Sábado, 04.04.2020 - 05:12 h
Se enfrentará a Argentina en la final

España gana a Australia en un partido histórico tras dos prórrogas de infarto

Fueron necesarios dos tiempos de extra para que los de Scariolo pudieran pasar de nuevo a la final de un Mundial de baloncesto, 13 años después.

Marc Gasol pelea una posesión con Aron Baynes. / EFE
Marc Gasol pelea una posesión con Aron Baynes. / EFE

Trece años después del Mundial de Japón de 2006, España volverá a disputar una final de un Mundial de baloncesto. La selección logró imponerse a Australia por 95-88 en una semifinal de infarto en la que tras un último cuarto soberbio de España, vino seguido de dos prórrogas. En ella, Los de Scariolo tuvieron que pelear hasta el último instante en ataque y defensa para vencer en una disputadísima semifinal. En la final ya espera la Argentina que lidera el veterano Luis Scola.

Inaccesibles al desaliento y el cuestionable arbitraje en la segunda prórroga, el conjunto español, se hizo con una entrada para la final. Dos triples de Llull casi consecutivos en la segunda prórroga a falta de dos minutos le granjearon a España un ligero colchón con el que afrontar el resto del encuentro.

La selección en su conjunto firmó un partido notable, sobre todo el primer y último cuarto y en las prórrogas. A lo largo del tercer cuarto, los de Scariolo parecían tener problemas para seguir el ritmo que imponía la selección australiana. Tres jugadores del conjunto de Scariolo acabaron el encuentro con más de 35 minutos en pista (Marc Gasol, Sergio Llull, Ricky Rubio, Victor Claver y Rudy Fernández).

España se mostró sólida en defensa a lo largo de casi todo el encuentro, salvando algunos tramos del partido. Marc Gasol, uno de los hombres de la semifinal, fue de menos a más. Los números del hermano mediano de los Gasol se elevaron hasta los 33 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias. Empezó algo discreto en los primeros cuartos del partido, pero, conforme se acercaba el final del encuentro, el pívot de los Toronto Raptors tiró de veteranía y firmó una serie de buenas actuaciones en defensa y ataque, con varias canastas, que permitieron a España seguir luchando.

Otro de los protagonistas del partido fue Ricky Rubio. El base de los Phoenix Suns y máximo asistente de la historia de los mundiales, logró un doble-doble con 19 puntos y 12 asistencias, además de atrapar 7 rebotes. El de El Masnou volvió a demostrar el gran nivel de juego que tiene ahora mismo y que ha desplegado a lo largo del Mundial de Baloncesto de China.

Sergio Lull fue otro de los responsables de que España se haya plantado en la final de Pekín. Con 17 puntos, 6 asistencias y 2 rebotes, el jugador del Real Madrid despuntó sobre todo el momentos decisivos del partido. Tuvo varios de sus ya famosos triples (uno sobre la bocina del primer cuarto y dos en la prórroga) que permitieron a España ampliar la ventaja sobre Australia en la segunda prórroga.

En la final estará Argentina, que se ha impuesto a Francia por 80-66 en un partido muy destacado de Luis Scola. El veterano jugador argentino, que en la actualidad está sin equipo, se puso al frente de un equipo que logró pasar por encima del equipo francés. Una victoria a la que también contribuyó la gran actuación del madridista Facundo Campazzo. España y Argentina se enfrentarán en la final de un Mundial tras verse en las semifinales de hace 13 años, cuando el equipo que entrenaba entonces Pepu Hernández se impuso por un solo punto tras un fallo argentino en el último segundo.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING