¿Por qué el Gran Premio de F1 en Montmeló suele ser más aburrido que los demás?

  • El circuito de Montmeló ofrece pocas posibilidades de adelantamiento, al ser un circuito con solo dos rectas y bastante estrecho.
  • Los pilotos apenas cometen errores, puesto que cada invierno acuden al circuito catalán a rodar en entrenamientos oficiales y se saben el recorrido de memoria.
Alonso marca de cerca a Vettel, el más rápido

Siempre que la Fórmula Uno llega a España, se genera una gran expectación. Por supuesto, la gran ilusión de todo espectador nacional es que Fernando Alonso gane. Sin embargo, los miles de aficionados que acuden al circuito de Montmeló desean, también, disfrutar de una carrera emocionante y con muchos adelantamientos. Raro es el año que vuelven a casa satisfechos tras cumplir con las expectativas.

La principal razón de que así ocurra es la falta de adelantamientos que se producen en cada Gran Premio de la cita española. Cuando un piloto intenta rebasar a otro, los corazones de los aficionados palpitan más fuerte que nunca y vibran como si estuviesen dentro de uno de los dos monoplazas. Esa sensación es más bien poco habitual en Montmeló.

El año pasado, el Gran Premio de España fue el undécimo en el que más adelantamientos, del total de veinte citas de las que se componía el calendario de 2012. En total hubo cincuenta y una pasadas (el récord del circuito está en 88, hace tanto tiempo que la F1 poco tiene que ver con la actual). Pese a ello, es curioso que esta carrera siempre parece una de las más anodinas del año.

Y eso es debido a que, además de ser casi imposible adelantar en pista, los pilotos cometen muy pocos errores. Todas las escuderías utilizan este trazado como banco de pruebas para los test invernales permitidos por la FIA. Esto ofrece a los pilotos las posibilidades de afinar su conducción en el circuito y de limar los pequeños errores que puedan tener.

Los únicos puntos posibles de adelantamiento son en tras las dos rectas del circuito, aunque ambas son bastante cortas en comparación con la de otors Grandes Premiso y suele resultar difícil coger bien la estela del coche de delante si no se ha entrado en la recta de manera casi perfecta.

Todo esto suele convertir en el Gran Premio de España en una carrera monótona y en la que poca pelea suele haber a partir del ecuador de la carrera. La clasificación del sábado tiende a marcar cómo será la carrera, pues los últimos doce ganadores en Montmeló salieron desde la 'pole'.

Ahora en Portada 

Comentarios