Champions League, Real Madrid 3-0 Galatasaray: el Madrid, al cielo sin pasar por el infierno turco

    • El equipo de Mourinho fue muy superior desde el minuto uno hasta el 90 y dejó la eliminatoria sentenciada.
    • Lo más peligroso de los turcos fueron las bengalas de los aficionados.

El Real Madrid tiene pie y medio en las semifinales de la Champions League y no es casualidad, ya que desde que llegó Mourinho siempre lo ha conseguido. Ante el Galatasaray fue incluso más fácil de lo previsto y todo se puso de cara en los primeros minutos de partido con un gol de Cristiano. Por los turcos, lo más peligroso fueron las bengalas de los aficionados.

Como si el Bernabéu fuera un estadio de la Superliga turca, así se presentó el Galatasaray al partido. La diferencia es que enfrente no había un equipo turco, sino el Real Madrid. Y aquí juegan Cristiano, Ozil, Benzema, Di María y hasta Essien, que sentó en el banquillo a Arbeloa.

A Mourinho le gusta esperar el error del rival, equipo replegado, posesión para el Galatasaray y ocasiones para el Real Madrid. Los turcos hacían aguas por los laterales, especialmete por el derecho, ya que Eboue parecía no conocer a Cristiano, subía al ataque y tardaba un mundo en replegar en defensa.

Cristiano Ronaldo solo podía agradecer el regalo y a los 10 minutos adelantó a su equipo gracias a la magia de Ozil, que sacó la varita para dejar solo al portugués frente a Muslera. La deficinión exquisita, picada y al fondo de las redes.

El Galatasaray no desistió en su idea, jugadores al ataque intentando crear peligro y la mejor ocasión llegó en las botas de Eboue, en un disparo al que respondió Diego López en su única intervención de mérito de la noche.

Y entonces apareció Essien. ¿Quién dijo que no era capaz de centrar? El africano puso un balón dentro del área y ante otro regalo de Eboue, Benzema bajó el balón, miró, apuntó, definió y marcó mientras la defensa turca confiaba en su portero, que nada pudo hacer. Media hora de partido y eliminatoria sentenciada.

El árbitro se pudo ahorrar la segunda parte. Mourinho soñaba con este resultado antes del partido y Fatih Terim no quería recibir más goles. El turco reforzó la defensa con un jugador más y el Real Madrid adormeció el partido abusando del toque horizontal. A pesar de ello, la inexperiencia del Galatasary seguía permitiendo que los delanteros blancos disfrutaran de alguna ocasión más.

Higuaín entró por Benzema y solo tardó nueve minutos en aprovechar otro regalo turco. Xabi alonso colgó una falta lateral y el argentino remató como si fuera en un entrenamiento, al primer palo, con los pies en el suelo, sin nadie por delante...a placer y tres a cero.

Mourinho entonces ya estaba disfrutando, oportunidad perfecta para hacer su cambio preferido en los últimos partidos: Pepe al campo. El sustituido fue Di María, igual que Ozil, por el que entró Modric.

¿Qué fue de Yilmaz?

Lo mismo que de Drogba y Sneijder. Nada. Bueno, Yilmaz hizo algo más, porque encaró a Sergio Ramos, que le pisó y le hizo penalti, pero el colegiado le amonestó equivocadamente por tirarse. En el resto del partido apenas tocó un balón toco y Varane se lo robó como si estuviera jugando ante un juvenil, solo tuvo que presionarle tímidamente para que el delantero le regalara el balón

Drogba, a falta de ocasiones, se perdió en una pelea infructuosa con Sergio Ramos. Pataditas, empujones y algún cruce de palabras innecesario. Es una roca en el choque y puso garra mientras le duró la gasolina. Algo que ni siquiera hizo Sneijder, su partido se resume en un disparo que se marchó fuera.

Lo más peligroso de los turcos estuvo en las gradas. Unos 5.000 aficionados del Galatasaray en lo alto del estadio prendieron unas 10 bengalas, en un acto siempre reprochable. Otros miles de ellos se colaron infiltrados entre la afición madridista, que vendió sus abonos.

Y en la vuelta qué

Pues que ya está todo decidido. El Real Madrid y Mourinho ya piensan en las semifinales. Xabi Alonso y Sergio Ramos forzaron la amarilla que les acarrea suspensión y no estarán en Galatasaray.

El partido en Turquía no será un infierno porque el Real Madrid ya ha apagado las llamas en la ida. Por lo visto en el Bernabéu el partido no deberá suponer ningún riesgo para el Real Madrid.

Mostrar comentarios