Martes, 12.11.2019 - 23:55 h

Aspire, la mayor academia de fútbol para asegurar una Catar competitiva en su Mundial

La Aspire Academy, que ya es propietaria de la Cultural Leonesa y del KAS Eupen belga, recluta a los talentos africanos para formarles y fomentar la competición con los cataríes.

Las familias de las promesas reciben 5.000 dólares al año, según 'The Times'. Se critica que nacionalicen extranjeros como en balonmano, pero en fútbol las reglas son más estrictas.

Te interesa leer: Club saneado, academia, estilo de juego... Así es la Cultural Leonesa 'made in' Catar

Aspire, la mayor academia de fútbol para asegurar una Catar competitiva en su Mundial

Desde el año 2004 el fútbol mira a Oriente Medio, concretamente a Catar. En Doha nació en esa fecha un proyecto deportivo sin parangón: la Aspire Academy for Sports Excellence, o lo que es lo mismo, el mayor centro de rendimiento deportivo del mundo, que tiene sus miras en la formación de una selección de Catar competitiva para 2022, fecha en la que Catar albergará el Mundial.

Con un proyecto inicial en el que participaron 31 estudiantes y potenciales futbolistas en 2004, 12 años después la Aspire Academy es el centro de alto rendimiento por excelencia, con instalaciones con capacidad para albergar 13 eventos deportivos al mismo tiempo.

Un campo de fútbol indoor aprobado por la FIFA y una piscina olímpica son las joyas de una corona en las que deportistas de todo el planeta sueñan con desarrollar sus carreras.

Y es que la inversión catarí en el deporte (la Aspire Academy está financiada por le gobierno) ya ha traspasado las fronteras del país.

En Europa en 2012 compraron el KAS Eupen belga, un club de segunda división, y en tres años ascendió a primera.

Se trata del club perfecto para foguear a sus grandes promesas de la cantera en el primer nivel europeo, pero sin tanto foco mediático.

Del mismo modo, en 2015 compraron la Cultural Leonesa salvándola de la desaparición e implantando su método para hacer un "club" grande en un medio y largo plazo, tal como explicó su director general Felipe Llamazares en una entrevista a Lainformacion.com.

"El objetivo de la academia es permitir a los jóvenes comprometidos con el deporte alcanzar su máximo potencial", tal y como rezan sus bases, y por ello estableció una red de 'scouting' en 17 países, principalmente en África, para becar a los mejores talentos.

De hecho, según informaciones de 'The Times', la beca aporta alojamiento y educación completa más unos cientos de dólares al mes para la vida cotidiana, así como viajes gratuitos para los jóvenes al país de residencia de sus familias. Las familias también reciben hasta 5.000 dólares al año, unas cifras estratosféricas para la mayoría de personas africanas.¿Fomentar el fútbol nacional o el fútbol mundial?

El proyecto nació con la necesidad de fomentar el deporte en Catar y por ello se firmó a grandes conocedores del fútbol mundial.

El director general es el español Iván Bravo, exdirector de estrategia del Real Madrid, y en el área de fútbol el director es el exfutbolista de la Real Sociedad Roberto Olabe, mientras que el preparador físico que también estuvo en el Madrid, Valter di Salvo, es director de rendimiento.

Con estos grandes nombres, lo que admiten los dirigentes es querer traer talento extranjero para, en primer lugar, fomentar la competitividad con los deportistas cataríes, y así mejorar su nivel en la selección. Asimismo, quieren ser una escuela de referencia para deportistas de todo el mundo.

Es importante aclarar este punto ya que mucas voces críticas señalaban que Aspire Academy pretendía nacionalizar a los grandes talentos africanos para la selección de Catar, tal y como ocurrió con la selección de balonmano, en la que en los Juegos de Río solo había tres jugadores nacidos en Catar de los 15 que componían la plantilla.

Sea con el fin primero o el segundo, en 2007 se fundó el Football Dreams Africa, un sistema de 'scouting' en los grandes países africanos para fichar a los mejores para el país, creando también una sede de la academia en Senegal.

Con estos medios y con embajadores mundiales como los exfutbolistas españoles Raúl González Blanco y Xavi Hernández, la Aspire Academy ya ha hecho pruebas a 3,5 millones de jóvenes en todo el mundo en busca del talento deportivo. Tan solo falta esperar hasta 2022 para ver si los esfuerzos dan resultados en el plano futbolístico.

Follow @Dmarinorr//

Ahora en Portada 

Comentarios