Barcelona World Race 2014, Aleix Gelabert: "Mi ilusión siempre ha sido dar la vuelta al mundo y lo voy a conseguir"

    • El tripulante español forma junto a Didac Costa el equipo One Planet One Ocean & Pharmaton. Competirán en la vuelta al mundo a vela sin escalas que comienza este 31 de diciembre.
    • Horas de gimnasio, preparación psicológica y conocimiento del barco. En él pasarán más de 100 días sin contacto directo alguno con el resto del mundo.
Aleis Gelabert y Didac Costa, One Planet One Ocean
Aleis Gelabert y Didac Costa, One Planet One Ocean
Twiiter: One Planet One Ocean - @aleix_didac

Quedan horas para que comience la Barcelona World Race, Aleix Gelabert y Didac Costa ultiman los detalles en su barco, el One Planet One Ocean & Pharmaton antes de la salida. Meses de trabajo que se escenifican en la playa de Barcelona ante cientos de personas, familiares y amigos. La regata se disputa cada cuatro años y comienza el 31 de diciembre. En la edición 2014-2015 participan ocho barcos, 16 tripulantes que son rivales en el agua pero amigos en tierra.

Aleix Gelabert es español y asegura que no ha sentido nervios en los días previos al inicio de la vuelta al mundo a vela sin escalas. Junto a Didac Costa, tardarán más de 100 días en completar la regata y regresar a Barcelona. Es la competición de mayor duración que ha afrontado, pero tiene experiencia en otras pruebas también muy exigentes como la Vuelta a España 2010 o la Regata Mare Nostrum en 2001 y 2003. Además, En la edición 2010-2011 formó parte del equipo de tierra del equipo GAES tripulado por Anna Corbella y Dee Caffari. "Estuvimos preparando el barco para que ellas dieran la vuelta al mundo, pero el sentimiento ahora es diferente", reconoce.

Para completar una regata tan exigente es imprescindible una buena preparación. Aleix comenzó a trabajar "desde el mes de febrero con Didac y el equipo de tierra empezó en mayo. Es un poco justo de tiempo, pero depende del presupuesto. Hay muchas cosas a probar porque es nuestra primera regata y tenemos muchas cosas por aprender. Pero mejor once meses que seis que han tenido tros equipos para preparase", cuenta el tripulante español.

"Estos últimos días han sido de mucho trabajo para que todo esté a punto en el barco. Los recambios, la ropa, la comida... que no falte nada". Durante todo la regata se alimentarán con comida liofilizada y deshidratada. Los alimentos tienen que pesar lo menos posible, por eso les quitan el agua antes de subirlos al barco. Gracias a una pequeña potabilizadora convertirán el agua dulce del mar en agua salada y la utilizarán para beber y cocinar. El gasto medio de cada tripulante es de siete litros diarios, una cantidad que tampoco pueden cargar en el barco para los más de tres meses de competición. "En la última semana también empezamos a estudiar la meteorología para la salida", añade.

Estamos preparando los menús para dar la vuelta al mundo. ¿Qué os parece? @BWR_2014#oneplanetoneoceanpharmatonpic.twitter.com/08yRtvLNJv— One Planet One Ocean (@aleix_didac) diciembre 3, 2014
El barco, su casa durante los próximos meses

Todos los equipos compiten en casi las misma condiciónes en cuanto a los barcos. Todos miden 60 pies, que son 18 metros y 28 centímetos de eslora, 4,5 metros de calado, 29 metros de altura del mástil sobre el nivel del mar y valen unos 2,5 millones de euros. Cada unos tiene su peso. "Nosotros cargaremos nueve o 10 mil kilos dependiendo del material. Pero la gran diferencia de peso es que cuanto más nuevos, más ligeros son los barcos por las modernas técnicas de construcción y el nuesto es más viejo". Cada kilo es una losa en el mar porque se traduce en pérdida de velocidad. La Barcelona World Race se disputa a bordo de los barcos IMOCA 60, diseñados para este tipo de navegación y que son lo suficientemente sólidos para resistir las duras condiciones meteorológicas de una vuelta al mundo. Llegan a alcanzar velocidades puntas de más de 25 nudos (46,3 kilómetros por hora).




Será la cuarta al mundo a vela para el barco del equipo One Planet One Ocean & Pharmaton. Ha completado dos Barcelona World Race y una Vendée Globe. "Ya se sabe el camino", ríe Aleix. Los que también se conocen son los dos encargados de guiar el barco. "Didac y yo nos conocemos de navegar en otras clases. Eramos competidores y nos enfrentábamos en solitario. Nos conocemos desde hace varios años y nos compenetramos bien". Pero la Barcelona World Race va más allá de la rivalidad, porque durante más de tres meses arriesgarán su vida en mitad del océano: "Tenemos relación con todos lo participantes. Somos rivales en el agua, pero en amigos en tierra. Sabemos que en el océano nos tenemos que ayudar. Si tenemos un problema tendrán que ayudarnos. Es una regata, es competición, pero no hay problemas entre nosotros".


Te interesa leer >>> Cali Sanmartí, tripulante en 2010: "Se vive al límite, descansas confiando en que tu compañero no va a fallar"


Cuerpo y mente, listos para la regata

El frío, la lluvia, el calor, la fuerza de las olas o la falta de descanso son algunos de los rivales más duros para los tripulantes. Para combatir todas las advesidades solo existe una palabra: trabajo. "Respeto mucho el mar, pero no le tengo miedo. La preparación te quita el miedo. Los miedos vienen por la falta de preparacion. No tenemos mucha experiencia de navegar al sur pero hemos probado en condicionas similares para ver como responde el barco. Estamos preparados para la salida desde hace unas semanas".

Aleix y Didac son fuertes mentalmente. No han necesitado la ayuda psicológica que les ha ofrecido el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat del Vallés. Han preferido "simular las condiciones y situaciones que nos vamos a encontrar en mitad del océano, porque creemos que la mejor fórmula para entrenar la mente es enfrenatarte a las mismas condiciones". El cuerpo también está preparado. "Vamos al gimnasio de lunes a viernes a las 7 de la mañana un par de horas para hacer trabajo específico". En las últimas semanas "pasamos más tiempo en el barco y nos reunimos con el equipo de tierra para que nada falle. Hemos realizado periodos de navegación largos, de 10 o 12 días para coger experiencia y conocer mejor el barco", relata el catalán. Este es el recorrido, 46.300 kilómetros de regata.


Una aportación a la oceanografía

One planet One Ocean ha sido el nombre elegido para el barco de la escudería de la FNOB porque será la primera vez que la navegación oceánica ofreza información a la oceanografía de cara a proteger el océano. "Vamos a realizar experimentos científicos a bordo", explica Aleix. "Vamos a colaborar con varias organizaciones para hacer expermimentos mientras vamos navegando por zonas remotas. Les interesa que recojamos muestras de tempertatura o salinidad. Por primera vez vamos a recoger microplásticos para saber la cantidad que hay en cada punto del océano. Son plásticos que solo se ven a través de un microscopio. Están en jabones o pastas de dientes que se quedan en el mar, los pequeños organismos se los comen, los peces grandes se comen a los pequeños y esto pueden afectar a las personas. Es un tema desconocido y para los científicos es muy importante que le demos la visión global del océano".

La vida de Aleix siempre ha ido ligada a la navegación, de ahí su especial interés en este proyecto científico y en proteger el oceáno. Recuerda que "desde niño navegaba y me fijaba en la gente que hacía regatas largas. La ilusión de mi vida siempre ha sido dar la vuelta al mundo y lo voy a conseguir. Desde que nací montaba en el barco de mis padres, estoy ante un gran reto".

Desde que era un chaval, Aleix aprendió a navegar en la escuela de vela, "mis mejores recuerdos los tengo en el mar". El trabajo y el esfuerzo se ven recompensados con esta gran oportunidad. Junto a Didac, son la cara visible de un proyecto en el que influyen muchas personas: "Nosotros vivimos de la regata, nuestros patrocinadores cubren los gastos. Hemos conseguido todo a través de la Fundación para la Navegación Oceanica de Barcelona. Han buscado los patrocinadores, nos han proporcionado el barco y nos han facilitado las cosas. Vivimos de esto, que no es fácil y cuesta mucho", asegura mientras reconoce su suerte. Ya está todo listo. ¡Qué comience la Barcelona World Race!



Mostrar comentarios