Sábado, 25.05.2019 - 09:58 h

Trayvon Bromell, la nueva estrella de la velocidad reta a sus mayores

Estados Unidos tiene una nueva estrella de la velocidad en campo y pista y se llama Trayvon Bromell, un chico desenvuelto que a sus 20 años asegura que puede vencer a cualquiera de los monstruos de esta especialidad, incluido el mismísimo Usain Bolt.

Bromell dio una muestra de sus facultades la noche del viernes, cuando se impuso con soltura en los 60 m lisos del Campeonato Mundial de atletismo en pista cubierta que se realiza en Portland, derrotando en la final al favorito jamaicano Asafa Powell.

El joven talento estadounidense ganó la medalla de oro con crono de 6.47 segundos, su mejor marca en la distancia, y relegó a la plata a Powell (6.50) y al bronce al barbadiense Ramon Gittens (6.51).

Con su victoria, Bromell muestra una impresionante progresión desde la medalla de bronce en los 100 metros en el Campeonato Mundial en Pekín en agosto pasado, donde terminó detrás del Bolt y el estadounidense Justin Gatlin.

Bromell dice tener la explosividad en la salida de Asafa Powell, la fortaleza de Gatlin y Tyson Gay y la fuerza mental de Bolt, y se siente tan confiado que augura una victoria en los Juegos Olímpicos Rio-2016.

"Siempre he tenido confianza. Al final del día, cuando se raja la piel, todos tenemos sangre roja. Nadie es Superman, nadie es sobrehumano. Al final del día, cualquiera puede ganar", dijo el velocista poco después de su impresionante triunfo ante su ídolo de la niñez, Asafa Powell.

"Es alucinante porque cuando era más joven solía mirar siempre los arrancadas de Asafa y pensé que tenía que imitar esto", dijo.

"Tengo una arrancada como él, el poder de Gatlin y Tyson y la mentalidad de Bolt. Viendo a esos tipos allá arriba y ser capaz de correr contra ellos es una bendición por sí sola", aseguró.

Con Gatlin y Tyson Gay bien entrados en los 30 años, Bromell se presenta como el abanderado de la nueva generación de velocistas estadounidenses.

Otro que está despuntado fuerte es Marvin Bracy, el ex recibidor abierto del football americano colegial que decidió cambiarse a las pistas y ahora estuvo entre los ocho finalistas del Mundial, quedando séptimo con crono de 6.56 segundos.

Muchos consideran a Bromell el sucesor de los Gatlin y Gay, pero él se muestra reacio a llevar ese manto encima.

"Realmente no quiero cargar con eso. Estoy aquí sólo para divertirme, hacer mi carrera, correr lo mejor que pueda, siempre y cuando pueda", dijo.

La victoria del viernes también confirmó su talento, mostrado en las clasificatorias de Estados Unidos el pasado año, cuando cronometró 9.84s en los 100 metros, el 10º tiempo más rápido en la historia.

Bromell dijo que la medalla ganada el año pasado en Pekín fue un importante punto de partida mientras se preparaba para su asalto a la corona de los 60m en Portland esta semana.

"Corrí contra estos hombres en los 100 metros, sabía que podía competir con ellos.

Me dije: 'Hombre, tu quedaste tercero, los únicos tipos que te vencieron fueron Gatlin y Bolt y no están aquí'", dijo. Y lo hizo. Le robó la arrancada nada menos que a Powell, el hombre que se considera con la reacción más rápida entre los corredores de élite.

Un accidente en la adolescencia casi acaba con su recién iniciada carrera, pero se recuperó y hoy tiene un futuro de estrella al alcance de sus piernas.

"Cuando era joven, los médicos me dijeron que no iba a ser capaz de correr de nuevo tan rápido, y menos poder venir aquí y hacer las cosas que he hecho. Doy gracias a Dios por darme la fuerza. Es una locura y una bendición a la vez", aseguró el nuevo astro del atletismo estadounidense.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios