Miércoles, 27.03.2019 - 02:22 h
Coincide en los Emiratos con Zidane

El 2017 de Benzema: pocos goles, muchas críticas... y recurrentes escapadas a Dubái

Con 14 tantos, poquísimos para el '9' del Real Madrid, el francés no vivía un año tan aciago de cara a puerta desde que llegó al club en 2009

Karim Benzema, junto a sus amigos en Dubai.
Karim Benzema, junto a sus amigos en Dubai. / Instagram (@teambenzema_arabic)

Karim Benzema vive en un debate constante, despierta amor y odio a partes iguales. Al final todo se resume a que la afición del Bernabéu, por un lado, demanda compromiso, garra, dejarse la piel por el escudo en cada jugada... Cualidades que el delantero francés no garantiza. Pero por otro lado, el público de Chamartín disfruta con las asistencias, regates y detalles de lujo con los que deleita el '9' blanco cada dos por tres. La balanza solía decantarla a favor de Benzema que cada año las cuentas dejaban un buen puñado de goles en su ábaco. El problema del galo es que, en 2017, no ha visto puerta con la frecuencia que desearía. De hecho, la ha visto muy pocas veces, demasiado pocas para el referente ofensivo de un equipo como el Real Madrid, candidato a todos los títulos.

A principios del ejercicio apenas se escuchaba runrún junto a su nombre. Las cosas iban bien en Concha Espina: la célebre 'unidad B' de Zinedine Zidane encarrilaba la ansiada Liga y Cristiano Ronaldo fulminaba rivales en la Champions a golpe de doblete y 'hat-trick'. Incluso en la despedida europea del Vicente Calderón, cuando peor estaban las cosas para el Madrid, Benzema apareció para congelar al Atlético con un gol de bandera. Asistido, eso sí, por una inoperante defensa rojiblanca con mención de honor para Stefan Savic. Nada entonces hacía pensar que el francés acabaría 2017 como el año con más dudas desde que es, oficialmente, una de las estrellas del equipo.

Porque repasando el balance​, en su haber apenas se pueden contabilizar un puñado de goles, catorce para ser exactos. Lejísimos de los mejores artilleros europeos, que han peleado hasta los últimos días de diciembre para cerrar el año con más de 50 goles. Harry Kane ha celebrado 56, por 54 de Messi; mientras que Cristiano se despidió en el Clásico con 53. Benzema ni siquiera se encuentra entre los delanteros más prólificos de la Liga española, y eso que Iago Aspas (28 goles, Celta de Vigo), Simone Zaza (16 goles, Valencia), Cédric Bakambu (27 goles, Villarreal), Willian José (17 goles, Real Sociedad) y Gerard Moreno (15 goles, Espanyol), por citar a cinco, tienen mucho menos cartel y ficha que el galo.

Los catorce tantos que ha marcado Benzema le sitúan, pues, en su momento más crítico desde que llegó al Real Madrid en verano de 2009. Nunca antes había visto puerta con tan poca frecuencia, pues aunque en su primera media temporada sólo sumó ocho dianas, venía de apuntarse siete más con el Olympique de Lyon entre enero y junio de ese año. Las dudas que planean sobre su figura hacen que Florentino Pérez se plantee, por primera vez en casi una década, el fichaje de un delantero de primerísimo nivel. Cierto es que en el mercado de invierno, como en la noche, todos los gatos son pardos y la memoria recuerda que experimentos fallidos en enero hay cientos, Faubert al frente con Huntelaar de la mano.

Así pues, salvo una jugada maestra del presidente blanco que acabe con el argentino Mauro Icardi en el Bernabéu durante el próximo mes, todo hace indicar que Benzema acabará una temporada más como '9' titular del Real Madrid. Porque Zidane no parece dispuesto a prescindir en el once de su protegido, por más que Marco Asensio siga llamando a la puerta, como ya viene haciéndolo durante todo el curso. Eso sin contar con Gareth Bale, que después de reaparecer por la puerta grande en el Mundial de Clubes de Abu Dabi no se conformará con ser segundo plato.

Deportivos, monos, y un cuadro de un león

Y entre tantos rumores, Benzema se mantiene tranquilo, imperturbable como siempre. Tanto que ha aprovechado las vacaciones de Navidad (el Madrid vuelve al trabajo el próximo día 30) para escaparse a uno de sus destinos favoritos: Dubai. No es la primera vez que el delantero galo se deja caer por el emirato, una de las capitales mundiales del lujo. Ya el pasado mes de junio viajó allí tras conquistar la Champions League, y dejó varias anécdotas a la altura de la reputación que le precede. Primero se paseó por la ciudad en un coche de la Policía local, un superdeportivo McLaren, para más tarde hacerse una fotografía con un chimpancé que se rápidamente se convirtió en viral. 

En esta ocasión, Benzema se ha dedicado a ir de compras por uno de los centros comerciales más exclusivos de Dubai acompañado de su séquito de amigos, que le sigue allá donde va, y de algunas personalidades del mundo árabe. Como por ejemplo el actor y productor Mohamed Karim y Jaafar Daher, un prestigioso arquitecto y diseñador de interiores. Entre los 'recuerdos' que se trae de vuelta a Madrid se encuentra un enorme cuadro con la cabeza de un león. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios