Jueves, 24.10.2019 - 04:58 h

La española Marín pulveriza la hegemonía asiática en bádminton

La española Carolina Marín venció este viernes a la india Sindhu Pusarla y se convirtió en la primera no asiática en conquistar la medalla de oro de bádminton femenino de los Juegos Olímpicos.

El bronce fue para la japonesa Nozomi Okuhara, cuya rival por la medalla, la china Li Xuerui, no pudo jugar por lesión.

En dobles masculinos, China logró su primera medalla de oro en bádminton, cuando en Londres ganó todas, las cinco, y en Rio llegará a dos, como mucho.

El dúo chino Fu Haifeng y Zhang Nan batió a Goh V Shem y Tan Wee Kiong, de Malasia, que se llevaron la plata.

El sábado se disputará la final masculina, entre el malasio Chong Wei Lee y el chino Chen Long. Lee eliminó en semifinales a su verdugo en las dos últimas finales olímpicas, el chino Lin Dan.

Marín, de 23 años y cabeza de serie número uno, venció a la novena jugadora por 2 juegos a 1 (19-21, 21-12 y 21-15), en un partido tenso y enrarecido en que la andaluza fue advertida en innumerables ocasiones por la juez.

Al término del partido, la andaluza se describió como "una españolita que ha roto el muro asiático".

"Se ha cumplido un sueño. Hay mucho trabajo duro detrás de esta medalla", dijo Marín tras el partido, recordando "los dos meses infernales" de entrenamientos hasta Rio.

"Estoy en una nube, es el día más feliz de mi vida", añadió.

La española desperdició 6 puntos de ventaja y perdió la primera manga (19-21). En la segunda se recompuso (21-12) y volvieron sus distintivos gritos agudos al final de cada punto, que parecieron motivar las primeras reprimendas de la arbitro.

La juez le negó también varios cambios de volante, y Marín parecía estar en constantes riñas con ella, además de volverse con más frecuencia de la habitual hacia su entrenador.

"El volante en una jugada larga se despeina mucho, y yo quería cambiarlo cada dos por tres porque me conviene un volante rápido", explicó, admitiendo que hay algo de estrategia en ello.

La india "rechazaba cambiarlo porque me quería descentrar", pero "si ella me hace dos o tres puntos seguidos, yo pido cambiar".

"Esto es como si un tío de las Maldivas le gana a Usain Bolt en los 100 metros", había dicho a la prensa su entrenador, Javier Rivas, valorando lo que significaría el fin del monopolio asiático en la categoría individual femenina del bádminton.

La española sólo perdió un set en los cinco partidos de los Juegos Olímpicos, los séptimos que incluyen el bádminton.

Se trata de la sexta medalla de oro que consigue España en estos Juegos, en los que ha recolectado once metales en total.

Antes que Marín, la danesa Camilla Martin y la holandesa Mia Audina llegaron a la final, pero la perdieron.

En categoría masculina, el danés Poul-Erik Hoyer Larsen sí ganó el oro en Atlanta-1996.

Marín surgió por generación espontánea en un país donde este deporte es invisible, todo lo contrario que en Asia, y ha ganado ya dos títulos mundiales.

La Federación Española de Bádminton no fue creada hasta finales de los años 1980, y el primer campeonato nacional se disputó en esa década.

En su primera participación olímpica en Londres-2012, una Marín de apenas 19 años cayó en la fase de grupos.

Desde entonces, la jugadora de Huelva ganó dos campeonatos mundiales (2014 y 2015) y dos campeonatos europeos (2014 y 2016)

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios