Carolina Marín: "Siempre soñé a lo grande, me enorgullece que se hable de bádminton gracias a mí"

    • La española se proclamó campeona del mundo y de Europa en una inolvidable 2014.
    • "Ha sido el mejor año de mi vida pero para 2015 tengo más retos", aclara a este periódico

Carolina Marín consigue un oro histórico en los Mundiales de bádminton
Carolina Marín consigue un oro histórico en los Mundiales de bádminton

Carolina Marín es un ejemplo de precocidad. Sus logros, ponen de manifiesto que las mujeres han mandado en un 2014 mágico para el deporte femenino. La onubense, a sus 21 años, conquistó el campeonato del Mundo y de Europa de bádminton, un deporte del que se habla en España gracias a un chica que mezcló flamenco y volante antes de ser una de las mejores deportistas de nuestro país.

¿Por qué una chica de Huelva se decide por el Bádminton?

Fue gracias a una amiga. Yo a los 8 años hacía flamenco y ella me dijo de ir al pabellón a jugar al bádminton, nunca lo había hecho. A partir de ahí me enganché y después ha venido todo. Al principio compaginaba las dos cosas pero finalmente, a los 12 años me decidí por este deporte y comencé a competir.

A los 14 años se marcha a la residencia Joaquín Blume en Madrid. ¿Fue una decisión difícil?

Fue una decisión muy dura. Era una niña de sólo 14 años y me marché a Madrid sin mi familia.

Su familia sufriría…

Fue muy complicado. Yo era una niña de 14 años y además soy hija única. Ellos cuando podían venían a verme pero no podían subir casi nunca por trabajo. No fue fácil.

¿Los éxitos han compensado ese sacrificio?

Por supuesto. Claro que han compensado. Estuvieron en el campeonato del mundo en Dinamarca y pude ganar. Ahora están muy orgullosos.

Ahora se habla de bádminton en España.

Sí. Me enorgullece que el Bádminton se haya dado a conocer gracias a mí y que la gente hable de este deporte en la calle.

Ahora todo el mundo quiere una entrevista o foto con Carolina.

Sí. En navidades estuve en mi tierra y la gente fue muy cariñosa conmigo. Antes igual no me saludaban y ahora quieren una foto. Y yo encantada. Cuando viajo por Asia es una pasada la reacción de la gente. Piden autógrafos, fotos…

¿No le agobia el halago?

Yo sólo tengo que estar centrada en los entrenamientos. Mientras este todo organizado no tengo problema. Es lo más importante para no agobiarme y estar tranquila.

Hasta hace poco se le reconocía más fuera de España que en su casa. ¿No pensó en marcharse?

Me marché y lo sigo haciendo pero sólo para entrenar. Hago sesiones de entrenamiento fuera que pueden durar una semana o un mes.

¿Le da para vivir el bádminton?

Tengo la beca ADO y las subvenciones del CSD a la federación que es la que me paga.

La carrera de un deportista es efímera. ¿Dijo adiós a los estudios?

No. Hice bachillerato y aprobé la selectividad. Me gustaría estudiar fisioterapia. Ahora mismo no puedo entrar en una carrera porque entreno tres veces al día.

¿Soñó alguna vez con campeonatos del mundo y europeos?

Claro. Desde pequeña he soñado a lo grande. Cuando llegué a la Blume siempre soñaba a lo grande con mi entrenador y este año ha caído el campeonato de Europa y del Mundo.

El mejor año de su vida.

Sí. Pero ahora se acaba y no pasa nada. Llegan nuevos años con nuevos objetivos.

¿Puede superarse?

Tengo que revalidar el título mundial y meterme entre las cinco primeras del ranking además de ganar más torneos.

Su mentalidad recuerda a la de Nadal.

Es mi ídolo. Imagina lo que sentí cuando me felicitó a través de las redes sociales.

Mostrar comentarios