Sábado, 20.07.2019 - 18:27 h
Ganó por 3-0 a Albania

Cinco millones de espectadores vieron la clasificación de España para el Mundial

Thiago cogió el timón del equipo, mientras que las diabluras de Isco y Silva sembraban el pánico en la zaga albanesa.

Celebración del primer gol de España ante Albania
Los jugadores de la selección española de fútbol celebran el primer gol ante Albania, durante el partido de clasificación para el Mundial Rusia 2018/EFE

El España-Albania, que certificó la clasificación de la selección de Julen Lopetegui al Mundial de Rusia, fue espacio más visto del viernes, con casi 5 millones de espectadores y 33,2% en La 1.

El encuentro, que terminó con la victoria de España por 3-0, sumó 4.971.000 espectadores y logró a las 22:04 horas el minuto de oro del día con 5.901.000 espectadores y un 36% de cuota (datos oficiales de Kantar Media, incluidos los invitados).

En total, 10.337.000 personas vieron ayer en algún momento el partido que emitió en directo La 1.

El Previo del encuentro, que comenzó a las 20:24 hasta el inicio del partido a las 20:45, fue seguido por 1.791.000 con un 16,6%. Durante su emisión, en algún momento reunió a 3.740.000 espectadores.

La crónica del partido

A España le bastó con 45 minutos de brillante juego y goles ante Albania, a la que superó por 3-0, para llevarse la victoria y conseguir matemáticamente la clasificación para el Mundial de Rusia, tras el empate de Italia ante Macedonia.

El combinado de Julen Lopetegui desplegó un juego por momentos espectacular en el primer tiempo, aunque se relajó en el segundo, donde Albania, que plantó cara todo el partido, mereció al menos el premio de un gol.

Albania saltó con mucha personalidad al césped del Rico Pérez, buscando en los primeros minutos posesiones largas y presionando con fuerza la salida de balón del equipo español.

Pese al ímpetu de los albaneses, la calidad de los jugadores españoles hacía que cada aproximación al área rival llevara peligro. Thiago cogió el timón del equipo, mientras que las diabluras de Isco y Silva sembraban el pánico en la zaga albanesa.

Rodrigo, la sorprendente apuesta de Lopetegui como referente en punta, desperdició las dos primeras ocasiones claras de España, pero el valencianista se reivindicó en la tercera que tuvo, tras un control orientado con el pecho que remató sin dejar caer el balón marcando el 1-0.

El tanto desató la fantasía del juego español, con un Isco espectacular, y en apenas once minutos dejó el partido visto para sentencia.

El segundo gol llegó tras una preciosa jugada combinativa que fue una muestra perfecta del juego de España, que tras dieciocho toques, Isco aprovechó un pase interior de Koke para marcar.

Albania no se resignaba a su suerte y pudo recortar diferencias en un cabezazo al larguero de Llullaku, su jugador más incisivo, pero en la siguiente jugada llegó el mazazo definitivo para la selección que dirige Christian Panucci.

En pleno festival de juego español, una cabalgada llena de fuerza del debutante Odriozola, que estuvo soberbio en sus incorporaciones desde el lateral derecho, acabó con un centro al corazón del área de Albania, que Thiago cabeceó para subir el tercer gol al marcador cuando aún no se había cumplido la media hora de juego.

España levantó el pie del acelerador en el tramo final del primer tiempo, pese a lo cual la inercia ofensiva propició que tanto Rodrigo como Alba tuvieran opciones de aumentar más la renta de La Roja.

En la última acción del primer tiempo, un clamoroso error de Piqué, no fue aprovechado por Albania para haberse marchado al menos con un gol al descanso.

En la reanudación, España puso cerco al área albanesa pero la falta de acierto en el remate le privó de ampliar su goleada. Con el paso de los minutos, el doble cambio introducido por Panucci, comenzó a surtir efecto y por momentos fue Albania la que dominó y se acercó con cierto peligro a las inmediaciones de la portería de David De Gea.

La relajación de España envalentonó a Albania que no le perdió la cara pese a lo adverso del marcador. Sadiku cabeceó al palo en el minuto 70 y cinco minutos después fue De Gea quien evitó el gol, tras una doble ocasión clarísima de Latifi y de Sadiku, que de nuevo perdonó con todo a su favor.

La alegría en el tramo final del partido llegó desde Italia, después de que Macedonia lograra un empate que daba a España la clasificación matemática par el Mundial.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios