Kobe Bryant supera a Michael Jordan en la lista de anotadores de la NBA: La historia de una obsesión

  • El escolta de los Lakers superó al mejor jugador de la historia ante los Minnesota Timberwolves.
  • 'Kobe estaba empeñado en superar a Jordan. Su obsesión con Michael era muy llamativa. Copiaba sus gestos', dice Phil Jackson.
  • 'No ha llegado al nivel de Jordan, pero va a terminar su carrera entre los diez mejores jugadores de la historia de la NBA', apunta Jorge Sierra, de HoopsHype.

'Por si no lo sabes, puedo patearte el culo de igual a igual'. Esa fue la tarjeta de presentación de un imberbe Kobe Bryant a Michael Jordan cuando el escolta de los Lakers, que frente a Minnesota Timberwolves superó como tercer máximo anotador en la historia de la NBA a su modelo, conoció personalmente a la estrella de los Chicago Bulls en un encuentro privado organizado por Phil Jackson en 1999, la primera temporada del técnico al frente de los californianos. El 23 ya era un mito viviente, Kobe un chico irreverente y ciertamente ingobernable con una obsesión: Michael Jeffrey Jordan.

'Kobe estaba empeñado en superar a Jordan', explica Jackson en su biografía, 'Once Anillos' (rocaeditorial). 'Su obsesión con Michael era muy llamativa. El joven no solo dominaba buena parte de las jugadas de Jordan, sino que había copiado muchos gestos de M.J'. 'Crecí soñando con ganar títulos, no con superar a Jordan. He pasado cero minutos pensando en lo que supone rebasarle', aseguró Kobe en la antesala de batir la marca. 'No ha llegado al nivel de Jordan, pero va a terminar su carrera entre los diez mejores jugadores de la historia de la NBA', opina Jorge Sierra, fundador y editor jefe de HoopsHype.

El Maestro Zen es una de las voces más autorizadas para comparar al mayor fenómeno de la historia del baloncesto, y quizás el deporte, y su replicante más depurado. Junto al primero, consiguió seis títulos de la NBA, mientras que después dirigió al segundo en cinco más. 'Kobe es el único jugador que merece la comparación', concedió Jordan.

El entrenador más laureado del baloncesto americano los ve así: 'Ambos poseen una capacidad competitiva extraordinaria y son casi insensibles al dolor. Tanto Michael como Kobe han jugado algunos de sus mejores encuentros en condiciones terribles que hubieran sacado de la pista al resto de los mortales'. Chip Schaefer, preparador físico que trabajó con los dos, define de esta manera la aproximación al juego de ambos: 'Kobe trata a su cuerpo como un coche deportivo europeo perfectamente reglado, mientras que Michael era menos disciplinado con su comportamiento y le agradaba satisfacer su gusto por los buenos puros y el vino excelente'. En esa línea abunda Sierra, que ve a Bryant como uno de los jugadores con mejor ética de trabajo en la NBA. 'Se lo ha currado siempre y la prueba es que su juego ha ido mejorando cada año'.

A sus 36 años, Kobe intenta regresar de una devastadora lesión en el tendón de Aquiles que le hizo perderse la práctica totalidad de la pasada campaña. Su dedo índice de la mano derecha, el más importante a la hora de ejecutar un lanzamiento, está como el de una persona de 83 años y tendrá dolores el resto de su vida desde que jugó con él roto el tramo final de la temporada 2010, en la que condujo a los Lakers al anillo. 'Habría que ver hasta qué punto está alargando su carrera para superar a Jordan en puntos, que ya lo ha conseguido, y en anillos, que parece más complicado', dice Sierra.

Hijo del jugador de la NBA Joe Bryant, la Mamba Negra pasó buena parte de su infancia en Italia, donde su padre terminó su carrera profesional. Bien dotado para todos los deportes, habla a la perfección el italiano y con fluidez el español, lo cual facilitó que trabara una gran relación con Pau Gasol. El Kobe Bryant niño creció en Italia viendo vídeos que le mandaban sus familiares de una NBA pujante de mediados y final de los ochenta en la que empezaba a brillar por encima de todas la figura de Michael Jordan, quien se convertiría en el leit-motiv de una carrera gloriosa.

Con trece años, Kobe regresó a Estados Unidos y empezó a destrozar los números del baloncesto escolar del área de Philadelphia. Entrando en la NBA directo desde el instituto, Jerry West, entonces mánager general de los Lakers, lo definió como el mayor talento que había visto a esa edad. Drafteado por los Hornets, se unió casi inmediatamente a los angelinos a cambio del pívot Vlade Divac. 'Era un principiante obstinado y testarudo. Estaba tan seguro de sus capacidades que era imposible señalarle un error y lograr que corrigiera su comportamiento', explica Jackson.

En su persecución de Jordan y su enfermiza búsqueda de ganar diez anillos, Kobe también ostenta el 'récord' de ser el jugador que más tiros ha fallado en la historia de la NBA, más de 13.500. 'Michael era más preciso, si bien las rachas de Bryant duran más', razona Jackson, que explica un déficit que el veinticuatro de los Lakers ha sido incapaz de corregir en 19 temporadas en la liga. 'Jordan era más propenso a dejar que el juego le llegara en lugar de forzar la mano, mientras que Kobe suele imponer la acción, sobre todo si el juego no sigue el desarrollo que quiere. Cuando falla un tiro, Kobe machaca implacablemente hasta que su suerte cambia. Por su parte, Michael volcaba su atención en defensa, en los pases o en los bloqueos para ayudar al equipo a ganar el encuentro'.Jordan era más carismático

Esta temporada, está promediando 25 puntos, 5 asistencias y 5 rebotes por noche en unos Lakers con una marca 8-16. Su porcentaje de aciertos está en 39%, 6 puntos menos que la media de su carrera. 'Los malos porcentajes se explican en gran parte por el poco talento que tiene alrededor y porque las defensas se centran casi con exclusividad en él', apunta Sierra.

En lo que sí ha mejorado Bryant con la edad es en la consideración de sus compañeros. En sus primeros años en la NBA, apenas establecía lazos con ellos. Después de los partidos como visitante, se retiraba al hotel a estudiar vídeos o hablar por teléfono con sus amigos del instituto. 'Michael era más carismático y gregario que Kobe. Le encantaba estar con sus compañeros de equipo y con el personal de seguridad jugando a las cartas, fumando cigarros o haciendo bromas', cuenta Jackson. El paso del tiempo terminó mostrando un Kobe más amigable y social. 'Su propensión a mantenerse apartado varió con el paso de los años. Dedicó más energía a conocer a los demás jugadores y durante la segunda serie de campeonatos se convirtió en el alma de la fiesta', relata el actual mánager general de los Knicks, que con todo sitúa en un estadio superior el liderazgo de Jordan. 'Era magistral a la hora de controlar el clima emocional del equipo con su mera presencia'.

En las últimas páginas de su carrera, Kobe superó en anotación al mito que convirtió en su objetivo, quedando inalcanzables en la lista de puntuadores Karl Malone y Kareem Abdul-Jabbar. 'No existe trampa más mortífera que la uno se tiende a sí mismo', dijo el escritor americano Raymond Chandler. Bryant ha prevalecido a la comparación que nunca quiso esquivar. 'Ha alcanzando una dimensión por sí mismo que le hace desmarcarse de la sombra de Jordan', razona Sierra. 'Ha tenido éxito a nivel individual, colectivo y comercial'.Michael Jordan (15 temporadas, Bulls y Wizars)Kobe Bryant (19 temporadas, Lakers)Puntos4º Historia3º HistoriaTítulos65MVP Finales62MVP Regular51Puntos por partido30.125.5% acierto49.7 %45.2 %Líder anotación10 temporadas2 temporadasAll-Star1416Oro Olímpico2 (1984, 1992)2 (2008, 2012)

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios