Red troncal de H2

Enagás dibuja la España del hidrógeno verde con 3.000 kilómetros de tuberías

El operador del sistema gasístico español advierte de que la planificación vinculante futura del Gobierno "marcará los pasos" y cifra en 7.200 millones de euros la inversión necesaria para conseguir este mapa.

Imagen de archivo sobre hidrógeno verde.
Imagen de archivo sobre hidrógeno verde.
Europa Press

El operador del sistema gasístico, Enagás, ya ha dibujado la que será la red troncal española de hidrógeno verde en 2030. Serán casi 3.000 kilómetros de hidroluctos que recorrerán el país a través de varios ejes y que aspiran a convertir a España en el primer 'hub' de H2 renovable de Europa.

La compañía subraya  que los ejes contemplados en su mapa actúan como grandes colectores de la producción de hidrógeno distribuida a lo largo de todo el territorio nacional. Esto, junto con el desarrollo de potenciales almacenamientos subterráneos en estudio, es lo que permitirá optimizar las necesidades de infraestructura, tanto en compresión como en capacidad de transporte de las propias tuberías. También es importante destacar que la red que plantea Enagás está sujeta a lo que se defina en la planificación vinculante del Gobierno y a los análisis de coste-beneficio previos.

En este sentido, Enagás ha dividido la red troncal de hidrógeno verde de España en dos partes. La primera, estaría formada por los ejes Cornisa Cantábrica, Valle del Ebro y Levante, que entre los tres sumarían una longitud aproximada de 1.500 kilómetros. Para esta parte se necesitarían 1.650 millones de euros. La ruta sería la siguiente:

- Gijón, Torrelavega, Vizcaya, Álava, La Rioja Zaragoza, Teruel.

- Teruel, Tarragona.

- Tarragona, Barcelona.

- Teruel, Castellón, puerto Sagunto.

- Puerto Sagunto, Cartagena.

De su lado, la segunda parte agruparía el eje Vía de la Plata y la conexión Puertollano, con 1.250 kilómetros y alrededor de 1.850 millones de euros de inversión. El recorrido quedaría así:

- Gijón, Musel.

- Gijón, Avilés.

- Gijón, Salamanca.

- Salamanca, Mérida.

- Mérida, Huelva.

- Mérida, Vegas Altas Saceruela, Puertollano.

Todos los ejes son proyectos presentados por Enagás a convocatoria de Proyecto de Interés Común de la Unión Europea (UE) el 15 de diciembre del año pasado, de acuerdo con el anuncio realizado por el Ejecutivo. Además, existen dos posibles almacenamientos con un potencial de capacidad conjunto de 575 gigavatios hora (GWh) y una inversión de 1.170 millones de euros. La idea es crear dos nuevas cavidades salinas en Cantabria y País Vasco. Se prevé que la construcción de todas estas infraestructuras comience entre 2025 y 2026.

Conexión con Francia

A esta denominada red troncal del hidrógeno verde española, habría que sumar el proyecto H2Med, que incluye el tubo que conectará Barcelona con Marsella (BarMar) de 455 kilómetros y el que conectará Celorico da Beira (Portugal) con Zamora (CelZa) de 248 kilómetros, tendrá una inversión asociada de 2.500 millones de euros, el primero de 2.135 millones y el segundo de 350 millones.

Según datos del operador, participado por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), se espera que España tenga un potencial de producción de hidrógeno verde de entre dos y tres millones de toneladas para 2030, con una demanda nacional de solo 1,3 millones de toneladas, por lo que el excedente se podría exportar a través de todas estas nuevas interconexiones. Se calcula que esas exportaciones podrían alcanzar los dos millones de toneladas al año, lo que equivaldría en torno al 10% de la demanda europea para el final de década.

Enagás iniciará este año los mecanismos de casación de oferta y demanda no vinculantes para optimizar el desarrollo de la red troncal, una vez el Gobierno actualice el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC).

Las sinergias entre las futuras conexiones y la actual red de gas permitirá una reducción del 50% en los plazos y un ahorro del 30% en costes, reutilizando en un 30% los actuales gasoductos, porcentaje que se espera que alcance hasta el 70%. Asimismo, el coste de transportar hidrógeno es entre dos y cuatro veces más bajo que el de transportar electricidad por líneas de alta tensión.

Entre los principales socios de Enagás en España para el desarrollo de proyectos de hidrógeno son Repsol, Naturgy, Cepsa, Acciona, Engie, Petronor y ArcelorMittal. Destacan, por su parte, las ausencias de Iberdrola y Endesa. La empresa que preside Ignacio Sánchez Galán ha lanzado junto a Fertiberia un proyecto integral que contempla el desarrollo de 800 MW de hidrógeno verde con una inversión de 1.800 millones de euros hasta 2027, mientras que Endesa desarrollará en As Pontes (Galicia) unas instalaciones de hasta 100 MW de potencia de electrolisis.

Bajo este contexto, España se prepara para ser el suministrador de hidrógeno verde barato de las grandes potencias europeas. Un informe de la consultora McKinsey & Company revela que Alemania podría beneficiarse de una rebaja de entre un 15% y un 20% en la importación si lo hace desde zonas de producción de bajo coste, como será el territorio nacional.

Producir hidrógeno verde a gran escala y a un precio competitivo es uno de los grandes retos que presenta este combustible y España ocupa una posición privilegiada gracias al sol y al viento. El objetivo es vender hidrógeno verde a 1,5 euros el kilogramo, frente a los 5 euros que cuesta actualmente.

La Agencia Internacional de Energías Renovables afirma que España puede llegar a estar entre los 15 primeros países del mundo en producción de hidrógeno verde barato para el año 2050. En concreto, cifra el kilogramo en torno a los 0,80 dólares (0,75 euros). España está echando el resto con el hidrógeno renovable y lo ha convertido en una estrategia de país.

Mostrar comentarios