El 'tridente' del toque desata el mejor fútbol madridista

  • Un centro del campo formado por Xabi Alonso, el croata Luka Modric e Isco Alarcón, que juntó por primera vez Carlo Ancelotti en el Real Madrid ante el Real Valladolid, desató el mejor fútbol madridista de la temporada, un juego de toque y vertical como deseaba el técnico italiano a su llegada.

Roberto Morales

Madrid, 30 nov.- Un centro del campo formado por Xabi Alonso, el croata Luka Modric e Isco Alarcón, que juntó por primera vez Carlo Ancelotti en el Real Madrid ante el Real Valladolid, desató el mejor fútbol madridista de la temporada, un juego de toque y vertical como deseaba el técnico italiano a su llegada.

Nunca una lesión es bienvenida y seguramente en partidos ante rivales directos que deciden títulos le añorarán, pero de momento la grave lesión del alemán Sami Khedira ha provocado una evolución del juego madridista por un cambio de sistema y de perfil de jugadores en la 'sala de máquinas'.

No hay en la plantilla madridista una opción más atrevida en el centro del campo que la que jugó ante el Real Valladolid, formada por tres futbolistas con buen gusto por el toque, que aseguran la posesión y el pase al pie, que desatan un fútbol preciosista que coge velocidad en las bandas con Gareth Bale y hoy Di María, por las molestias de Cristiano Ronaldo.

Doce centros del campo diferentes había probado Ancelotti hasta que ha dado con la tecla del buen fútbol. Cierto que lo hizo jugando de local y ante un rival de otra Liga como el Real Valladolid, y que en sus otros intentos los resultados nunca fueran positivos.

La figura de Khedira era imprescindible. Los días que tuvo descanso el alemán y Ancelotti dio paso a una apuesta más ambiciosa lo hizo curiosamente siempre a domicilio. En Granada, en la segunda jornada liguera, para ganar sin brillo con Isco retrasando su posición al medio centro junto a Modric y el alemán Mesut Özil que aún no había sido traspasado al Arsenal.

En Villarreal, en la cuarta fecha, el técnico madridista también renunció a la figura de un centrocampista destructivo apostando por Asier Illarramendi con Modric e Isco. El Real Madrid sufrió y acabó empatando a dos tantos.

Hasta la duodécima jornada, de nuevo a domicilio y en Vallecas, en el centro del campo no se repitió una situación similar. Jugaron Xabi Alonso, ya recuperado de su fractura en un dedo del pie, junto a Modric y Di María en una nueva posición a la que no se acopló. Triunfo sufrido y con un bajón desde que fue sustituido en el descanso el centrocampista vasco (2-3).

La afición madridista no estaba acostumbrada en los últimos tiempos a ver dibujos tácticos con jugadores de un perfil tan ofensivo, que responde fielmente a su historia. Con José Mourinho, en sus tres temporadas, era impensable un once como el que diseñó Ancelotti, que sin Khedira ha pasado a un 4-2-3-1 que rehabilita a Isco y le permite juntar a los mejores.

El Real Madrid voló en el Santiago Bernabéu para cerrar un mes de noviembre perfecto en Liga, con cuatro victorias, y acechar a Atlético de Madrid y Barcelona a la espera del fallo. Ellos no lo hacen desde la visita al Camp Nou. Cinco jornadas enlazando triunfos. 23 goles a favor y seis en contra, con Diego López más feliz tras dejar por primera vez en la temporada su portería a cero en dos partidos consecutivos (Almería y Real Valladolid).

Sin Cristiano Ronaldo un jugador ha asumido el liderazgo. Es el galés Gareth Bale, que hoy firmó un triplete y ya lleva nueve tantos desde que viste de blanco y seis asistencias. Dejó una de gran belleza, con un pase cruzado, templado y plano a la testa de Karim Benzema, que también extiende su buen momento tras marcar en las cinco últimas jornadas que ha disputado.

A la cara más goleadora del Real Madrid no le ha afectado la ausencia de su principal referente: Cristiano. Desde la molestia muscular que sintió en Almería, sin él en el campo sus compañeros hicieron cuatro goles, otros cuatro al Galatasaray turco en Liga de Campeones y cuatro al Real Valladolid. Doce tantos en 207 minutos. Ancelotti ha encontrado el camino del buen fútbol.

Mostrar comentarios