Miércoles, 26.09.2018 - 03:46 h
Ha logrado los doce puntos en juego de la liga

El Barcelona se sobrepone a su habitual pesadilla en Anoeta y remonta el partido

El campeón gana por un gol a dos en San Sebastián gracias a los tantos de Suárez y Dembelé y a las paradas de Ter Stegen.

Partido Real Sociedad-Barcelona
El portero alemán del FC Barcelona, Ter Stegenen el estadio de Anoeta de San Sebastián. / Efe

El FC Barcelona se mantiene firme al frente de la tabla clasificatoria. Esta vez, gracias a los goles de Luis Suárez y, una vez más, Ousmane Dembélé en la segunda mitad, para remontar este sábado ante la Real Sociedad en Anoeta (1-2). Pero, sobre todo, fue el guardameta alemán Marc-André Ter Stegen quien se erigió en protagonista de última hora tras imponerse a los atacantes donostiarras en dos mano a mano.

Con tres nuevos puntos, los de Ernesto Valverde mantienen el pleno en la competición, aunque tuvieron que sufrir, como suele ser habitual cada vez que visitan San Sebastián. Así, se vieron obligados a reponerse a un tempranero gol de Elustondo, para el que tuvieron que recurrir a cambiar el esquema y devolver su lugar en la alineación tanto a Sergio Busquets como a Philippe Coutinho.

En un estadio de Anoeta remodelado, las pesadillas comenzaron siendo las de siempre. La "planificada" ausencia del once de Busquets, como desveló el segundo técnico Jon Aspiazu, evidenció desde el inicio los problemas en la salida de balón del cuadro azulgrana, pasivo y falto de fluidez. En cambio, el conjunto donostiarra, defendiendo en línea de cinco en las contadas ocasiones en las que los de Ernesto Valverde consiguieron aproximarse al área, armó su estrategia amparados en un altísimo nivel de presión que mantuvo durante los primeros 45 minutos.

Sólo se habían jugado 12 minutos cuando los de Asier Garitano consiguieron perforar la meta de Marc-André Ter Stegen en una acción a balón parado; Héctor Moreno y Sergi Roberto saltaron a por el esférico, que, tras tocar en el jugador culé, cayó muerto para que Aritz Elustondo rematase con la zurda al fondo de las mallas.

Piqué todavía tuvo que desbaratar, siete minutos más tarde, el segundo de la Real en un pase raso de Oyarzabal que despejó antes de que llegase a un bien posicionado Rubén Pardo, y antes de la media hora se adelantó a Juanmi para evitar otra ocasión peligrosa. Del central barcelonés fue también la mejor oportunidad de los azulgranas, en un cabezazo que se marchó por encima de la portería de Rulli.

Con ello y con Luis Suárez protestando un presunto penalti en los últimos minutos, el Barça se marchaba a vestuarios con los deberes por hacer. Ni el equipo funcionaba ni Messi, extremadamente marcado, aparecía. No tardó en rectificar Valverde, consciente de que en 45 minutos fueron incapaces de superar las dos líneas defensivas previstas por el cuadro 'txuri-urdin'.

Así, dio entrada a Coutinho por Semedo y Sergi Roberto retornó al lateral. Con ello y con la incorporación de Busquets en el minuto 57, el vigente campeón comenzó a carburar. Antes, Ter Stegen se lució al imponerse en el uno contra uno tanto en dos acciones con Theo Hernández y con Juanmi en minutos sucesivos. Entonces, apareció Suárez.

Tras un saque de falta, Piqué remató de cabeza al segundo palo y Rulli frenó la ocasión, pero en la continuación de la jugada y tras una pugna por alto entre Dembélé y el meta argentino, la pelota llegó a las botas del uruguayo, que equilibró la contienda (min.63). Sólo tres minutos después, un error en la salida del portero local lo aprovechó Dembélé para rematar a puerta vacía.

Todavía hubo tiempo para Suárez estuviese a punto de sacar partido de un mal despeje de Theo, y de que Juanmi, en el minuto 87 y tras un fantástico pase de Mikel Merino, cabecease fuera cuando lo tenía todo para empatar.

De esta manera, el FC Barcelona se mantiene líder invicto con su cuarta victoria en otros tantos partidos, todo en un campo maldito y antes de afrontar su estreno, este martes, en la Liga de Campeones recibiendo al PSV Eindhoven.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios