Viernes, 20.10.2017 - 22:21 h

Cinco juegos online gratuitos al servicio de la ciencia

  • Ante el creciente número de horas que pasamos conectados a diferentes juegos en línea, algunos investigadores están diseñando propuestas de ocio para que los usuarios les ayuden a avanzar ante los grandes retos de la ciencia.
  • Estos videojuegos extienden sus fronteras más allá del ámbito científico, ya que están diseñados para todos los públicos.
Proteína descifrada por Foldit

Una de las grandes odiseas que afronta la ciencia es el volumen y complejidad de los multitudinarios datos por analizar, clasificar, evaluar… Frente al número reducido de personal en los laboratorios para realizar esta ingente labor, los equipos de investigación internacionales intentan aprovechar el tirón del que gozan actualmente los juegos en red y su extensión a todo tipo de dispositivos. Su propósito no es otro que reclutar a jugadores potenciales que contribuyan a esta causa durante partidas diseñadas, precisamente, para aportar resultados en diferentes investigaciones científicas.

[Tal vez te interese: Un videojuego permite diseñar una proteína más potente que la natural]

La idea de servirse de los videojuegos como medio de elaboración de investigaciones científicas no es, en realidad, nueva. Uno de los primeros juegos orientados a la investigación, Foldit, se presentó en el año 2008. Aquella experiencia precursora resultó extremadamente exitosa, dando lugar a resultados reales y tangibles en el campo de plegamiento de proteínas, cuyas implicaciones son de gran relevancia en la creación de tratamientos para el SIDA, el cáncer y la enfermedad de Alzheimer. El extraordinario éxito de Foldit ha estimulado el desarrollo de un puñado de juegos orientados a la investigación en el campo de la ciencia.

Para todos aquellos que algún día soñaron con ser científicos y que, por alguna razón, se quedaron en el camino, aquí les ofrecemos una lista de videojuegos que les permitirán cumplir su vocación mientras se divierten:

Foldit (https://fold.it/portal/)

Pionero en este campo,ese videojuego en red fue desarrollado por los departamentos de informática y bioquímica de la Universidad de Washington. Mediante la manipulación de cadenas de proteínas, los participantes deben encontrar y juntar diferentes piezas como en un puzzle, con el fin de recuperar sus formas completas en 3D. Por señalar uno de los hallazgos logrados gracias a Foldit, sus jugadores han conseguido descubrir, en tan sólo 10 días, un componente clave causante del SIDA en simios, cuya configuración había resultado esquiva para los científicos desde hacía más de una década.

[Quizá quieras leer: Videojugadores abren la puerta a un nuevo fármaco contra el SIDA]

Phylo (http://phylo.cs.mcgill.ca/#!/FR/Play)

Al igual que Foldit, Phylo es un juego interactivo y participativo que contribuye al progreso científico en el campo de la genética. La dinámica del juego consiste en alinear las secuencias de los diferentes genes representados por piezas de colores. Creado por la universidad McGill (Montreal, Canadá), el modus operandi de este juego se parece bastante al Tetris excepto que, en esta ocasión, el jugador tendrá que enfrentarse a cadenas de ADN humano y al de otras 44 secuencias de especies animales. Los resultados se almacenan y se analizan para, posteriormente, ser compartidos con la comunidad científica con el fin de favorecer futuras líneas de investigación.

EyeWire (https://eyewire.org/signup)

Los investigadores del MIT (Massachusetts, Estados Unidos) aseguran que el trabajo del científico español Santiago Ramón y Cajal les ha servido de inspiración a la hora de desarrollar este juego en el que los participantes tienen en sus manos el mapeo tridimensional de las neuronas cerebrales, archiveras de la memoria, la imaginación o la creatividad. El jugador se enfrenta a una red de cables sueltos o dañados; su misión será reparar y vincular redes válidas para que fluya correctamente la información. El propósito de este diseño no es otro que el de profundizar en líneas de investigación de diferentes estudios neurocientíficos y averiguar algunas claves del funcionamiento del cerebro humano, uno de los mayores retos para la ciencia actual.

EteRNA (http://eterna.cmu.edu/web/)

Desarrollado por científicos de las universidades de Carnegie Mellon y de Stanford (California, Estados Unidos), EteRNA nos ayuda a entender los principios de la biología, mediante un juego con un funcionamiento similar al de un rompecabezas. La particularidad es que, en esta ocasión, sus piezas son componentes de ARN, que en cierto modo, se podría considerar la columna vertebral del ADN. Durante la partida, los jugadores tienen que reordenarlos y probar nuevas combinaciones válidas. Las mejores propuestas se valoran por un equipo científico y, en determinados casos, se someten a experimentación real en un laboratorio.

Citizen Sort (http://www.citizensort.org/)

Por último, Citizen Sort es un proyecto de la Universidad de Syracuse (Nueva York, Estados Unidos), que reúne una colección de tres juegos diferentes en los que los participantes encarnan la figura de un explorador. En su camino, se encontrará con diferentes especies animales desconocidas que tendrá que clasificar según sus características propias. Los jugadores no necesitan tener conocimientos previos de cada animal; es más, ni siquiera deben conocer su nombre, dado que lo único que se precisa es una aguda capacidad de observación por parte del usuario. Los resultados de este juego permiten a los investigadores superar los costosos tiempos previos de análisis. Según recientes estimaciones del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el 86% de todas las especies sobre la tierra y el 91% de las que se encuentran en el mar, aún no han sido descubiertas, descritas, o clasificadas.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios