Domingo, 22.10.2017 - 14:22 h

Nociones acerca del dolor muscular: concepto y detonantes

Nociones acerca del dolor muscular: concepto y detonantes

El dolor muscular puede estar determinado por un sinfín de causas explicativas, las cuales pueden oscilar desde una práctica física excesiva, una mala flexibilidad, un desapropiado calentamiento, o incluso, hasta un estilo de vida eminentemente marcado por el sedentarismo, que dificulta si no es corregido, poder aliviar dolores musculares, en el caso de que ya se hayan manifestado en nuestro cuerpo.

 La medicina pone su granito de arena para combatir este mal tan extendido. De hecho, en el mercado pueden encontrarse numerosos artículos destinados exclusivamente al tratamiento de patologías de este tipo. Un ejemplo es el clásico Gelocatil, tan ampliamente empleado en estas lides. Con el auge de Internet, ya no hace falta acudir a un establecimiento físico (farmacia tradicional) para adquirir algunos productos de manera cómoda y tremendamente rápida.

Como se viene comentando, las mialgias pueden estar ocasionadas por factores muy diversos. Frecuentemente, los dolores vienen explicados por la miogelosis (agarrotamiento muscular), o por alguna lesión. Sin embargo, existen otros potenciales desencadenantes, si bien menos frecuentes, como las enfermedades del esqueleto u óseas, la artrosis, que provoca desgaste en las articulaciones, o incluso enfermedades del sistema nervioso.

Entre algunas Causas frecuentes que desembocan dolores musculares encontramos:El estrés, que nos acompaña en nuestro día a día con mayor frecuencia de lo deseado en ocasiones.Movimientos incorrectos repetidos con frecuencia.Nocivas posiciones corporales y ausencia de movimiento. Estar sentado demasiadas horas en el coche o delante de la televisión con una postura no idónea puede desembocar en la sobrecarga de nuestros músculos, así como en la adopción de malas posturas de forma casi crónica, convertidas en hábito. La espalda, la nuca y los hombros son zonas que sufren mucho por la tensión que se acumula.Insuficiente tonificación y mal equilibrio entre grupos musculares (abdomen y zona lumbar, por ejemplo). Conlleva posturas indeseables y una carga desequilibrada en los músculos. La columna sufre mucho.Lesiones musculares: difícil enumerarlas todas. Hacemos referencia a desgarros fibrilares, tirones musculares, etc.Poca importancia o mala ejecución de los ejercicios de calentamiento y/o estiramiento. Resulta imprescindible acondicionar nuestro cuerpo tanto antes, como después de la práctica deportiva. Nuestros músculos y articulaciones lo acabarán agradeciendo en gran medida con el paso del tiempo.Calzado inadecuado: es importante que dispongamos de un calzado apropiado cada momento del día, y en función de la actividad que estemos desarrollando en ese momento. La talla cambia a medida que cumplimos años. Es buena idea que, si no sabemos la nuestra con certeza, pidamos que nos la faciliten.

En cuando a los Consejos sobre el Calzado:Los materiales naturales, tal es el caso del cuero, resultan apropiados para la salud de nuestros pies, ya que permiten una adecuada ventilación de los mismos.Utilice mayoritariamente zapatos que dispongan de cordones o velcro. Estos, dificultan el deslizamiento de los pies dentro de la prenda.Si eres mujer, evita los tacones muy altos, ya que mientras mayor altura presentan, más se alinea el cuerpo, incrementándose el riesgo de poder sufrir a posteriori molestias en las rodillas y la espalda.En el caso de los niños, el calzado deberá ser elegido con mayor minuciosidad, y adaptado a sus necesidades específicas, peso, altura y edad.Las mochilas a menudo provocan problemas en los pequeños. No olviden que si tienen hijos, jamás deben superar cargadas el 15% de la masa total del niño.

El dolor muscular es tan incómodo como frecuente en nuestras vidas. Sin embargo, poniendo un poco de nuestra parte podemos controlarlo más para su prevención e incluso, aprender a vivir mejor con él, ganando en calidad de vida.

Ahora en portada

Comentarios