El drama del desaparecido Huracán Valencia: "Lo más duro es contarle a mis hijos lo sucedido"

  • Paco Fernández, capitán del equipo valenciano, relata a lainformacion.com las últimas horas de vida del club antes de que la Federación les excluyera de la competición por no pagar a los árbitros.
  • "El club nos había dicho que había pagado pero todo era mentira. Los directivos nos han dejado tirados y nos han quitado algo que era nuestro. Nos hemos quedado con cara de tontos", resalta.
Los jugadores del desaparecido Huracán no cobran desde agosto. / Huracán Valencia

El pasado 19 de diciembre el Huracán Valencia jugó el último partido de su corta historia pero los jugadores no lo sabían. Después de haber puesto dinero de su bolsillo para pagar al árbitro en el partido contra el Reus, los jugadores amenazaron con no pagar al colegiado ante el Badalona pero acabaron accediendo. Un cuarto partido sin abonar el dinero al trencilla iba a suponer la desaparición del club y los miembros de la plantilla acabaron abonando la minuta para que todo no acabara en drama.La sorpresa llegó el pasado 28 de diciembre cuando el móvil del Raúl Garrido sonó durante la comida de Navidad de los jugadores: la Federación había anunciado la descalificación del equipo. El Huracán Valencia era historia."Todo era mentira. La gente del club nos había dicho que pagaban los arbitrajes pero no era cierto. Habían cuatro arbitrajes sin pagar. Ellos en su día nos aseguraron que habían pagado y que habían hecho un recurso por los dos puntos que nos quitaron por los que no se habían pagado anteriormente pero no. Ni pagaron a los árbitros ni pagaron el recurso. Cuando la Federación levantó el expediente actuó y nos excluyó". Al telefono está Paco Fernández Mas, capitán del equipo y un jugador que estuvo en los buenos y malos momentos de un equipo que estuvo a punto de alcanzar la Liga Adelante la temporada pasada y que ahora esa final de playoff ante el Huesca es recordada con cierta añoranza: el Huracán ya no volverá a competir jamás.Pero, ¿por qué motivo iban a querer unos dirigentes hacer desaparecer al equipo? "No nos cabe en la cabeza. No sabemos porque querían hacer desaparecer el primer equipo y tienen tanto interés en la escuela. La única explicación es que se lleven dinero de ella pero tampoco tenemos pruebas de ello", aclara a lainformacion.com el portero.Porque el drama del Huracán Valencia comenzó cuando Toni Hernández, un periodista que ejerció de presidente respaldado por un grupo de inversores anónimos, se marchó sin mediar palabra para que en octubre llegaron un grupo de gestores cuya cabezas visibles era Carlos Sanchis y Tomás García, dos empresarios que tenían negocios relacionados con gasolineras en Valencia y relacionados también anteriormente con proyectos vinculados al fútbol base.Con estos nuevos dirigentes los impagos se sucedieron y los jugadores, a parte de no cobrar desde agosto, tenía que hacer frente a los pagos de los árbitros pero eso no era lo único. Pagaban el agua para beber en los entrenamientos, se lavaban la ropa en casa o reunían dinero para pagar el tratamiento de compañeros lesionados."Sólo cobramos la mitad del mes de agosto y hasta hoy nada. Nosotros trajimos a un grupo de inversores holandeses y ellos nos habían prometido que si llevábamos gente se iban. Trajimos a esa gente que se hacían cargo de la deuda y los sueldos pero no nos dejaron. Ellos querían la escuela y no la quieren soltar", afirma.En estos momentos,nos disponemos a pagar NOSOTROS a los arbitros,una más,q sensación..en la vida podía imaginar esto pic.twitter.com/0Y76bUUNXf— paco13 (@paco13chino) diciembre 6, 2015"Nos han quitado algo que era nuestro y nos hemos quedado con cara de tontos"

La AFE y FOGASA cubrirán todo lo trabajado hasta diciembre pero ni eso alivia el dolor de ser el último capitán de un equipo antes de desaparecer. "Para mí es muy duro porque estoy desde el primer día aquí y lo he vivido todo lo bueno y lo malo. Llevo cuatro meses pasándolo mal. Nos han quitado algo que era nuestro. Nos hemos quedado con cara de tontos. Sabíamos que esa era su intención y al final lo han conseguido", sigue.

"Yo tengo familia e hijos y todo eso afecta en casa. Ser trabajador y no cobrar empiezan a apretarte a apretarte y coges un color morado importante. Claro que afecta. Psicológicamente, físicamente…", continúa el portero que ha hecho todo los posible para evitar que le sucedido repercuta en su hija de ocho años y su hijo de once. "La pregunta y no le da demasiada importancia pero al mayor de 11 años que juega al fútbol es difícil explicarle la situación. Decirle que no tengo trabajo, y equipo porque hay personas que no cumplen la labor de jefe o lo que sea. Eso es lo más duro", finaliza.

Ahora toda la plantilla del Huracán Valencia se apresura para encontrar equipo y Paco, a sus 36 años, busca un club cercano para poder estar con la familia. "Ahora tengo que esperar, intentaré quedarme en casa. Es lo peor que me ha pasado en mi carrera futbolística porque nos hemos encontrado solos y abandonados. Nos han dejado tirados", finaliza Paco Fernández Mas, el capitán de un equipo extinto que quiere "seguir dándole a la pelotita".

Ahora en Portada 

Comentarios