Biocant y director del Observatorio Marino de Asturias, es el responsable del diseño y ejecución de los muestreos, y ha coordinado y supervisado el trabajo en su conjunto.

"Este hallazgo se une a la descripción de Myceligenerans cantabricum, una nueva especie de actinomiceto de interés biomédico encontrada durante la campaña Biocant 3", señalan desde la institución académica.

En los fondos del Cañón de Avilés se han catalogado más de 800 especies de invertebrados, que habitan una gran variedad de hábitats, incluyendo conjuntos coralígenos de una gran diversidad. Se estima que el análisis de las muestras obtenidas durante estas campañas puede continuar durante varias décadas, en función de la disponibilidad de estudiantes y de fondos.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios