El Villarreal refuerza la presencia argentina con Alejandro Martinuccio

  • real (Castellón), 3 feb.- La llegada al Villarreal del argentino Alejandro Martinuccio contribuirá a incrementar la influencia histórica del fútbol de aquel país en el Villarreal, club en el que han jugado, entre otros, Juan Román Riquelme, Martín Palermo, Rodolfo Arruabarrena o Diego Cagna.

Vila-real (Castellón), 3 feb.- La llegada al Villarreal del argentino Alejandro Martinuccio contribuirá a incrementar la influencia histórica del fútbol de aquel país en el Villarreal, club en el que han jugado, entre otros, Juan Román Riquelme, Martín Palermo, Rodolfo Arruabarrena o Diego Cagna.

Martinuccio, delantero de 24 años, llega en calidad de cedido por el Fluminense brasileño y cuenta con pasaporte comunitario, por lo que no ocupa plaza de extranjero. Ha disputado catorce partidos con su actual club, en los que ha conseguido un gol.

Con la incorporación de Martinuccio serán cinco los futbolistas argentinos que estén a las órdenes del técnico José Francisco Molina ya que hasta ahora disponía del delantero Marco Ruben; los defensas Gonzalo Rodríguez y Mateo Musacchio y el centrocampista Gonzalo Castellani, recién ascendido al primer equipo desde el filial.

Además, el Villarreal B que dirige Julio Velázquez han llegado en este mercado invernal jugadores jóvenes como Fernando Barrientos o Esteban Orfano, procedentes de Lanús y Boca Juniors respectivamente.

La estrecha vinculación entre el Villarreal y el fútbol argentino no es un asunto reciente, sino que viene de hace más de una década, ya que empezó a fraguarse en el mismo momento en el que el equipo español ascendió a Primera División en la temporada 98-99.

El primero de esta lista de jugadores fue el delantero Walter Gaitán que llegó procedente de Rosario Central. Debutó en febrero de 1999 y no tuvo demasiada suerte. En dieciséis encuentros de Liga no fue capaz de estrenar su casillero anotador y descendió a Segunda División con el equipo.

El consejo de administración del club que preside desde entonces Fernando Roig no se dejó influir por esta experiencia y realizó una fuerte apuesta por jugadores llegados del fútbol argentino cuando el equipo regresó a Primera División en el año 2000.

Ese fue el momento en el que empezaron a desembarcar algunas de las principales estrellas de Boca Juniors del momento - Rodolfo Arruabarrena, Diego Cagna, Martín Palermo o Juan Román Riquelme - mezclados con otros fichajes que no cuajaron tanto en el Villarreal.

Ese fue el caso de algunos futbolistas con una gran trayectoria en el fútbol argentino y en el de otros países, pero que no vivieron su mejor momento en club presidido por Roig, tal y como ocurrió con Gustavo Barros Schelotto, Sebastián Battaglia, Lucho Figueroa o Bruno Marioni.

Desde entonces, la presencia argentina se ha convertido en un constante goteo de jugadores y es que en diferentes etapas han pasado por el club desde porteros como Sergio Barbosa a defensas de la talla de Fabricio Coloccini, Fabricio Fuentes y Juan Pablo Sorín.

Además también han jugado en este club centrocampistas como Alejandro Somoza y Ariel Ibagaza o atacantes como Damián Escudero y Juan Antonio Pizzi, por lo que el Villarreal no sólo ha contado con jugadores argentinos de buen nivel, sino que muchos de ellos han sido internacionales y algunos mundialistas.

Fruto de esta especial relación, el club firmó incluso un convenio de colaboración en 2008 con River Plate, por unos nueve millones de euros, por el que se aseguraba el cincuenta por ciento de los derechos de hasta siete jugadores hasta agosto de 2009.

Además, se negociaron intercambios técnicos, colaboración en fútbol base o cuestiones de mercadotecnia y comercialización en el entorno futbolístico.

Mostrar comentarios