Viernes, 20.10.2017 - 22:20 h

Detienen a los padres de un jugador alevín por insultos racistas a un árbitro

El colegiado tuvo que aguantar los insultos durante el partido, pero se enfrentó a ellos cuando escuchó un "muy bien, negrito en tono irónico.

Llegaron a tener un enfrentamiento con el resto de padres y el Ranilllas de Zaragoza ya ha lamentado "todo racismo fuera y dentro del club."

Detienen a dos padres de un jugador alevín por insultos racistas a un árbitro
Detienen a dos padres de un jugador alevín por insultos racistas a un árbitro

La Policía Nacional ha detenido en Zaragoza a los padres de un jugador alevín (11-12 años) del Atlético Ranillas por insultos y amenazas racistas a un árbitro de color, que pitó el partido de fútbol entre el Ranillas B y el Helios A. El club ya ha expulsado los padres como medida de castigo.

"Lamentamos desde el club lo vivido hoy y condenamos todo racismo fuera y dentro del club. Ya se han tomados las medidas oportunas y sentimos todos desde la Directiva y Técnicos lo sucedido. Son sucesos que no los queremos dentro de nuestro club y no toleramos ninguna manifestación como la sucedido y esperamos que no se repita", ha comunicado el equipo aragonés en su página web.

Mamadou Sow recibió insultos racistas en la primera mitad y la policía se acercó al terreno de juego en el descanso. Los ánimos se calmaron y la patrulla se marchó, sin embargo, tuvieron que regresar a la finalización del partido.

Uno de los padres se dirigió al árbitro en los siguientes términos: "Muy bien, negrito". Entonces Mamadou Sow se encaró con el padre y hubo un intercambio de insultos antes de que la policía apareciera de nuevo en las instalaciones deportivas.

Los dos padres se encararon incluso con los padres de los niños del mismo equipo, que según recoge el Heraldo de Aragón, comentaron que "si se acercan por el equipo, sus hijos no irían más por el club". La policía se llevó del lugar de los hechos a los padres del niño y horas después los han detenido. "No vamos a consentir estos comportamientos en nuestro club. Y seremos  tajantes al respecto . De hecho, ya hemos decidido la expulsión de estos dos padres", ha afirmado el coordinador del Ranillas en el citado diario.

La Policía Nacional ha detenido en Zaragoza a los padres de un jugador alevín (11-12 años) del Atlético Ranillas por insultos y amenazas racistas a un árbitro de color, que pitó el partido de fútbol entre el Ranillas B y el Helios A. El club ya ha expulsado los padres como medida de castigo.

"Lamentamos desde el club lo vivido hoy y condenamos todo racismo fuera y dentro del club. Ya se han tomados las medidas oportunas y sentimos todos desde la Directiva y Técnicos lo sucedido. Son sucesos que no los queremos dentro de nuestro club y no toleramos ninguna manifestación como la sucedido y esperamos que no se repita", ha comunicado el equipo aragonés en su página web.

Mamadou Sow recibió insultos racistas en la primera mitad y la policía se acercó al terreno de juego en el descanso. Los ánimos se calmaron y la patrulla se marchó, sin embargo, tuvieron que regresar a la finalización del partido.

Uno de los padres se dirigió al árbitro en los siguientes términos: "Muy bien, negrito". Entonces Mamadou Sow se encaró con el padre y hubo un intercambio de insultos antes de que la policía apareciera de nuevo en las instalaciones deportivas.

Los dos padres se encararon incluso con los padres de los niños del mismo equipo, que según recoge el Heraldo de Aragón, comentaron que "si se acercan por el equipo, sus hijos no irían más por el club". La policía se llevó del lugar de los hechos a los padres del niño y horas después los han detenido. "No vamos a consentir estos comportamientos en nuestro club. Y seremos  tajantes al respecto . De hecho, ya hemos decidido la expulsión de estos dos padres", ha afirmado el coordinador del Ranillas en el citado diario.

Ahora en portada

Comentarios