Phelps va por la segunda docena y al venezolano Limardo le clavaron la espada

El insaciable Michael Phelps se lanza este martes a completar su segunda docena de medallas y a recuperar un título arrebatado en 2012, en una jornada en Rio-2016 en la que al campeón olímpico de esgrima, el venezolano Rubén Limardo, le clavaron la espada.

La fiebre del oro de Phelps tiene este martes un sabor especial porque quiere a toda costa recuperar el título olímpico que le arrebató el sudafricano Chad le Clos en 200m mariposa en Londres-2012.

El deportista más laureado de la historia, que acumula un impresionante palmarés difícilmente igualable de 23 medallas, 19 de ellas de oro, se retirará en paz si recupera el reinado en esa especialidad.

Y si entra en el podio este martes, se convertirá en el primer nadador con cuatro medallas en una prueba específica.

De sus cinco chances de medalla en Rio-2016, el 'Tiburón de Baltimore' ya tomó la primera el lunes en los relevos 4x100m libres.

Pero más allá de sus ilusiones por más oro, el estadounidense se despachó sin eufemismos contra la nadadora rusa Yulia Efimova por el escándalo del dopaje en ese país.

Efimova, de 19 años, fue abucheada en la final de los 100m pecho, en la que logró la plata por detrás de la campeona estadounidense Lilly King.

"Algo tiene que decirse, es un poco triste hoy en el deporte en general, no sólo en la natación. Hay gente que da positivo y se le permite volver al deporte, y múltiples veces", criticó Phelps después de nadar en la semifinal de los 200m mariposa.

Un total de 110 deportistas rusos fueron excluidos de los Juegos Olímpicos de Rio tras difundirse el informe McLaren que denunció un mecanismo de Estado de dopaje.

Y Polonia excluyó este martes de su equipo de pesas a Tomasz Zielinski (94 kg) tras dar positivo a la nandrolona, lo que provocó la renuncia inmediata del presidente de la federación.

Medallista de oro en Londres-2012 en espada individual, Rubén Limardo perdió sorpresivamente 15-5 con el egipcio Ayman Fayez, que fue 24º en los juegos de la capital inglesa.

"Le gané en Londres 15 a 13 a él. Es un contrincante que ha venido mejorando muchísimo, tiene un buen nivel. Hoy no pude descifrarlo y él pudo hacer un buen combate", dijo el esgrimista sudamericano.

El espadachín vinotinto era la gran esperanza de su país para estos Juegos.

Y se le frustró el sueño de ser el primer deportista venezolano en subir al podio más de una vez.

Otras candidatas a medalla en Rio de Janeiro, las mexicanas Paola Espinosa y Alejandra Orozco también quedaron fuera del podio en los clavados sincronizados desde la plataforma de 10m, prueba en la que se llevaron la plata hace cuatro años.

Quienes mantienen viva la ilusión son los voleibolistas argentinos que este martes derrotaron a los rusos, actuales campeones olímpicos, por 3-1 y ya empiezan a mirar al menos de reojo un podio para el que hay muchos aspirantes.

En el básquet masculino, Brasil derrotó a España 66-65 por el grupo B y volvió a la vida tras haber caído en su debut ante Lituania, pero el quinteto de Pau Gasol se complicó el camino hacia los cuartos de final luego de su caída inicial frente a los croatas.

Además, el martes los dos últimos campeones olímpicos, el escocés Andy Murray (2012) y el español Rafael Nadal (2008) avanzaron a tercera ronda con el camino más despejado hacia el oro luego de la eliminación del número 1 del mundo Novak Djokovic.

De ganar en Rio de Janeiro-2016 uno de los dos, se convertiría en el primer tenista de la historia en repetir un oro olímpico en individuales.

La que dijo adiós antes de tiempo fue la monarca de la WTA, Serena Williams, quien cayó 6-4, 6-3 ante la ucraniana Elina Svitolina.

"Obviamente estoy muy decepcionada (...) Fue increíble y muy divertido pero se acabó", declaro la norteamericana.

La irrupción de los profesionales en el boxeo olímpico fue más ruido que nueces, pues los cuatro púgiles de ese tipo que se apuntaron al torneo de Rio de Janeiro-2016 se fueron derrotados por la puerta trasera de la arena Riocentro.

El tailandés Amnat Ruenroeng fue eliminado este martes con un nocáut técnico propinado por el joven francés Sofiane Oumiha en el segundo asalto, poniendo en cero el saldo de los profesionales ante los amateurs.

Desafinados se fueron del torneo el camerunés Jassan Ndam Njikam (81 kg), el italiano Carmine Tommasone y el japonés Daisuke Narimatsu, ambos de los 60 kilos, y ahora el tailandés Roemroeng.

Colombia y Brasil lograron el lunes sus primeras medallas de oro en Rio-2016 con la judoca local Rafaela Silva y el pesista cafetero Oscar Figueroa.

Silva, nacida en la favela carioca Cidade de Deus, se impuso en la final de la categoría de los 57 kg a la mongola Sumiya Dorjsuren.

La militar brasileña se subió a lo más alto del Olimpo en la misma ciudad en la que, en 2013, se convirtió en la primera mujer brasileña en ganar un título mundial de judo.

Otro latinoamericano, el pesista Figueroa, de 33 años, le dio a Colombia el tercer título olímpico de su historia al ganar la categoría de 62 kilos y poco después, entre lágrimas, anunció su retiro.

Mostrar comentarios