El adiós de Burga, lo más ilusionante en 2015 para los aficionados peruanos

  • El adiós de Manuel Burga como presidente de la Federación Peruana de Fútbol (FPF) aparece como lo más ilusionante del inicio de 2015 para los aficionados a la selección de Perú, ya que también supuso la salida del seleccionador Pablo Bengoechea, incapaz de incitar optimismo entre los hinchas.

Fernando Gimeno

Lima, 1 ene.- El adiós de Manuel Burga como presidente de la Federación Peruana de Fútbol (FPF) aparece como lo más ilusionante del inicio de 2015 para los aficionados a la selección de Perú, ya que también supuso la salida del seleccionador Pablo Bengoechea, incapaz de incitar optimismo entre los hinchas.

Burga, que terminó su gestión con 90 % de desaprobación, según diversos sondeos, decidió no presentarse en diciembre a la segunda votación para elegir al nuevo presidente de la FPF, al recibir presiones del Gobierno para abandonar su cargo y por encontrarse bajo investigación de un presunto delito de lavado de activos.

El dirigente, que presidía la FPF desde 2002, aspiraba a ser reelegido por tercera vez, y anuló en octubre pasado la primera convocatoria de la votación después de que el comité electoral inhabilitara su candidatura, al considerar que infringía la ley peruana, que prohíbe la segunda reelección de cargos públicos.

Ya sin Burga como aspirante para el cargo, el presidente del Juan Áurich de Chiclayo, Edwin Oviedo, ganó la votación para presidir la FPF y de inmediato anunció en rueda de prensa su decisión de prescindir de Bengoechea como seleccionador nacional.

La decisión de Oviedo fue ampliamente aplaudida en el país, ya que la etapa del uruguayo se caracterizó por un juego gris y sin solidez para competir con buenas perspectivas en la próxima Copa América de 2015.

Desde que asumió en marzo la dirección técnica de Perú, Bengoechea tuvo que lidiar con la desilusión de los aficionados peruanos, quienes esperaban expectantes la llegada del técnico argentino Marcelo Bielsa.

Bielsa se decantó por dirigir al Olympique de Marsella francés y Bengoechea optó por continuar el estilo imprimido por su compatriota y predecesor en el cargo, Sergio Markarián, del que había sido su asistente técnico.

La misión de Bengoechea era iniciar un cambio generacional en la selección de Perú, con la inclusión de jugadores jóvenes, para preparar la participación del combinado peruano en la Copa América de Chile, donde defenderá el tercer puesto conseguido en la edición disputada en 2011 en Argentina.

El uruguayo dio entrada en la selección a prometedores futbolistas, pero también recurrió a veteranos como el delantero Paolo Guerrero, del Corinthians brasileño, para afrontar los partidos contra los rivales más fuertes, a los que fue incapaz de ganar.

En su etapa como seleccionador, Bengoechea ganó cinco amistosos contra equipos sobre los que ejerció un papel de favorito, pero perdió otros cuatro partidos en los que Perú no dio la talla ante selecciones similares o superiores a su nivel.

Bajo la dirección de Bengoechea, Perú ganó a Panamá (3-0), Irak (0-2), Catar (0-2), Guatemala (1-0) y Paraguay (2-1), pero perdió con Inglaterra (3-0), Suiza (2-0), Chile (3-0) y Paraguay (2-1).

La mejor noticia para la selección de Perú ha sido el progreso alcanzado durante 2014 por el defensa Alexander Callens, de la Real Sociedad española, y el centrocampista Carlos Ascues, de la Universidad San Martín de Porres.

Ahora, el primer gran reto de Oviedo es encontrar urgentemente un entrenador contrastado que mejore ostensiblemente el juego del combinado nacional en apenas seis meses, y así vuelva a prenderse la ilusión de los hinchas antes de la Copa América, en cuya primera ronda Perú se enfrentará con Brasil, Colombia y Venezuela.

Mostrar comentarios