El planeta gemelo de la Tierra más cercano está a 39 años luz pero es inhabitable

  • Sus temperaturas, abrasadoras, hacen imposible la vida en su superficie.
  • Su masa es 1,6 veces la de nuestro planeta.
El GTC ofrece nuevos datos sobre uno de los exoplanetas 'más famosos'

Un grupo de científicos han descubierto un nuevo exoplanetaque, en el lenguaje de la 'Guerra de las Galaxias', sería el polo opuesto al helado Hoth y aún más inhóspito que los desiertos de Tatooine, informa Europa Press.

Pero en lugar de residir en una galaxia muy, muy lejana, este nuevo mundo está, hablando galácticamente, prácticamente al lado. El nuevo planeta, llamado GJ 1132b, es rocoso, del tamaño de la Tierra y orbita una pequeña estrella ubicada a sólo 39 años luz de la Tierra, por lo que es el exoplaneta del tamaño de la Tierra más cercano descubierto.

Astrofísicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, y de otros lugares publican estos resultados este miércoles en la revista 'Nature'. Sobre la base de sus mediciones, los investigadores han determinado que el planeta es un abrasador de unos 226 grados y probablemente con anclaje mareal, lo que significa que tiene un lado permanente de día y noche, que presenta la misma cara a su estrella, al igual que nuestra Luna está bloqueada a la Tierra.

Debido a sus altas temperaturas, lo más probable es que GJ 1132b no pueda retener agua líquida en su superficie, por lo que es inhabitable para la vida tal como la conocemos, pero los científicos dicen que es lo suficientemente frío como para albergar una atmósfera sustancial. El planeta está también lo suficientemente cerca de la Tierra que los científicos pronto podrán descubrir mucho más sobre sus características a partir de la composición de su atmósfera con el patrón de sus vientos e, incluso, el color de sus puestas de sol.

"Si encontramos que este planeta muy caliente ha conseguido colgarse en su atmósfera durante los miles de millones de años que ha estado presente, es un buen augurio para el objetivo a largo plazo del estudio de planetas más fríos que podrían tener vida", ha explicado Zachory Berta-Thompson, postdoctorado en el Instituto Kavli de Astrofísica e Investigación Espacial del MIT. "Por fin tenemos un objetivo al que apuntar nuestros telescopios y [podemos] cavar más profundo en el funcionamiento de un exoplaneta rocoso, y qué lo hace funcionar", agrega.

Berta-Thompson y sus colegas descubrieron el planeta usando el Observatorio Earth-South, un conjunto liderado por la Universidad de Harvard de ocho telescopios robóticos de 40 centímetros de ancho, situado en las montañas de Chile. La matriz controla estrellas pequeñas cercanas llamadas enanas M, que se encuentran dispersas por todo el cielo nocturno. Los científicos han determinado que este tipo de estrellas frecuentemente orbitaban por los planetas, pero aún no han descubierto exoplanetas del tamaño de la Tierra lo suficientemente cerca para estudiarlos en profundidad.

Desde principios de 2014, el conjunto de telescopios ha estado recopilando datos de casi todas las noches, tomando mediciones de la luz estelar cada 25 minutos en busca de descensos reveladores del brillo que pueden indicar que un planeta pasa por delante de una estrella. El 10 de mayo, un telescopio recogió una débil caída de GJ 1132, una estrella situada a 12 parsecs, o 39 años luz, de la Tierra.

"Nuestra galaxia se extiende a cerca de 100.000 años luz -detalla Berta-Thompson-. Así que esto es definitivamente una muy cercana estrella en la vecindad solar". El telescopio robótico de inmediato comenzó a observar a GJ1132 en intervalos mucho más rápidos de 45 segundos para confirmar la medición, un ligero descenso del 0,3 por ciento de la luz de las estrellas.

Los investigadores más tarde dirigieron otros telescopios en Chile a la estrella y encontraron que, efectivamente, el brillo de GJ 1132 se atenuaba un 0,3 por ciento cada 1,6 días, una señal de que un planeta pasaba regularmente delante de la estrella. "No sabíamos el periodo del planeta a partir de un solo evento, pero cuando sincronizamos muchos de ellos juntos, apareció esta señal", ha señalado Berta-Thompson. Sobre la base de la cantidad de luz de las estrellas que el planeta bloquea y el radio de la estrella, los científicos calculan que el planeta GJ 1132b es de aproximadamente 1,2 veces el tamaño de la Tierra.Tiene 1,6 veces el tamaño de la Tierra

A partir de la medición de la oscilación de su estrella anfitriona, los investigadores estiman que la masa del planeta está cerca de 1,6 veces la de la Tierra. Dado su tamaño y masa, los expertos podrían determinar su densidad y creen que es rocoso, como la Tierra.

Al calcular el tamaño de y la proximidad a su estrella, el equipo llegó a una estimación de la temperatura media del planeta: unos abrasadores 226 grados."La temperatura del planeta es tan caliente como el horno -pone como ejemplo Berta-Thompson-. Es demasiado caliente para ser habitable, no hay manera de que haya agua líquida en la superficie, pero es mucho más fresco que el resto de los planetas rocosos que conocemos".

Eso es bueno en términos de estudio científico: la mayoría de los exoplanetas rocosos que se han descubierto hasta ahora son básicamente bolas de fuego, con temperaturas de superficie de miles de grados, demasiado calientes para aferrarse a cualquier tipo de ambiente."Este planeta es lo suficientemente fresco para poder retener una atmósfera -detalla Berta-Thompson-. Así que pensamos que este planeta probablemente todavía tiene algo de una atmósfera sustancial en su estado actual".

Berta-Thompson espera que los astrónomos usen el Telescopio Espacial James Webb, el sucesor mucho más grande que el telescopio espacial Hubble que se pondrá en marcha en el año 2018, para identificar el color y la composición química de la atmósfera del planeta, junto con el patrón de sus vientos. "Creemos que es la primera oportunidad que tenemos de apuntar nuestros telescopios a un exoplaneta rocoso y obtener este tipo de detalles para poder medir el color de su puesta de sol o la velocidad de sus vientos, y realmente aprender cómo funcionan los planetas rocosos existentes en el universo. Serán observaciones interesantes de hacer", añade el investigador principal.

Ahora en portada

Comentarios