Dulce Navidad en rojo

  • Osasuna acaba el año 2011 en quinta posición en la Liga, un puesto que ni los más optimistas en el entorno 'rojillo' soñaban y que regala al sufrido aficionado osasunista una dulce Navidad en rojo.

Fermín Zariquiegui

Pamplona, 19 dic.- Osasuna acaba el año 2011 en quinta posición en la Liga, un puesto que ni los más optimistas en el entorno 'rojillo' soñaban y que regala al sufrido aficionado osasunista una dulce Navidad en rojo.

El equipo pamplonés levantó expectación e ilusión en pretemporada, pero en el seno del club eran cautos al recordar las bajas de muchos jugadores importantes de la pasada campaña y el siempre modesto presupuesto osasunista, de 29 millones de euros.

Sin hacer mucho ruido, el conjunto de José Luis Mendilibar ha ido obteniendo rédito a su trabajo para acabar firmando un final de año ilusionante con la mejor racha de la temporada: cinco jornadas sin perder en las que ha sumado 11 puntos.

Osasuna ha respondido al tópico de equipo fuerte en casa, donde permanece invicto esta temporada, y ha explotado el juego de estrategia, como ayer frente al Villarreal, para concluir el año en quinta posición.

Mendilibar no ofrece relevancia al puesto en la clasificación, sino a los puntos sumados en los dieciséis partidos disputados: 25, que dejan al equipo con una diferencia de 10 puntos sobre el descenso y muy bien encaminado para conseguir cuanto antes el objetivo prioritario del club: la permanencia.

No hay que olvidar que Osasuna se ha salvado del descenso tres veces en la última jornada en las últimas cuatro temporadas, por lo que la actual es la campaña más placentera e ilusionante desde la que le clasificó para la previa de la Liga de Campeones con Javier Aguirre en el banquillo en 2006.

Además, Osasuna avanzará, salvo catástrofe, a los octavos de final de la Copa del Rey, ya que el miércoles recibe al Almería con la ventaja del 1-3 conseguido en el partido de ida en el estadio de los Juegos Mediterráneos.

Del encuentro de ayer contra el Villarreal destacan tres nombres propios: el central asturiano Sergio Fernández, el delantero senegalés Ibrahima Balde y el lateral izquierdo navarro Eneko Satrústegui.

El canterano, que fue expulsado en sus dos primeros partidos en Primera en el Bernabéu y Cornellá-El Prat, fue de los mejores de Osasuna y ha arrebatado al internacional finlandés Jukka Raitala el puesto, en una demostración de la productividad de la cantera de Tajonar.

Sergio e Ibrahima fueron los goleadores 'rojillos' en la victoria ante el Villarreal tras remontar un marcador adverso.

El asturiano es el central más decisivo en los esquemas de Mendilibar y el delantero africano se ha convertido en la agradable sorpresa de la temporada al erigirse en máximo goleador (5 goles), a pesar de comenzar el curso como suplente y jugar en la banda.

Mostrar comentarios