Sábado, 23.02.2019 - 04:51 h
Un torneo especial

Las curiosidades que deja hasta ahora el Mundial 2018: del VAR al 'juego limpio'

La aplicación del videoarbitraje y la clasificación por primera vez en la historia de una selección por  'juego limpio' han marcado la fase de grupo.

España
La Selección Española juega el domingo frente a Rusia. / EFE

Finalizada la fase de grupos, el Mundial de Rusia 2018 está dejando muchas curiosidades. Unas más previsibles, como el dominio actual del fútbol europeo, y otras más inesperadas. Ya sea por el bajo nivel de las favoritas, o por el buen tono de las selecciones con menos pedigrí, lo cierto es que este torneo mundialista está siendo de los más emocionantes que se recuerdan. Aquí repasamos algunos puntos destacables de esta fase de grupos.

El Mundial del VAR

Finalizada la fase de grupos del Mundial, el torneo pasará a la historia, además de por lo que pueda suceder en las eliminatorias, por ser el primer gran torneo internacional de selecciones en el que se implanta el videoarbitraje. Nunca ha sido el fútbol un deporte muy proclive a la tecnología, siempre más impermeable a los cambios que otras disciplinas como el tenis o el baloncesto. No obstante, el videoarbitraje ha sido aplaudido casi de forma unánime.

Jugadores y técnicos se han mostrado conformes con la forma de aplicar la nueva tecnología. El VAR, por ejemplo, ha provocado que se hayan señalado hasta 20 penaltis, superando todos los récords en este apartado. Hasta ahora, el mayor registro de penas máximas se había dado en las ediciones de 1990, 1998 y 2002 con 18. Eso sí, tras finalizar el torneo. A Rusia 2018 le quedan aún 15 partidos. De esos 20 penaltis, 18 se han convertido en gol. Al margen de ligeras protestas por parte de Irán o Marruecos, el videoarbitraje, por su eficacia y su reparto de justicia, ha llegado para quedarse.

Japón, primera selección en clasificarse por el juego limpio

El Mundial del VAR es también, desde el jueves, el del 'juego limpio'. La clasificación de Japón por haber tenido menos tarjetas amarillas que Senegal, tras estar empatados a goles y puntos, abre una nueva vía para que los equipos se piensen dos veces con qué actitud afrontar los partidos.

Fue en octubre de 2016 cuando se introdujo como uno de los criterios de clasificación,aprobándose la actualización del reglamento de la Copa del Mundo de Rusia 2018. Todos estaban advertidos. La igualdad del torneo ruso, sin ninguna selección muy por encima del resto, ha propiciado que se haya tenido que recurrir al penúltimo criterio de desempate (el último es sorteo puro y duro en las selecciones implicadas) para decidir a la clasificación de un país.

Un cuadro eminentemente europeo

Cuadro de eliminatorias.

La curiosa composición de los octavos de final ha hecho que el dibujo del cuadro de eliminatorias esté compuesto casi exclusivamente por selecciones europeas. Europa ha metido en la siguiente fase del Mundial hasta diez selecciones (Rusia pertenece a la UEFA). América mete a 5, mientras que Asia tendrá a Japón como única representante.

Se da la circunstancia además, de que, por la composición del cuadro, es muy probable que un combinado europeo llegue a la final. Por una parte del cuadro, en el que se encuentran Croacia, Rusia o España, 7 de las ocho selecciones son europeas, lo que da muchas posibilidades a Europa de tener un representante en la final. Por la otra parte del cuadro, la mitad de las selecciones, cuatro, son sudamericanas, tres son europeas y otra asiática Japón. Que se vuelva a repetir una final europea, como sucediera en 2006 y en 2010, o un nuevo duelo entre América y Europa, como en 2002 y 2014, es lo más probable.

África sin representación por primera vez desde 1982

Por primera vez desde 1982, ninguna selección africana estará en los octavos de final. Egipto, Marruecos y Túnez se quedaron sin opciones en la segunda jornada. Nigeria y Senegal, por su parte, pueden apelar a la mala suerte. Un gol en el último momento del argentino Marcos Rojo en el caso de las Super Águilas y el Juego Limpio en el de Los Leones del Teranga. Pero también pueden lamentar que no supiesen gestionar su ventaja en la última jornada.

No jugaron un mal torneo las selecciones africanas. Senegal ha sido una de las sensaciones de esta primera fase, Nigeria tuvo contra las cuerdas a Argentina durante muchos minutos y Marruecos disputó dos partidos más que notables ante Irán y Portugal, empatando incluso sin nada en juego ante España. La fortuna no ha acompañado al continente africano en Rusia.

La maldición del campeón

Como en 2002, 2010 y 2014, el campeón del torneo anterior se despidió en la fase de grupos. No tuvo dictado Alemania en este torneo, convirtiéndose en el cuarto campeón mundialista, de los últimos cinco, que no logra superar la primera fase tras alzar el trofeo. Tras caer ante México, y lograr el triunfo sobre la bocina ante Suecia, los alemanes se la jugaban en la última jornada ante una Corea prácticamente fuera del torneo.

Sin embargo, no fueron capaces de perforar la portería de los surcoreanos y Alemania deberá repensar su modelo para volver a hacerlo competitivo. La buena imagen de la Confederaciones el pasado año y el campeonato europeo sub-21, invitan al optimismo.

Ahora en Portada 

Comentarios