El Bizkaia vio cortada en Valencia su racha de cuatro victorias seguidas

  • Bilbao.- El Bizkaia Bilbao Basket ha visto cortada en la última jornada en Valencia la racha de cuatro triunfos consecutivos que le había llevado, primero, a la Copa del Rey y, después, a la parte alta de la tabla clasificatoria.

El Bizkaia vio cortada en Valencia su racha de cuatro victorias seguidas
El Bizkaia vio cortada en Valencia su racha de cuatro victorias seguidas

Bilbao.- El Bizkaia Bilbao Basket ha visto cortada en la última jornada en Valencia la racha de cuatro triunfos consecutivos que le había llevado, primero, a la Copa del Rey y, después, a la parte alta de la tabla clasificatoria.

La clara derrota en la Fuente de San Luis (68-54), con la que ha perdido la ventaja en la diferencia de puntos particular y general con el Power Electronics, le ha costado al equipo de negro una plaza en la tabla, precisamente la que ha ganado el conjunto taronja.

No obstante, el equipo bilbaíno mantiene intacta la distancia de dos triunfos sobre la novena plaza, la primera que se queda sin premio europeo, el gran objetivo de los de Fotis Katsikaris -ahora sextos- para el presente curso.

En Valencia, el Bizkaia pareció querer darse un respiro de la enorme exigencia a la que se había visto sometido semanas anteriores para entrar en la Copa, la primera de sus aspiraciones de calado esta temporada.

El conjunto vasco pareció como falto de la tensión necesaria para acometer un choque ante un rival en estado de gracia desde la llegada a su banquillo de Svetislav Pesic.

La cantidad y la gravedad de los errores cometidos durante el segundo cuarto, que Katsikaris calificó como propios "de juveniles", fueron claro ejemplo de que el Bizkaia no se había tomado el partido con la misma mentalidad y disposición que los anteriores.

Choques como los que le midieron a Estudiantes, Menorca y Cajasol, el esprint final de la primera vuelta con tres triunfos seguidos que le dio una plaza para la Copa del Rey de dentro de semana y media en Madrid. O la visita del Manresa, que casi estaba obligado a ganar para fortalecerse en el arranque de la segunda vuelta, que se le presume más que complicada. En ella el Bizkaia deberá jugar fuera de casa 10 de los 16 partidos que quedan por disputarse de la temporada regular.

Incluso con anterioridad había ganado al Caja Laboral y se había quedado a un triple sobre la bocina -dio en el aro- de imponerse al Barcelona en una carrera hacia la Copa que le habían dificultado lo suyo un par derrotas en Bilbao, contra Gran Canaria y Joventut, mediada la primera vuelta.

Así, la salida a Valencia se le presentaba al Bizkaia sin las urgencias de unos meses en los que no acababa de meterse de lleno en las posiciones que quería y mantenía ciertas dudas sobre el proyecto con las mayores aspiraciones de la historia de la entidad.

Quizás por ello el equipo echase pronto por la borda en La Fonteta incluso la posibilidad de pelear por la victoria, un ansia que, no obstante, debe recuperar rápido ante lo exigente de un calendario que, además de una segunda vuelta de aúpa, le depara de inmediato una visita a la Caja Mágica y la disputa de la Copa del Rey.

Mostrar comentarios