Domingo, 22.10.2017 - 10:35 h

China quiere conquistar el fútbol y ser la mejor selección en 30 años

El presidente chino, Xi Jinping, quiere que en 2020 haya 50 millones de aficionados al fútbol y crear miles de escuelas en los próximos años.

Las empresas están invirtiendo millones en este deporte para mantener contento al presidente.

China quiere conquistar el fútbol y ser la mejor selección en 30 años/ Foto: ctvnews

La China del siglo XXI se ha marcado inculcar el fútbol en su población como uno de los objetivos primordiales. Además, para 2050 quieren ser el número 1 mundial. La evolución en los últimos 20 años está siendo explosiva en el país asiático.Jugar al fútbol para que los niños hagan deporte y si son buenos pulirles 

En la década de los noventa, era casi imposible jugar a este deporte pues no había ni canchas ni prácticamente una pelota. Kin Chai es un entrenador que trabaja para inculcar la pasión por este deporte para la ONG 'Sueños que se cumple'.

Él explicó que "vivíamos en una pequeña localidad, poco desarrollada", recuerda Kin Chai. "Tratábamos de organizar torneos, pero la escuela no contaba con recursos", agrega Kin.

Zhou Weihao dirige esta ONG y ve su organización con el objetivo de que lo chavales hagan alguna actividad física. "Nosotros les proponemos a los alumnos un entrenamiento durante su tiempo libre". También señaló que si tienen talento "entonces los entrenamos más intensamente".Organizar un Mundial y en 30 años ser los mejores

El presidente Xi Jinping sueña con a ver a China organizando un mundial de fútbol, y en un futuro consagrase campeón. Por ello, diversas empresas están invirtiendo miles de millones para cumplir el sueño del mandatario.

Sin embargo, esta avalancha de fondos, no puede comprar lo más importante, el amor a la pelota, la pasión, un ingrediente primordial para elaborar un programa de formación de alto nivel.

A principios de marzo, el gobierno publicó un ambicioso plan para que China esté en lo alto del tablero para el año 2050. En cuatro años deben ser creadas 20.000 academias de entrenamientos y unos 30 millones de niños de escuelas primarias y secundarias deben comenzar a practicar el deporte del balón.

El objetivo es formar una masa de 50 millones de aficionados hacia 2020. Desde entonces, entrenadores de Europa y América Latina están desembarcando en China.El Guangzhou Evergrande es el ejemplo a seguir

El promotor inmobiliario chino Evergrande, principal inversor del mejor club de Cantón, está construyendo en las afueras de la ciudad una academia para 2.000 jóvenes, con la cooperación del Real Madrid. Allí los niños se entrenan cada día con el sueño de lograr llegar a ser profesionales del balón.

El inmenso campus, de 76 terrenos, constituye un récord mundial. En su portal de internet, la escuela deportiva desvela que su sueño es lograr que el fútbol chino despegue y llegue a "producir estrellas".

Pero Mark Dreyer, un especialista en Deportes que vive en Pekín, advirtió que esto puede no ser suficiente. "Los métodos utilizados con éxito por China para dominar otros deportes puede que no sean aplicables", estimó.Invertir en fútbol para contentar al presidente del país

La fábrica de campeones de Evergrande simboliza los gastos astronómicos que emprenden empresas locales deseosas de congraciarse con el presidente Xi. Muchos empresarios admiten abiertamente que invierten en el fútbol obedeciendo a cálculos políticos.

Un ejemplo de empresario es Wang Jianlin, propietario del grupo Wanda, dueño del 20% de las acciones del Atlético de Madrid y uno de los principales patrocinadores de la FIFA. En un libro, señaló que  "los dirigentes se toman el fútbol muy en serio (...) así que yo le doy mi apoyo al balón chino".

El deporte ciertamente lo necesita, con una selección ubicada en la 81º posición de la clasificación de la FIFA. La última aparición en un Mundial fue en 2002 y solo lograron pasar a la siguiente fase de las clasificaciones para 2018 in extremis.La dureza de los estudios deja poco espacio para el deporte

Pero, para los expertos falta una base para desarrollar el fútbol en China. Según el diario oficial China Daily, en el país hay solo unos cientos de miles de jóvenes futbolistas.

Una de las causas es que la prueba de acceso a la universidad coloca a los estudiantes una presión importante durante toda la infancia. El sistema educativo "deja poco espacio para el deporte", destaca Mary Gallagher, de la Universidad de Michigan.Los niños comienzan a querer ser futbolistas

En este panorama, el método intensivo de Evergrande genera dudas. Zhou Weihao, presidente de la ONG "Sueños que se cumplen" tiene otro enfoque.

"Hay que dejar que los niños se interesen también en otras cosas. Sino después de seis o siete años de entrenamiento, ya no van a querer mejorar, porque entrenan demasiado", destacó.

Una madre cuyo pupilo participa en el programa alabó este método flexible, ya que afirmó que alimenta la pasión de su hijo, sin caer en excesos.

"No mira la tele, no lee comics. En lo único que piensa es en el fútbol", contó la madre. "Su sueño, es mejorar su nivel de juego. Este también es nuestro sueño", señaló y agregó sonriendo: "Es el sueño chino".

Ahora en portada

Comentarios