Lunes, 19.11.2018 - 04:58 h

Valverde, el todoterreno del ciclismo español

A partir de enero, el ciclismo volverá a disfrutar de Alejandro Valverde. Hasta su sanción, el murciano era un corredor capaz de ganar en cualquier terreno, dominando especialmente las carreras de un día.

Valverde, el todoterreno del ciclismo español

Le queda mes y medio para sentirse ciclista de nuevo y enfundarse oficialmente el maillot del Movistar. El ciclismo internacional contará desde entonces con una de sus máximas figuras, un hombre hecho para las 'clásicas', carreras de un día de enorme prestigio en Europa pero secundarias en España, donde prima el fervor hacia el Tour de Francia. Pero si por algo destacaba Alejandro Valverde era por su versatilidad.

Salvo en el pavés, esos adoquines a los que la mayor parte del pelotón nacional tiene alergia, Valverde puede brillar en cualquier terreno. Antes de la sanción en mayo de 2010 por su implicación en la Operación Puerto, su explosividad le permitía desenvolverse con soltura en las "cotas", subidas que rondan el kilómetro de longitud pero de gran pendiente, así como en las vueltas por etapas. En el palmarés del ciclista murciano está como logro más importante en este aspecto la Vuelta a España de 2009.

En esa carrera, demostró que también domina las bajadas. Samuel Sánchez se lanzó a toda velocidad en el Puerto de Navacerrada pero Valverde abortó su ataque. Con la cabeza pendiente de conquistar el "maillot oro", se olvidó de ganar etapas, algo que el murciano consigue con relativa facilidad gracias a una extraordinaria velocidad en los metros finales, que desde su juventud le granjeó el sobrenombre de 'Balaverde'.

El de Las Lumbreras es un ciclista de una regularidad notable, capaz de ganar durante todo el año. Su asignatura pendiente es, sin embargo, el Tour de Francia. Antes de su sanción, Valverde sacrificó su potencial en las 'clásicas' para preparar a conciencia la ronda gala. Pero la montaña francesa, larga y de porcentajes constantes generalmente, se le resiste. Las contrarrelojes largas tampoco se adaptan a sus características, no así los prólogos y las de media distancia, en las que el murciano cosechó buenos resultados.

Pero el mayor problema de Valverde radicará en la competición en sí. Después de casi un año y medio fuera de competición, la adaptación del español a las carreras debería ser lenta, como así lo indican otros precedentes de corredores sancionados –Basso o Vinokourov-, para los que la temporada del regreso fue casi de aclimatación. Eso es algo por lo que el murciano deberá pasar a partir del próximo mes de enero.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios