EL GLACIAR ÁRTICO DE NEGRIBREEN AUMENTA SU VELOCIDAD DE 1 A 13 METROS POR DÍA DURANTE EL INVIERNO

El glaciar artíco de Negribreen de la isla noruega de Spitsbergen aumentó su velocidad de avance de forma muy llamativa durante el invierno, al pasar de uno a 13 metros por día.
Así ha quedado de manifiesto gracias a las observaciones de los satélites Sentinel-1 de la Agencia Espacial Europea (ESA), dentro de la misión Copernico de observación ambiental.
Según la ESA, se trata del fenómeno conocido como ‘surge’, en el que una gran cantidad de hielo se desplaza súbitamente y en muy poco tiempo hasta los límites del glaciar.
Aunque aún no se comprenden exactamente las causas, se cree que podrían deberse a cambios en la cantidad de calor o agua en las capas inferiores de los glaciares.
La última vez que el Negribreen experimentó este fenómeno de avance súbito fue en los años treinta del siglo pasado, cuando se documentó mediante fotografías aéreas. En aquella ocasión, el glaciar se desplazó en un año casi 12 kilómetros hacia el fiordo, a lo largo de una sección de 15 kilómetros.
Desde entonces, el límite del glaciar ha ido retrocediendo constantemente, con grandes desprendimientos de icebergs. En julio de 2016 comenzó este último salto en la velocidad, que no ha parado de aumentar desde entonces, incluso durante los fríos meses de invierno.
Antes de la llegada de los satélites, vigilar los glaciares en zonas propensas a las inclemencias meteorológicas y con largos periodos de oscuridad como el Ártico resultaba muy complicado. Sin embargo, estos pueden ‘ver’ a través de las nubes y en la oscuridad gracias a sus radares, por lo que Sentinel-1 ofrece cobertura frecuente y sistemática del Ártico, lo que ayuda a predecir cómo la contribución de los glaciares al aumento del nivel del mar evolucionará en el tiempo.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios