Miércoles, 20.11.2019 - 17:52 h
La guerra de los clásicos

Barcelona - Real Madrid: así fueron los ocho clásicos más espectaculares

A lo largo de la historia, tanto Real Madrid como Barcelona han logrado goleadas escandalosas frente a su gran rival.

Su primer hat-trick ante el Real Madrid
Su primer hat-trick ante el Real Madrid

Casi un siglo hace ya que Real Madrid y Barcelona se enfrentaron por primera vez. Fue el 16 de abril de 1916 en la Copa de Su Majestad Alfonso XIII. Aquel partido se lo llevaron los azulgrana por 2-1. Desde entonces, el libro de clásicos españoles tiene ya doscientos veintes capítulos, a cada cual más llamativo y atractivo que el anterior, por culpa, sobre todo, del protagonista del fútbol: el gol. En su último encuentro la manita ha vuelto a subir al marcador tras perder los blancos 5-1 ante un Barça sin Messi en el campo y con Lopetegui en el punto de mira. 

En todo esto, y con tantos partidos ya disputados, tanto Real Madrid como Barcelona conocen la sensación que se tiene al golear al rival. También saben lo que es ganar al eterno rival en una final o superarle en el último minuto. Sin embargo, hay una serie de encuentros que destacan entre la multitud. Lo hacen, principalmente, por lo abultado de su marcador, aunque también porque detrás de ellos se esconde una historia única. Éstos son los ocho clásicos más espectaculares de la historia:

Real Madrid 6-6 Barcelona. 13 de mayo de 1916

Era el partido de desempate en las semifinales de la Copa de Su Majestad Alfonso XIII. El Barcelona había ganado el primer gran clásico de la historia por dos a uno, pero los blancos habían hecho lo propio en el partido de vuelta por cuatro a uno. Como no contaba la diferencia de goles, se tuvo que jugar un partido de desempate.

El encuentro fue emocionante hasta más no poder. Hubo de todo: goles, penaltis, polémica, fallos y paradas. Santiago Bernabéu marcó cuatro goles y se erigió como héroe blanco. Para muchos aquel encuentro marcado por el acierto de cara a gol y por las quejas de todos los jugadores fue el comienzo de la rivalidad entre los dos clubes.

Veintisiete años más tarde, ya en liga, a punto estuvo de repetirse el resultado. El partido disputado en Barcelona acabó con un increíble 5-5. El Barça dominaba al descanso por cuatro a dos, pero los madridistas le dieron la vuelta al encuentro en los minutos finales.

Real Madrid 8-2 Barcelona. 3 de febrero de 1935

Ocurrió en pleno campeonato de liga. Los blancos recibían a los azulgrana en su estadio con el objetivo de seguir la estela de un Betis que se mostraba intratable en la competición doméstica. Los catalanes habían perdido ya tres encuentros y empatado a otros dos. Necesitaban ganar en la capital para no perder toda oportunidad de meterse en la pelea.

Lacano abrió el marcador al cuarto de hora para los locales, pero Escolà igualó dos minutos después. Esos 17 minutos fueron los únicos durante los cuales el Barcelona pensó en sacar algo positivo del partido. El Real Madrid marcó cuatro goles más antes del descanso y otros tres después del cambio de campos. Lazcano hizo un 'hat-trick' y Sañudo un 'hat-four' (véase, marcar cuatro goles). El rapapolvo fue de escándolo y la alegría blanca, incontrolable.

Real Madrid 11-1 Barcelona. 13 de junio de 1943

No hay nada como picar a un equipo, para que responda. En la semifinal de la Copa del Generalísimo de aquel año, el Barcelona ganó el partido de ida por 3-0. Según los jugadores blancos, la afición azulgrana no tuvo problemas en borrar de su diccionario la palabra 'deportividad' para presionarles y desquiciarles.

Los hinchas blancos se tomaron la revancha en el partido de vuelta y se dieron carta blanca para increpar a los jugadores del Barcelona desde que pisaron Madrid. Dicen las crónicas que la grada de Chamartín tiró objetos al portero rival durante los noventa minutos. El caso es que los jugadores también reaccionaros y arrollaron a su rival por 11 a 1. Una goleada histórica y que hizo mucho daño al Barça.

Barcelona 7-2 Real Madrid. 24 de septiembre de 1950

La revancha se hizo esperar siete años. Fue en la jornada 3 de liga. El Barcelona echó sal en la herida de un Real Madrid que venía de perder ante la Real Sociedad por 6-2. En apenas tres encuentros, los blancos recibieron la friolera de quince goles y sólo sumaron una victoria.

Los argentinos Marcos Aurelio y Nicolau anotaron dos goles cada uno. Mario Gonzalvo, Estanislao Basora y César Rodríguez también marcaron. Los azulgrana acabarían aquella liga en cuarta posición, cinco puestos por encima de un mediocre Real Madrid.

Barcelona 6-1 Real Madrid. 19 de mayo de 1957

De nuevo la Copa del Generalísimo se cruzó en el cambio de los dos grandes de España. En esta ocasión se encontraron en cuartos de final. El partido de ida, en Madrid, acabó con un empate a dos que dejaba abierta la eliminatoria. El partido tuvo poca historia, ya que el Barça comenzó marcando bien pronto y sentenció la clasificación el inicio del segundo tiempo.

Barcelona 3-3 Real Madrid. 10 de marzo de 2007

Fue el día de la eclosión de Messi. Los blancos llegaban al Camp Nou con un déficit en la clasificación de cinco puntos respecto a su eterno rival, que comandaba la tabla por delante de Sevilla y Valencia. Van Nistelrooy adelantó al Madrid a los cinco minutos, pero Messi empató enseguida. Dos minutos más tarde, el delantero holandés volvió a dar ventaja a su equipo transformando un penalti. Empero, antes de la media hora, Leo había vuelto a igualar el luminoso.

Ya en el segundo tiempo, Ramos cabeceó un balón colgado al área que tocó el poste antes de colarse en la portería de Valdés. El Barça, jugando con uno menos, se encomendó a Messi. El argentino apareció en el último segundo para igualar el marcador con un tiro cruzado desde dentro del área. Era el minuto 90. Ni Capello en el banco ni Ramón Calderón en el palco se lo podían creer. Eso sí, los incrédulos a final de temporada serían sus homólogos Rijkaard y Laporta, que vieron cómo se les escapó una liga que tenían ganada.

Real Madrid 2-6 Barcelona. 2 de mayo de 2009

El Barcelona salió aplaudido del Bernabéu. Poco más hay que decir. Los Ronaldinho, Iniesta, Messi y Eto´o se exhibieron en casa del eterno rival. Marcaron tres goles en cada parte y dominaron a placer. Llegaron a Madrid con cuatro puntos de ventaja a falta de cinco jornadas y salieron con medio título en el bolsillo. Es un partido que aún escuece, y mucho, en La Castellana.

Barcelona 5-0 Real Madrid. 29 de noviembre de 2010

El famoso partido de la manita. Ya con Mourinho en el banquillo blanco, el Madrid sucumbió ante un Barcelona que se encontraba en el mejor momento de su historia. Fueron cinco goles, pero pudieron ser muchos más de no ser por Iker Casillas. Villa marcó dos, Pedro y Xavi uno y Jeffrén redondeó en el descuento. La mano abierta de Piqué es otra imagen grabada a fuego en la mente de todos los aficionados.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING