Copa Confederaciones: Brasil 3-0 España: las siete claves que explican el desastre de 'La Roja' en Maracaná

    • La selección española fue muy inferior desde el primer minuto, en el que marcó Brasil, hasta el último.
    • La intensidad que puso Brasil en el campo, unida al acierto en ataque de Neymar y Fred, hicieron que la diferencia en el campo y en el marcador fuera abismal.

Habrá que esperar un año para ver a España ganar en Maracaná. Brasil se queda con la Copa Confedraciones tras un partido brillante en el que superó a España del primer al último minuto. La 'canarinha' estuvo mucho más intensa gracias al apoyo de su afición y al mejor estado físico. Neymar y Fred, autores de los goles, hicieron el resto.Goles psicológicos: el partido estuvo marcado por el gol de Fred en el minuto 2 de juego. A partir de ahí todo se le puso de cara a la selección brasileña, que pudo esperar en su campo para salir al contraataque. Pedro falló la ocasión más clara de España en el minuto 44, Neymar marcó el 2-0 en el último minuto de la primera mitad y Fred marcó el 3-0 en el primer minuto de la segunda parte, justo cuando más daño hace al rival.El trabajo de Oscar, Paulinho y Luiz Gustavo evitó que España pudiera encontrar su juego en el centro del campo. Entre los tres cerraron las vías de escape a la selección tapando todas las opciones de pase.Neymar, Hulk y Fred: los tres delanteros completaron un partido casi perfecto en ataque. Siempre sabían cuando tocaba recibir el balón al pie y cuando era la hora de correr a la espada de los defensas españoles. Fred anotó dos goles, uno a pase de Hulk y otro a pase de Neymar, que también marcó y provocó la expulsión de Piqué.Presión alta: el equipo de Scolari salió desde el principio con las líneas muy adelantadas y en ningún momento dejó que el equipo español saliera desde atrás con el balón jugado. Casillas, Ramos y Piqué se vieron obligados en varias ocasiones a iniciar las jugadas mediante pelotazos que casi siempre terminaban en los pies de los brasileños.Brasil hizo 26 faltas por las 16 de España: cada vez que un jugador español recibía con ventaja o salía de la presión de algún rival, aparecía un brasileño para parar la acción. Uno de los jugadores más afectados por esa dureza fue Iniesta, que apenas podía dar más de cuatro o cinco pasos con el balón sin recibir un golpe.Estado físico: la selección española llegó muy tocada a la final tras el gran esfuerzo realizado en la semifinal ante Italia. Los brasileños 'volaban' en el terreno de juego, mientras los españoles se quedaron sin fuerzas antes de lo previsto para intentar la remontada.La afición de Maracaná estuvo de 10. Apoyó a sus jugadores en todo momento y puso su granito de arena para que el título se quedara en casa.

Mostrar comentarios