Domingo, 19.08.2018 - 21:34 h
Las estrellas de Francia ganan enteros

La dictadura de Messi y CR7 en el balón de Oro puede llegar a su fin tras Rusia

Griezmann y Mbappé dan un paso adelante tras ganar a Croacia la final (4-2) para coronarse. El primero, mejor jugador de la final.

Modric, llevado a hombros por un compañero tras ganar a Rusia
Modric, llevado a hombros por un compañero tras ganar a Rusia. /EFE.

La dictadura de Messi y CR7 en su lucha personal por el balón de Oro parece haber llegado a su fin tras el Mundial de Rusia que ambos han abandona antes de tiempo. Si bien, el hasta ahora madridista sí brilló más que el astro argentino, otra vez superado por la camiseta albiceleste  y la disfunción de un equipo que nunca funcionó como tal. Desde 2008 ambos se alternan para llevarse el premio a casa. Tienen cinco cada uno. El Mundial, sin embargo, ya en semifinales, pone otros nombres encima de la mesa. Dos destacan sobre el resto. Mbappé el mejor jugador joven. Griezmann, el mejor jugador de la final. 

El capitán de Croacia, Luka Modric, tenía opciones de lograrlo en el caso de ganar la final, pero no lo ha logrado, aunque ha sido declarado el mejor jugador del Mundial. Ha sido nombrado tres veces el mejor del partido, ha liderado a su equipo y ha ganado tantos torneos este año como Cristiano. Él, que aún no se cree que el astro blanco se vaya, sigue con su modestia habitual. Es Modric de esos jugadores que dan más pases de gol que titulares.

Pero tras la final hay dos nombres que suenan con más fuerza. Ahí está Griezmann, líder de una Francia que ha resuelto el campeonato mazazo a mazazo. En la final lanzó la falta del primer gol y marcó otro de penalti. Fue el termómetro de su equipo en todo el torneo. También resulto decisivo Mbappé, que tan solo con 19 años fue uno de los héroes de la final marcando uno de los goles. Su valoración ha subido enteros porque ante la Argentina de Messi no le pesaron las comparaciones. Hazard o Lukaku podrían ser las sorpresas de Bélgica por su espectacular Mundial.

Mitos lejos de Messi y CR7

Después de los dos mitos del fútbol como Messi y Cristiano, se encuentran nombres imborrables en la historia de este deporte como Johan Cruyff (1971, 1973 y 1974) y Marco van Basten (1988, 1989 y 1992), el francés Michel Platini (1983, 1984 y 1985) con tres balones de Oro.

En el palmarés de este premio han repetido también con dos premios cinco futbolistas: el argentino Alfredo di Stéfano (1957 y 1959), los alemanes Franz Beckenbauer (1972 y 1976) y Karl-Heinz Rummenigge (1980 y 1981), el inglés Kevin Keegan (1978 y 1979) y el brasileño Ronaldo (1997 y 2002).

Solo un portero ha sido capaz de ganar el balón de Oro. Fue Lev Yashin, la araña negra, en 1963. Los defensas han tenido poca, pero mejor suerte. Los alemanes Franz Beckenbauer (Bayern Múnich), por dos veces en 1971 y 1976, Mathias Sammer (Borussia Dortmund), en 1996, y el italiano Fabio Cannavaro (Real Madrid), en el año 2006, han sido los tres únicos defensas ganadores del Balón de Oro.

Un reconocimiento que no tuvieron ídolos que marcaron una época como Raúl, Xavi, Buffon o Iniesta (a este no valió marcar el gol de la victoria en el Mundial de Sudáfrica de 2010). Ahora parece que el balón puede caer en otras manos. O no, porque en estos del fútbol cada uno lleva un entrenador dentro.

La dictadura de Messi y CR7 en el balón de Oro puede llegar a su fin tras Rusia

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios