Miércoles, 18.07.2018 - 14:13 h
Más cerca de octavos

El empate en el debut siempre ha sido una garantía de clasificación para la Roja

Superó la primera fase tras cosechar un empate en la primera jornada en 1982, 1990 y 1994. Solo ha ganado en cuatro de sus 15 debuts.

Fotografía De Gea Portugal-España
 De Gea , el menos afortunado en el debut / EFE

El empate en el debut de un Mundial, un marcador que ya cosechó España en tres de sus catorce torneos intercontinentales anteriores, siempre fue una garantía de clasificación para la siguiente ronda para la selección española, que superó la primera fase de esa forma en 1982, 1990 y 1994.

España, que sólo ha ganado en cuatro de sus quince estrenos en esta competición, niveló a tres con Portugal en el encuentro de este viernes en el estadio Fisht de Sochi, en un grupo que comenzó con el triunfo de Irán sobre Marruecos por 0-1, y encarará las dos jornadas restantes en una situación que le favoreció en sus tres precedentes.

La última vez en Estados Unidos 1994. Entonces, en el Cotton Bowl de Dallas, España comenzó el torneo con un 2-2 contra Corea del Sur, con goles de Julio Salinas y Jon Andoni Goikoetxea igualados después, en los cinco minutos finales, por su rival, mientras que en el otro choque Alemania se impuso a Bolivia por 1-0 para asumir el liderato.

La segunda jornada cruzó a España con el conjunto germano, también con equilibrio en el marcador, con un nuevo tanto de Goikoetxea y el empate de Jurgen Klinsmann (1-1), y la tercera supuso el primer triunfo de la 'Roja', un 1-3 a Bolivia que no le bastó para ser primera del cuarteto, pero sí para pasar como segunda. Su aventura en el torneo terminó en cuartos ante Italia.

Una edición antes, en Italia 1990, también arrancó con un punto, con un empate sin goles frente a Uruguay en Udine, al que luego le siguieron una victoria contra Corea del Sur (1-3) y otra contra Bélgica (2-1) para finalizar al frente del grupo. Su competición terminó una ronda más tarde, en octavos, contra Yugoslavia (2-1).

En España 1982 también superó la primera fase desde un empate en la primera jornada, en Valencia contra Honduras (1-1), gracias a un penalti transformado por Roberto López Ufarte. Después, en el mismo escenario, ganó 2-1 a Yugoslavia y perdió con Irlanda del Norte (1-0). Avanzó a la segunda fase, en la que fue eliminado con una derrota contra Alemania y con un empate contra Inglaterra.

El empate en el debut siempre ha sido una garantía de clasificación para la Roja

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios