Lunes, 19.08.2019 - 06:45 h
La CNMC propone limitar deuda y e ingresos

Competencia prepara la revisión del valor de los activos de las empresas reguladas

El organismo supervisor examina la salud económico-financiera de las compañías que prestan servicio sin apenas competencia

Gráfico dividendos REE/ Enagas
Gráfico dividendos REE/ Enagas

La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) ha estrechado el cerco, contable eso sí, sobre las empresas que transportan  y distribuyen energía -actividades reguladas- y obtienen elevadas rentabilidades con escaso riesgo porque paga el Estado. Ese cerco ha llevado en las últimas semanas a cuestionar el elevado endeudamiento de Red Eléctrica de España (REE, 20% de la SEPI) y a recomendar un recorte de sus ingresos. También ha provocado la apertura de un expediente a Nortegas (antigua Naturgas). Pero la batalla fundamental está por llegar. Competencia se prepara para revisar el valor de los activos de las empresas reguladas, el andamiaje sobre el que se levanta su cuenta de resultados.

La actividad de la CNMC, que fuentes del organismo califican de "normal, dentro de sus competencias de supervisión", trata de embridar la parte del negocio de la energía en la que prácticamente no existe la competencia. Las empresas son dueñas de las redes de transporte y distribución y cobran del Estado para obtener rentabilidades interesantes -casi un 10% en el caso de REE- y sin apenas riesgo.

El Ministerio de Energía adelantó en enero que su intención, para el próximo periodo regulatorio que comenzará en enero de 2020 es recortar los pagos a eléctricas y gasistas por sus actividades reguladas. Todo, apoyado en los informes de la CNMC.

Otra batalla en marcha

Pero la batalla más cruda no ha empezado. Está en preparación. La CNMC va a revisar la valoración de los activos por los que paga a las empresas. Lo va a hacer a lo largo del presente año. No solo afectará a REE, también otras empresas como Enagas, aunque el sistema de retribución y de valoración de activos es muy distinto en el sector eléctrico y el del gas.

La revisión determinará el coste de operación y mantenimiento de las redes y el coste real de las inversiones para ver si están correctamente recogidos en las cuentas de las empresas. Un ejemplo: si las empresas controlan una determinada red de distribución de forma telemática o remota tendrán que rebajar la factura que antes tenía en cuenta el trabajo presencial de operarios. La modernidad.

El informe de la CNMC sobre Red Eléctrica de España ha provocado cierto disgusto en la compañía que preside José Folgado. Oficialmente no hay comentarios. Otras fuentes internas consideran que la comisión ha llevado demasiado lejos su dudas sobre el endeudamiento de la compañía. Recuerdan, además, que la CNMC no decide -solo propone-los límites a la deuda o el recorte de las retribuciones.

En el informe sobre REE, la CNMC destaca que "la sociedad tiene un ratio de apalancamiento del 81% en 2013, 80% en 2014 y un 78% en 2015 y 2016". Son valores que califica de elevados. Lo mismo que la rentabilidad económica, próxima al 10% y la rentabilidad financiera, que supera el 31%. 

Empresas bien pagadas

Tras los números está la crítica. En opinión de los técnicos de la CNMC, expresada en sus informes periódicos, las empresas propietarias de redes están sobreretribuidas, lo que beneficia sobre todo a sus accionistas, en su mayor parte, fondos de inversión internacionales que presionan para obtener buenos dividendos. Competencia lo destaca en el caso de REE en su último informe: su pay-out, el porcentaje de beneficios que dedica a pagar a sus accionistas ha pasado del 72% al 100% en tres años.

Tanto Red Eléctrica de España (REE) como Enagás están muy condicionadas por la presencia de los grandes inversores institucionales en su accionariado. REE -20% SEPI- tiene el 66% de su capital en manos de fondos  y Enagas -5% SPI- el 73%. La presión es fuerte, y las empresas han contratado consultoras que argumenten contra los recortes que se adivinan en el horizonte.

Los responsables de regulación de las compañías afectadas apuntan también que el análisis de la CNMC sobre el endeudamiento de las empresas responde a un planteamiento antiguo y excesivo en sus conclusiones, porque lo importante no es tanto la deuda de las empresas como la caja que sean capaces de generar.

Las eléctricas contrataron este año de forma conjunta a Deloitte para defender una retribución mínima del 7% a las inversiones en infraestructuras. El estudio de la consultora estimaba que la red de distribución eléctrica ha envejecido mucho y necesita inversiones por importe de 46.000 millones hasta 2030. De ese total, 34.000 corresponderían a las operadoras de redes. El problema está en que mientras empresas y fondos reclaman retornos del 7%, la CNMC y el Ministerio de Energía barajan el 4% -200 puntos básicos sobre el interés del bono a 10 años-. Esa es la batalla.

 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios