Lunes, 20.11.2017 - 13:17 h

Los países con mayor presión fiscal para las empresas en 2016

Estados Unidos posee el Impuesto de Sociedades más elevado de los 34 países industrializados que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Sin embargo, si se compara con el resto del mundo, se puede observar que existen dos jurisdicciones que superan al estado americano. Foster Swiss, consultora financiera internacional que trabaja en más de 40 jurisdicciones, aclara si estos lugares son idóneos para establecer un negocio

/COMUNICAE/

El Banco Mundial señala a los Emiratos Árabes Unidos como la jurisdicción donde el Impuesto de Sociedades se eleva a tasas récord. Con una tasa del 55% cabe suponer que las empresas residentes en este territorio sufren la mayor presión fiscal del mundo destinando al gobierno más de la mitad de los beneficios conseguidos. ¡Craso error! Sin una Autoridad fiscal común en todos los emiratos, la tasa máxima solo se aplica en determinados estados o regiones.

De todas formas, Foster Swiss solo trabaja en zonas francas creadas para proteger a la inversión extranjera del impuesto corporativo más elevado del mundo. De esta forma, se puede considerar que ciertas zonas funcionan como un paraíso fiscal. Finalmente señalar que, por su ubicación en medio del desierto, son las compañías petroleras las que serán gravadas con el 55%.

Chad es el país africano que mayor tasa de impuestos grava a sus habitantes con un 40%. Si bien es cierto que la mayoría de instituciones públicas, organizaciones sin ánimo de lucro se beneficiarán de una tasa reducida del 25%. Al igual que Emiratos Árabes Unidos se aplican las tasas máximas al sector de los hidrocarburos. Sin embargo, al contrario que el país asiático, Chad no ha conseguido el nivel de riqueza y opulencia. Esto puede deberse al clima de inestabilidad política y económica que tiene el país lo que supone un bajo atractivo para la inversión extranjera.

Debido a las lagunas legales y a la complejidad de la legislación tributaria que se aplica en Estados Unidos junto con Puerto Rico, la mayoría de las empresas pagan menos del porcentaje contemplado en la normativa que actualmente se sitúa en el 39%. De hecho, cuando el Banco Mundial ordenó a los países por la cantidad de impuestos reales que se pagaban (teniendo en cuenta las deducciones), Estados Unidos se situó en una posición mucho más competitiva. Por lo general, el impuesto de sociedades varía entre el 15% y el 39% en las distintas regiones y contextos. De todas formas, este país puede presumir de tener la tasa más alta de Producto Interior Bruto lo que demuestra que sus negocios pueden prosperar a pesar de la carga fiscal relativa. Aún así muchos legisladores han propuesto reducir la tasa máxima y las lagunas legales para aumentar la competitividad global.

A continuación, tres países comparten el cuarto lugar en este ranking de los países con mayor presión fiscal hacia las empresas. Estamos hablando de Argentina, Malta y Zambia (35%). Los tres coinciden en una tasa del 35% sobre los ingresos de los negocios. Sin embargo, los tres poseen contextos muy diferentes y el resultado de aplicar estas medidas fiscales no persigue los mismos objetivos.

Como ya hemos visto, en el mismo lugar del planeta donde el impuesto es más elevado existe, al mismo tiempo, un gran atractivo para la apertura de sociedades y en Estados Unidos con una de las tasas más elevadas del mundo occidental, existen al mismo tiempo estados como Delaware, Utah o Wyoming con una baja presión fiscal. Por ello, Foster Swiss afirma que el nivel de impuestos que se paga en cada país no es un indicador fiable para decantarse por una jurisdicción u otra. Esto es debido, a las posibles deducciones y beneficios fiscales que cada sistema contempla en su jurisprudencia. Fuente Comunicae

Ahora en portada

Comentarios