Colón y Ríos por fin saborean una Serie Mundial después de tantos años

  • Los Mets de Nueva York y los Reales de Kansas City tienen el honor de enfrentarse en la edición 111 de la Serie Mundial de béisbol, un hecho inédito entre dos equipos de expansión de la década de 1960, que además cuentan con dos veteranos debutantes con los estelares Bartolo Colón y Alex Ríos.

Los Mets llegan a esta instancia por primera vez desde el 2000 (cayeron ante los Yankees) y no ganan un 'Clásico de Otoño' desde 1986, mientras que los Reales arriban a este gran evento por segundo año consecutivo (cedieron el año pasado ante los Gigantes) y no levantan el trofeo desde 1985 (sobre los Cardenales).

Tanto uno como el otro equipo, además de conquistar el codiciado trofeo, también querría que uno de estos dos jugadores pudiera retirarse con un anillo después de tanto bregar.

Muchos astros del mejor béisbol del mundo, con una trayectoria digna de ser elegidos después del retiro al Salón de la Fama, se han tenido que ir sin saborear las mieles del triunfo a este nivel.

Colón lleva 17 años recorriendo diamantes en su carrera con los Indios de Cleveland, Medias Blancas de Chicago, Angelinos de Anaheim, Medias Rojas de Boston, Yankees de Nueva York y los Atléticos de Oakland, pero ahora llega por fin al máximo evento con los Mets.

Por su parte, el recorrido de Ríos no ha sido tan largo, pero también es bastante extenso con 11 años en la 'Gran Carpa' enfundado en uniformes de los Azulejos de Toronto, Rangers de Texas, Medias Blancas y ahora con los Reales, con quienes tiene la oportunidad de saborear las mieles de un Clásico de Otoño.

Es cierto que Colón llega a una Serie Mundial por primera vez pero sí había pisado un terreno en postemporada, mientras que el boricua, de 34 años, lo hace por primera vez, ya que sólo en el 2013 participó con los Rangers en el juego de comodines (muerte súbita) contra los Rays de Tampa Bay.

Ríos fue contratado para sustituir en el jardín derecho al japonés Nori Aoki por 11 millones de dólares para esta campaña, y los Reales le extendieron el convenio para el 2016 por 12,5 millones más, pese a una campaña 2015 algo complicada con las lesiones.

Empero, el puertorriqueño parece haberse recuperado y como noveno en el orden al bate se ha hecho sentir en estos playoffs al conectar para .368 con un bambinazo en la victoria sobre los Azulejos de Toronto en la serie de campeonato de la Liga Americana.

Su capacidad como profesional ha sido muy valorada por el mánager Ned Yots, quien había dicho durante la Serie de Campeonato frente a los Azulejos que "nunca dejó de esforzarse para estar en los playoffs y lo ha estado haciendo muy bien en su primera oportunidad".

Por su parte, Colón, un caballo de batalla de 42 años, tuvo 31 salidas por segundo año al hilo y finalizó la campaña del 2015 con balance de 14-13 y promedio de limpias de 4.16.

Empero, como el propio jugador dice: "Mentalmente me preparo de la mejor forma posible por lo que estoy preparado para lo que sea".

El rol de Colón en los playoffs ha sido de relevista largo y todo le ha salido muy bien con sus mañas, ya que ha permitido tres imparables y dos carreras en cinco y un tercio de entradas de apagafuegos, además de propinar seis ponches.

Su experiencia y profesionalidad le permiten al quisqueyano lucirse en cualquier terreno que lo pongan, ya que todos saben que también es un excelente consejero de las jóvenes figuras del equipo.

meh/prz

Mostrar comentarios