Cristiano, en crisis de juego, recupera su olfato goleador

  • Madrid.- Cristiano Ronaldo rompió su peor racha sin marcar goles en partidos oficiales (cuatro) con el Real Madrid con un tanto de penalti al Espanyol, que no exime al portugués del pobre nivel de juego que mostró un jugador de su gran categoría ante el conjunto catalán.

Cristiano, en crisis de juego, recupera su olfato goleador
Cristiano, en crisis de juego, recupera su olfato goleador

Madrid.- Cristiano Ronaldo rompió su peor racha sin marcar goles en partidos oficiales (cuatro) con el Real Madrid con un tanto de penalti al Espanyol, que no exime al portugués del pobre nivel de juego que mostró un jugador de su gran categoría ante el conjunto catalán.

El portugués se mostró muy participativo durante todo el encuentro. Tenía ganas de marcar, de olvidar una racha negativa inédita desde su llegada al Real Madrid. Nunca antes había tenido la pólvora tan seca. Fueron los hombres que dirige Mauricio Pochettino los que pagaron los platos rotos.

Pero no lo hizo de una forma brillante. Tuvo que ser de penalti. Él mismo se encargó de provocarlo lanzando una falta que se estrelló en la mano de Luis García, ubicado en la barrera. Agarró el balón, lo puso sobre la cal y lo mandó a la red. Como si de una maldición se tratara, el colegiado Clos Gómez prolongó su agonía obligándole a repetir la pena máxima. Tampoco falló. Por fin, en el minuto 26, calmó su ansiedad. Sonrió, como hacía mucho que no lo hacía, y dedicó su gol, chupándose el dedo gordo, a su hijo nacido tras el Mundial de Sudáfrica.

Las estadísticas del portugués en los primeros 45 minutos son relevantes. Tocó el balón en 34 ocasiones. Lo perdió en nueve, sólo recuperó uno, recibió tres faltas, hizo una y disparó, aparte del penalti, un tiro a puerta que golpeó en la barrera del Espanyol. Su tanto, desde el punto de penalti, maquilla unos datos que muestran interés del portugués pero poco acierto. Quería participar, mostrarse, exhibirse y acabar con un debate agrio.

Antes del choque ante el Espanyol, muchos opinaron sobre su crisis goleadora y también sobre su estado de ánimo. Cristiano parece enfadado con el mundo, e incluso a veces, consigo mismo. Por eso, después del partido ante el Ajax, donde falló infinidad de ocasiones, fue animado casi por todos sus compañeros.

Después, contra la Real Sociedad, no mejoró y continuó el debate. El director deportivo del Real Madrid, Jorge Valdano, echó un cable al portugués: "A Cristiano Ronaldo le sobra personalidad para afrontar las dificultades", dijo. Mourinho, después del partido ante Osasuna, se mostró seguro de que su compatriota iba a dar "espectáculo" en futuros encuentros.

Una acumulación de declaraciones, cuyas predicciones sólo se cumplieron a medias ante el Espanyol. Cristiano mejoró en la segunda parte, donde estuvo más activo de cara a la portería rival, aunque no tuvo suerte en los dos disparos que hizo. Kameni estuvo muy acertado y evitó el segundo gol del portugués. Además, contribuyó con la expulsión de Galán y asistió a Gonzalo Higuaín en su gol. Sin embargo, tardó mucho en felicitar a su compañero. Lo hizo el último. Parecía que esperaba que le dieran las gracias por el pase.

En la segunda parte, Ronaldo tocó 18 balones, perdió cuatro, recuperó tres, hizo dos disparos a portería, dos fuera, provocó una expulsión y dio una asistencia de gol. Mejoró sus datos respecto al primer acto. Pero no fue suficiente. Aunque se va reencontrando consigo mismo, aún le falta mostrar su mejor nivel. Por lo menos, Cristiano se ha reencontrado con el gol, una de sus obsesiones.

Mostrar comentarios