Miércoles, 20.06.2018 - 02:21 h
El de Zidane ya es un equipo de leyenda

El Real Madrid, rey de Europa tras ganar su tercera Champions consecutiva (3-1)

El francés Zinedine Zidane consigue ser el primer técnico que logra vencer en tres ediciones consecutivas la Copa de Europa-Liga de Campeones.

Los jugadores del Real Madrid celebran la Champions (EFE / EPA / ROBERT GHEMENT)
Los jugadores del Real Madrid celebran la Champions (EFE / EPA / ROBERT GHEMENT)

El Real Madrid agrandó su leyenda este sábado en la Copa de Europa, competición que domina con puño de hierro, tras conquistar su tercer título consecutivo en la final ante el Liverpool, una hazaña que le convierte en el primer club en conseguirlo en el formato actual de la Liga de Campeones. Noche de luces, para Bale, que empezó el día en la penumbra y más lejos que cerca del Madrid y de pesadilla, para un portero, el del Liverpool, que nunca olvidará esta noche: Karius falló en dos de los tres goles del equipo blanco. Dos notas tristes fueron las lesiones de Salah, que hundió a un Liverpool dominador hasta entonces, y de Carvajal, que tiene el Mundial a las puertas.

Tras acabar con la maldición del campeón y convertirse en el primero que reeditar título tras conquistar las ediciones de 2016 y 2017, el conjunto madridista sumó su tercera 'Orejona' seguida. Superando a la Juventus italiana, que también jugó tres finales entre 1996 y 1998, aunque aquel equipo dirigido por Marcelo Lippi sólo levantó el trofeo en la primera ocasión ante el Ajax.

Los blancos derrotaron al Liverpool (3-1) en la final disputada en el Olímpico de Kiev gracias a los goles de Karim Benzema y Gareth Bale, que firmó un doblete.

La entrada en la final de Gareth Bale, con una chilena de ensueño en el primero de su dos tantos, impulsó la leyenda del rey de Europa, un Real Madrid que conquistó en Kiev su decimotercera 'Champions', ante un Liverpool que acusó la lesión de Salah y acabó siendo víctima de los errores de su portero.

Champion de chilenas

La Liga de Campeones de las chilenas. De la deseada de Cristiano Ronaldo en cuartos a la de Bale en la final. Un tanto de dibujos animados que decidió una gran final de Liga de Campeones. Del Real Madrid de Alfredo Di Stéfano al de Cristiano, que dejó un mensaje enigmático sobre su futuro en un Real Madrid que firmó un hecho inédito con tres títulos consecutivos, una hegemonía inalcanzable con la conquista de cuatro Ligas de Campeones de las cinco últimas.

Los grandes partidos son imprevisibles. Cualquier plan trazado cambia el rumbo por un detalle inesperado, como la lesión de Salah, un frenazo a la exhibición física del Liverpool, que salió a morir al césped. Once años sin una final invitaba a retar el reinado madridista en Europa a base de coraje. La presión asfixiante, velocidad con el balón y verticalidad, anularon de inicio todas las virtudes del Real Madrid.

El Liverpool mostró por qué se convirtió en el equipo más goleador de una edición de 'Champions'. Su presencia en la final estaba justificada con unos minutos de vértigo que finalizaron por el impacto psicológico de perder a su estrella. Ramos 'mordió' por un balón y en el choque con una roca el rival siempre tiende a salir malparado.

La caída de Salah, jugador revelación del año con 44 tantos, fue en tan mala postura que su hombro izquierdo quedó dañado. El partido de su vida había llegado al final. Su intento por volver acabó en un mar de lágrimas de impotencia.

Con su líder en la final el Liverpool fue una apisonadora. No dio ninguna opción a respirar al Real Madrid, incapaz de tener el balón, víctima sus jugadores de calidad de un sistema de ayudas del que era imposible salir. El inicio demoledor en lo físico exigía máxima concentración defensiva.

Instaló los nervios en la salida de balón madridista. Varane y Ramos achicaban agua como podían ante el juego directo inglés. Tapándose uno a otro con velocidad. Los laterales, arma clave ofensiva de Zidane, bastante tenían con mantenerse en pie ante la avalancha.

El Real Madrid pedía a gritos la aparición de Modric, de Isco, de uno de sus magos con criterio para pisar el balón y detener el tiempo. Desaparecían en ayudas defensivas, con Zidane desgañitándose para que sus jugadores adelantasen líneas.

El miura que dijo Ramos vestía de rojo. El campeón encerrado, un muro ante las oleadas tapando disparos y la figura de Keylor Navas emergiendo con una parada repleta de reflejos al disparo potente de Arnold.

Cristiano se desesperaba con gestos hacia sus compañeros para buscar una reacción, metido en una final en la que rebajó su protagonismo para aprovechar cualquier despiste. Lo tenía Firmino y el portugués avisaba con un disparo desde la derecha que se marchaba cerca del travesaño.

El punto de inflexión fue la lesión de Salah, un directo al mentón del Liverpool que perdía velocidad pero ganaba control con Lallana. Respiraba el Real Madrid que pasaba a adueñarse del balón, a encontrar la movilidad de Benzema, haciendo daño cayendo a bandas y asociándose en el inicio de un recital en su lectura de partido.

El plan de Zidane se alteró por una situación inesperada. Carvajal caía en la batalla. Una nueva lesión muscular que metía en la final al comodín Nacho, un seguro de vida. El balón se tiñó de blanco y la recta final del trepidante primer acto dejó un serio aviso del campeón. En cuanto apareció Isco, que puso un balón medido desde el costado derecho al vuelo de Cristiano. Su potente testarazo lo sacó con una mano salvadora abajo Karius, en su acción más brillante de una final que será su mayor pesadilla de por vida.

El rechace lo mandaba a la red Benzema en una acción anulada por el colegiado. El francés estaba metido como nunca en el partido, respondiendo a la confianza de Zidane, que apostó por él en el once pese a su bajo rendimiento en la temporada. A la hora de la verdad justificó su presencia. Con un doblete salvador en semifinales y una final para enmarcar. Cerró la primera parte con un balón medido a la incorporación de Nacho, que chutaba al lateral de la red, y un disparo lejano ajustado al poste. El preludio de lo que llegaría nada más arrancar la segunda parte, con Isco apareciendo ante un balón muerto para tocar el balón con mimo, picado, y verse frenado solo por el travesaño.

No hubo tiempo para las lamentaciones. Al espectáculo solo le faltaban los goles de dos equipos nacidos para atacar y Benzema encontró un nuevo regalo de un portero. Ante el Bayern en semifinales, con resbalón de Ulreich, y una concesión increíble de Karius en la final.

De un balón largo de Kroos que detuvo el portero nació el saque con la mano de puerta, la intuición de Karim para meter el pie y mandarlo a la red en uno de los tantos más absurdo de una final en el fútbol moderno. Ningún golpe tumbaría definitivamente a un Liverpool que firmó una 'Champions' inolvidable. Llegó a empatar el partido, resucitando la final cinco minutos después. A balón parado, con Lovren ganando el salto a Ramos y Mané atento para remachar a la red. Era el último guiño de orgullo de los 'reds'.

Isco se marchaba del campo a la hora de partido. Tras probar a Karius con un buen remate a centro de Nacho. Zidane sacrificaba su magia porque aceptaba el intercambio de golpes en el juego directo que le planteaba Klopp. Bale entraba en escena. Era su final.

El primer balón que tocó, al centro de derecha de Marcelo, se inventó una chilena de ensueño. En el aire, de zurda, golpeó el esférico con una parábola imparable. Un gol de dibujos animados que ensanchaba la leyenda europea del Real Madrid. El tanto soñado por cualquier en la tercera final marcando del galés.

Si era su último partido de blanco no pudo tener un mejor final. Los intentos a la desesperada del Liverpool murieron en un disparo lejano al poste de Mané. Cómodo con espacios los hombres de Zidane, sentenciaron. Casemiro regaló el gol a Cristiano, que perdonó lento en la definición. Salvaba Robertson poco antes de que Karius extendiese su noche negra. Un zurdazo lejano de Bale le dobló las manos y el balón besaba la red en el punto final a un gran espectáculo.

El Real Madrid y el Atlético de Madrid disputarán el próximo 15 de agosto el partido por la Supercopa de Europa en el Lilleküla Stadium de Tallin (Estonia), en calidad de campeones respectivos de la Liga de Campeones y de la Europa League del recién acabado curso 2017-18. La única nota discordante fue la de Cristiano y su enigmática frase: Fue bonito estar en el Real Madrid.

Ahora en portada

Comentarios