Viernes, 17.11.2017 - 20:17 h

Cristiano le da la gloria de la undécima al Real Madrid en los penaltis ante el Atleti

Ramos y Carrasco marcaron los dos goles del partido que finalizó con empate a uno y se decidió en los penaltis por 5-3.

El Real Madrid vuelve a ganar la Champions ante el Atlético dos años después y levanta la Undécima Copa de Europa de su historia.

¡Y al que no le haya emocionado este partido, es que no tiene sentimientos! Los dos mejores equipos del mundo se citaron en la gran final de Milán y el Real Madrid la ganó en los penaltis después de el 1-1 con el que finalizó el partido y la prórroga. La gloria es de Cristiano.

Una final de poder a poder, jugada con el corazón hasta la extenuación. Dos horas de fútbol que dieron para mucho y todo bueno. Nervios, tensión, emoción goles y el campeón, que viste de blanco. El Atlético volvió a tocar la gloria con la punta de los dedos pero Juanfran falló el octavo penalti después de un partido homérico donde el Atlético se volvió a quedar a las puertas del cielo.

El Real Madrid saltó al césped de San Siro con la idea clara de igualar en intensidad al Atlético sabedor de que sus jugadores tienen más calidad y esto marcó el inicio del partido. Los blancos, más acostumbrados a jugar en este tipo de escenarios, salieron mucho más asentados y con mayor presencia en el centro del campo, la que le otorga Casemiro por detrás de Kroos y Modric.

Enfrente, un Atlético menos intenso de lo habitual y que decidió presionar en el campo rival la salida del balón del Real Madrid sin demasiado éxito. Solo hubo que esperar cinco minutos para que Oblak apareciera de forma salvadora. Bale botó una falta envenenada que Casemiro remató en el área pequeña y el esloveno sacó una pierna increíble.Ramos volvió a marcar en la final

Benzema encontraba espacios emparejándose con Savic, al que el mago francés le ganó la partida en varias ocasiones con trucos de piernas que el central no descifraba. Así descargaba para Bale y Cristiano, que aprovechaban la calidad del francés para insistir una vez ante Juanfran y Filipe.

Simeone pedía a los suyos que salieran del área, porque el gol blanco se intuía yo tardó en llegar. Kroos botó una nueva falta envenenada, Bale la peinó y el goleador de las finales, Ramos, apareció para embocarla al cuarto de hora de partido. El central estaba en fuera de juego, pero el colegiado no lo vio. Uno de los detalles que marca una final.El Atlético tiro de garra y de fútbol para volver a la final

El Atlético tardó media hora en reaccionar aprovechando el paso atrás del Real Madrid, al que le pesaba el desgaste físico el inicio. La 'BBC' pasó por momentos de desconexión y los rojiblancos empezaron a llevar el peso del partido aunque sin ocasiones claras. El equipo de Simeone se marchó al descanso con un mayor porcentaje de posesión, algo que suele ser sinónimo de mal resultado.

El 'Cholo' reaccionó al descanso y retiró a Augusto para dar entrada a Carrasco en busca de algo más de mordiente ofensiva para desequilibrar al rival. Y la final pudo cambiar en el minuto 47 cuando Pepe cometió un claro penalti sobre Torres. Griezmann tomó la responsabilidad ante Keylor y el francés estrelló el balón en el larguero ante la incredulidad de los aficionados rojiblancos. El segundo detalle que cambió la final.Oblak mantuvo al Atleti y Carrasco mandó la final a la prórroga

El Atlético insistía y Savic rozó el gol en un saque de esquina. Quedaba un mundo y el Real Madrid renunciaba a atacar a la espera de encontrar desguarnecida a la defensa del Atlético. Griezmann perdió un balón, Modric salió a la contra y se la puso a Benzema, que recorrió 30 metros en solitario y falló en el mano a mano ante el gigante Oblak. El esloveno paró después un disparo de Cristiano y mantuvo el pie al Atlético. 

Los minutos pasaban y el Madrid rozaba la 'undécima', pero el equipo de Simeone no dejó de creer. Gabi abrió y para la llegada de Juanfran y este la puso al corazón del área para que que Carrasco marcara con el alma en el minuto 79. El Atlético empataba y, como en Lisboa, la final se iba a la prórroga. 

En el tiempo añadido los dos equipos jugaron con el corazón. 30 minutos a todo o nada. Una Copa la de Europa y la hegemonía de Europa estaban en juego. Carrasco tiraba del Atlético y Lucas del Real Madrid y el canterano blanco fue el que dispuso de una gran ocasión en el minuto 120, pero su disparó rebotó en la defensa y todo se decidió en los penaltis.

Marcaron Lucas Vázquez, Griezmann, Marcelo, Gabi, Bale, Saúl y Ramos. Entonces Juafran chutó a su izquierda, el palo repelió el balón y Cristiano puso el broche de oro para coronar al Real Madrid Rey de Europa por 'undécima' vez.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios