Lunes, 30.03.2020 - 12:50 h
A la final contra el Unicaja

El Madrid destroza al Valencia y se mete en su séptima final seguida de la Copa

Los blancos no dan ninguna opción al Valencia, que venía de eliminar al Barcelona en cuartos, y volverán a luchar por el título. 

El Real Madrid de baloncesto jugará la final de la Copa del Rey
El Real Madrid de baloncesto jugará la final de la Copa del Rey / EP

El Real Madrid no ha dado ninguna opción desde el primer segundo del encuentro y se ha clasificado este sábado para su séptima final consecutiva en la Copa del Rey tras destrozar al Valencia Basket en el Martín Carpena (91-68). Una vez más, Pablo Laso no falla con una cita especial para los blancos año tras año. En la final, el Madrid se enfrentará al Unicaja, el anfitrión del torneo, que también derrotó a un Andorra que no opuso resistencia. 

Después de cuatro duelos de cuartos de final plagados de emoción, las semifinales dejaron la primera paliza del torneo, muy inesperada en la que medida que el Valencia Basket venía de eliminar al Barça con una actuación muy seria. Su segundo título de Copa deberá seguir esperando en este siglo XXI.

El principal culpable fue Campazzo, hiperactivo en cada rincón de la cancha para completar una estadística sensacional: 15 puntos, 9 asistencias, 7 robos y 31 de valoración en menos de 23 minutos de juego. No le fue a la zaga Tavares con 9 puntos, 10 rebotes, 3 tapones, 21 de valoración y la intimidación habitual que no reflejan los números, pero que el rival siempre siente como sal sobre la herida.

La puesta en escena del Real Madrid fue demoledora, un 9-0 en menos de tres minutos con dos referencias tan claras como poco sorprendentes: Tavares en defensa y Campazzo en todas partes, el particular dúo sacapuntas del equipo blanco, asfixiante para cualquier rival cuando sale a morder desde el principio.

La primera vez que pisó el banquillo, al poco de empezar el segundo cuarto, el argentino llevaba 5 robos y 16 de valoración. Se marchó a descansar con el trabajo cumplido: su equipo en clara ventaja (28-13, min.12) y un rival maniatado que se quedó en 20 tantos al descanso. Cuando le siguió Tavares, el Real Madrid se tiró más de seis minutos sin anotar.

Pero poco importó esa sequía porque el Valencia Basket tampoco encontraba respuestas en el perímetro y tardó 10 intentos en anotar su primer triple, según relata Ep. Bojan Dubljevic anotó su primera canasta en el minuto 15 y si al partido le quedaba algo de vida al descanso (34-20) era porque el Real Madrid tampoco estaba fino en el tiro, sobre todo Rudy Fernández y Sergio Llull con un 0/9 entre los dos. A los de Pablo Laso les bastaba con abrumar en el rebote (40-26 al final) a un rival apocado y confuso.

La duda tras el descanso era saber si el Valencia Basket tenía argumentos y gasolina para soñar con la remontada y la respuesta fue clara: no. Campazzo volvió a pegar el toque de corneta, dirigiendo una manada aún más hambrienta al olor de la sangre. El partido quedó sentenciado antes del último cuarto (62-37, min.27) y la única incógnita ya era la magnitud de la tunda.

Con un triple de Llull se llegó a la máxima de 30 (83-53, min.35). Solo en este momento se relajó el Real Madrid y dosificó jugadores pensando en la final, todo un lujo en un torneo tan exigente. Así debutaron en esta Copa Nicolás Laprovittola y Felipe Reyes, que se convirtió en el jugador con más victorias en la historia de la competición (34) superando a Juan Carlos Navarro.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING