Viernes, 22.03.2019 - 22:23 h
Más de 50 años trabajando en el club

Emocionante homenaje del Real Madrid a Herrerín, su antiguo delegado de campo

Fue la persona clave el 1 de abril de 1998, cuando los aficionados del fondo sur derribaron la portería en el partido contra el Borussia Dortmund.

Los capitanes del Real Madrid Marcelo Vieira (i) y Sergio Ramos (d), durante el homenaje que han hecho al delegado campo Agustín Herrerín (c), antes del partido contra el Levante de la 9ª jornada de La Liga entre el Real Madrid y el Levante en el Estadio
Los capitanes del Real Madrid Marcelo Vieira (i) y Sergio Ramos (d), durante el homenaje que han hecho al delegado campo Agustín Herrerín (c). EFE

Antes de que comenzara el partido de Liga contra el Levante, el Santiago Bernabéu guardó un minuto de silencio en memoria de Fernando Rodríguez Serena, que falleció el pasado lunes. Serena fue el autor del gol de la victoria en la final de la Sexta , se formó en las categorías inferiores y jugó en la primera plantilla entre 1963 y 1968. Disputó 86 partidos oficiales como madridista y conquistó 1 Copa de Europa y 4 Ligas.

Pero hubo otro momento emocionante cuando se rindió homenaje a Agustín Herrerín, antiguo delegado de campo del Real Madrid, al que adoran en el club blanco, en el que lleva trabajando cerca de 50 años, los últimos 20 como delegado de campo.

El larguero roto

Estamos ante uno de los héroes en la sombra del Real Madrid. Fue la persona clave en aquella eliminatoria, del 1 de abril de 1998, cuando los aficionados del fondo sur derribaron la portería en el partido de la Champions contra el Borussia Dortmund. No había una portería de respuesta en el estadio y se marchó hasta la Ciudad Deportiva, a más de dos kilómetros, donde tuvo que saltar la tapia, a sus 63 años, porque la puerta estaba cerrada.

Luego tuvo que convencer a un camionero para que la transportara hasta el Bernabéu y, gracias a él, se pudo jugar el partido. Un choque decisivo y que acabó con aquella final en la que se logró la Séptima. Es un talismán.

Le quieren todos los jugadores que pasan por el Bernabeú. El 12 de diciembre de 2011 tuvo otro día inolvidable. Acababa de fallecer su esposa y se jugó un Real Madrid-Barcelona. Cuando finalizó el partido se le acercó Carles Puyol, el capitán azulgrana, y se abrazó a él para transmitirle todo su apoyo. No olvida este gesto. Tampoco el del portugués Ronaldo, que en 2016 quiso tener un detalle con él, y le puso en los brazos el balón de oro que acaba de ganar y mostraba a la afición.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios